Público
Público

El Papa culpa al diablo de los escándalos en la Iglesia y pide ayuda al arcángel San Miguel

Desde su elección en 2013, Francisco ha dejado claro en varias ocasiones que cree que el demonio es real. Ahora está convencido de que Satanás está detrás de los casos de abusos sexuales que se han conocido en los últimos años.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El Papa Francisco se ajusta su bonete durante una recepción en el Vaticano. (ALESSANDRO BIANCHI | REUTERS)

El diablo está vivo, goza de buena salud y está haciendo horas extra para erosionar la Iglesia Católica. Eso es al menos lo que cree el Papa Francisco.

De hecho, el pontífice está tan convencido de que Satanás es el culpable de la crisis que sufre la Iglesia por los casos de abusos sexuales y de sus profundas divisiones internas, que ha pedido a los católicos de todo el mundo que recen una oración especial cada día de octubre para intentar derrotarlo.

"La Iglesia debe ser salvada de los ataques del maligno, el gran acusador, y, al mismo tiempo, ser más consciente de su culpa, sus errores y abusos cometidos en el presente y el pasado", afirmó en un mensaje el 29 de septiembre.

Desde su nombramiento en 2013, Francisco ha dejado claro que cree que el diablo es real. En un documento publicado en abril sobre la santidad en el mundo moderno, mencionó al demonio más de una decena de veces.

"No deberíamos pensar en el diablo como un mito, una representación, un símbolo, una forma de hablar o una idea. Este error nos llevaría a bajar la guardia, crecer sin preocupaciones y terminar siendo más vulnerables", escribió en el documento.

La Iglesia se ha visto afectada por múltiples casos de abusos sexuales, desde Alemania a Estados Unidos pasando por Chile. Al mismo tiempo, el aumento de la polarización entre conservadores y liberales en la Iglesia se ha traspasado a las redes sociales.

El Papa Francisco está tan convencido de que Satanás es el culpable último de la situación que atraviesa la Iglesia que pidió la intercesión de San Miguel Arcángel, mencionado varias veces en la Biblia como el líder de los ángeles que derrotaron a Lucifer, el ángel caído, y le expulsaron del paraíso.

Por esto se pidió a los católicos que reciten diariamente el rosario en octubre, concluyendo con una oración a San Miguel que se pronunció en misa hasta 1964 y que después cayó en desuso.