Público
Público

Oviedo La Policía desvela las terribles condiciones de dos esclavas sexuales con turnos de 24 horas

Las víctimas sufrieron maltrato físico cuando se negaron a realizar servicios por cansancio, según la versión policial. 

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

El registro recabado durante la investigación. / Policía Nacional

Turnos desde las tres de la mañana hasta las cuatro del día siguiente con descansos esporádicos de dos, tres o cuatro horas a lo sumo. Hasta tres servicios de media hora encadenados de manera consecutiva. Comer o ir al baño solo “cuando quede tiempo de hacerlo”. Estas son las penosas condiciones en las que dos mujeres eran sometidas a esclavitud sexual por los dos responsables de un piso donde se ejercía la prostitución en Oviedo.

Estos son algunos de los datos que dejan entrever los documentos recabados y difundidos por la Policía Nacional durante la investigación que acabó con la detención de los dos explotadores el 4 de febrero. Ahora, esta información sale a la luz tras levantarse el secreto de sumario.

De esta manera, uno de los documentos difundidos es una suerte de registro, en el que queda constancia de los servicios prestados por dos mujeres durante una larga jornada. Así, una de ellas, apodada como ‘Rubia’ en el texto, realizó hasta 16 servicios en un día de trabajo que, de principio a fin, duró aproximadamente 25 horas. 

Aunque constan algunos descansos esporádicos entre servicios, estos rara vez superaban la hora, siendo uno entre las 6:35 y las 11:16 el único de algo más de cuatro horas. En cambio, los trabajos realizados por esta mujer con frecuencia se producían de manera consecutiva, sin apenas un minuto de descanso. El ejemplo más notorio de esta práctica se da en tres servicios prestados entre las nueve y las diez de la noche, aproximadamente, los cuales realiza seguidos con solo tres minutos de descanso entre segundo y tercero.

Lo que se vendía en internet como “piso de lujo”, resultó ser un lugar para la explotación indiscriminada de mujeres

Este era el alienante horario al que eran sometidas las dos jóvenes víctimas, captadas a través de una tercera y anuncios en páginas web especializadas en contactos sexuales. De esta manera, lo que se vendía en internet como “piso de lujo”, resultó ser un lugar para la explotación indiscriminada de mujeres que prestaban sus servicios por “300€ diarios”, según afirma el propio anuncio.

En un tercer documento filtrado por la policía, una nota dirigida “a las encargadas”, se instaba a las mismas a “hacer comida y baño solo cuando bajen las llamadas, es decir, cuando quede tiempo de hacerlo”. Además, en una nota al final del mismo se advierte que “en esta casa siempre hay 30 pases en 24 horas” y así “debe seguir siendo”.

Un documento dirigido "a las encargadas" por parte de los administradores del piso. / Policía Nacional

Las víctimas sufrieron maltrato físico

A raíz de la denuncia de dos de las víctimas, los agentes del Grupo I de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Oviedo detuvieron a los dos investigados por varios delitos contra los derechos de los trabajadores relativos a la prostitución y apropiación indebida ejercidos en el piso de contactos ovetense.

Según el relato policial, las víctimas llegaron a sufrir maltrato físico cuando se negaron a atender algún cliente por falta de sueño derivada de la disponibilidad total. Fue entonces cuando solicitaron a los detenidos que les devolvieran la fianza para poder irse del piso, pero las echaron por la fuerza a ambas en ropa interior, sin darles tiempo a cambiarse y sin la fianza. Durante el forcejeo, una de ellas se dejó una cartera en el interior con 1.500 euros que los gerentes negaron que existiera cuando se les reclamó.

Uno de los anuncios a través de los cuales las mujeres accedieron a trabajar en dicho piso. / Policía Nacional

Tras la entrada y registro concedida por el Juzgado de Instrucción de Guardia de Oviedo y realizada por el Grupo Investigador, se comprobaron no solo parte de los relatos de las víctimas, sino que se localizó a tres mujeres ejerciendo la prostitución, dos de ellas en situación de estancia irregular.

Asimismo, se pudo comprobar que desde el piso de Oviedo se controlaban otros dos pisos en las ciudades de Vitoria y Burgos y se intervinieron más de 12.000 euros, numerosa documentación y terminales móviles.

Más noticias en Política y Sociedad