Público
Público

Patinetes eléctricos Cuántos patinetes eléctricos hay y cómo se regulan en las principales ciudades

Barcelona y Madrid tienen ya en vigor normativas específicas, aunque sólo la capital permite los de uso compartido. Valencia y Zaragoza preparan sus ordenanzas, mientras la DGT redacta una norma estatal que podría cambiar las cosas.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4

Un hombre prueba un patinete eléctrico en Zaragoza. EFE

Llegaron como vehículos cómodos, manejables, sostenibles y alternativos a la habitual congestión de las ciudades, pero su implantación en la circulación está suponiendo un rompecabezas para muchas administraciones locales —que se han visto en la necesidad de crear normativas específicas para el uso de patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad urbana— y para los usuarios, confundidos ante la falta de un criterio único. 

"No sabemos si es una moda o no, pensamos que no, pero por ahora han proliferado muchísimo y algo tenemos que hacer", dice a Público el subdirector de gestión de la Movilidad de la Dirección General de Tráfico, Jorge Ordaz. El organismo anunció hace varios días que trabaja ya en una normativa básica estatal, que posteriormente podrán ampliar los ayuntamientos, y que pretende impedir su uso por las aceras, así como prohibir circular a los modelos que superen los 25 kilómetros por hora.  

Por ahora, la mayoría de las ciudades que ha regulado su uso permiten alcanzar los 30 kilómetros por hora, lo que supondría nuevos cambios. Ordaz defiende que "5 kilómetros por hora puede ser la diferencia entre la vida y la muerte" y pide a los posibles compradores que se inclinen por modelos "de velocidad más controlada"

"Nos parece razonable que se regule, creemos que es algo que se debería de haber hecho hace tiempo, pero pedimos una regulación inteligente, con vistas de futuro. No estamos de acuerdo en que salgan limitados de fábrica, como propone la DGT, porque eso puede dar problemas con las normativas, no tiene sentido", sostiene por su parte Juan Jiménez, presidente de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP) y fundador de una de las empresas de alquiler de patinetes que pretende implantarse en Madrid en los próximos meses.

La organización estima que actualmente hay en España unos 20.000 patinetes de uso particular y otros 5.000 de alquiler repartidos entre varias ciudades, pero lo cierto es que el dato concreto se desconoce. Ni siquiera muchos ayuntamientos los tienen. 

"No tenemos los datos. Estamos muy interesados en hacer un estudio para tener cifras y saber qué pasa en las ciudades", admite Ordaz.

Ante la disparidad de cifras, normativas y empresas, a continuación un resumen de la situación en las cuatro principales ciudades donde se espera una mayor implantación de estos nuevos vehículos.

Barcelona

Cuántos: Según datos proporcionados por el Ayuntamiento, en Barcelona hay actualmente 683 patinetes y subways eléctricos de diferente tipología de empresas de alquiler que circulan por la ciudad, además de los que son de propiedad privada que el consistorio está tratando de contabilizar. Entre 2014 y 2018 se han otorgado unas 44 licencias a empresas, aunque posteriormente algunas se han ido dando de baja.

Cómo: El Ayuntamiento de Ada Colau fue pionero en regular el uso de los patinetes eléctricos con una ordenanza aprobada en mayo de 2017 que ha servido de referencia para la actual propuesta de la DGT. Aunque no se les permite circular por la acera, los vehículos de movilidad personal más simpes (segways, hoveboards, patinetes y patinetes eléctricos pequeños) sí pueden hacerlo por zonas peatonales a una velocidad entre 10 y 20 kilómetros por hora. Como norma general, no obstante, deberán circular por carriles bici, calles cuya velocidad máxima es 30 kilómetros por hora y calles de plataforma única (aquellas que tienen la acera y la calzada a la misma altura). En todos los casos los usuarios deberán tener al menos 16 años. Además, como la nueva normativa está incluida dentro de la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos, se imponen multas de entre 100 y 500 euros por infracciones como conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Alquiler: Barcelona prohíbe los patinetes de alquiler de uso compartido que se desbloquean a través de aplicaciones móviles y que los conductores utilizan de forma autónoma para desplazarse por la ciudad. Sólo se permite el uso de vehículos de arrendamiento cuando los usuarios van acompañados de un guía, que deberán proporcionar las empresas, así como un casco y un seguro. El precio ronda los 20 euros por una hora o 50 euros todo el día.

Madrid

Cuántos: actualmente sólo están circulando por la capital los patinetes de propiedad privada, porque el Ayuntamiento ha retirado los de las tres empresas de alquiler (Lime, Voi y Wind) que se habían implantado en la ciudad hace unos meses. No obstante, el consistorio de Manuela Carmena tiene previsto otorgar nuevas licencias para que este tipo de compañías puedan operar hasta un máximo de 10.000 unidades, que se repartirán por cuotas según los barrios.

Cómo: Madrid cuenta con una normativa específica para los vehículos de movilidad personal desde el pasado 24 de octubre, cuando entró en vigor la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible. Aunque en un principio el espacio para la circulación de los patinetes eléctricos iba a ser muy reducido, finalmente se permite su uso por la calzada en calles de hasta 30 kilómetros hora (el 80% en Madrid), carriles bici y pistas bici. Los patinetes deberán ser aparcados en los espacios reservados para las bicis y vehículos de movilidad urbana, y en caso de no haber, en las aceras siempre que dejen al menos tres metros de ancho libre. No es obligatorio el uso de casco y la edad mínima para poder circular con ellos es de 15 años.

Alquiler: al contrario que en Barcelona, Madrid sí permite los patinetes compartidos de alquiler. Antes de que entrara en vigor la nueva normativa operaban en la ciudad tres empresas con cerca de 1.500 unidades que no necesitaban una licencia municipal. Sin embargo, la Ordenanza de Movilidad Sostenible ordena el uso comercial de los vehículos de movilidad urbana e impone condiciones a las compañías que quieran operar: además de la licencia, deben tener un seguro, informar en sus apps de las zonas transitables y garantizar la interoperabilidad de sus sistemas informáticos de localización de los patinetes con los del Ayuntamiento para que se pueda comprobar el número y la ubicación de sus unidades. El precio suele ser 15 céntimos el minuto y algunas cobran también 1 euro por desbloquearlos.

Zaragoza

Cuántos: además de los patinetes particulares, que por el momento son imposibles de cuantificar, en Zaragoza circulan varios centenares de patinetes de alquiler de cuatro empresas diferentes, entre ellas Lime y la española Koko. El Ayuntamiento, no obstante, no dispone de datos más concretos.

Cómo: el Ayuntamiento está preparando una normativa específica para la circulación de estos vehículos y ha lanzado una consulta pública para recoger las propuestas de los ciudadanos, pero hasta entonces los patinetes y otros vehículos de movilidad urbana se rigen por la Ordenanza de Bicicletas y Peatones —redactada en 2007— que permite su uso por las aceras y carriles bici. En cualquier caso, la nueva norma, que verá pronto la luz, pretende restringir su uso en aceras e imponer una velocidad máxima de acuerdo a lo que estipule la DGT.

Alquiler: al igual que Madrid, Zaragoza permite el uso de patinetes compartidos de alquiler que, hoy por hoy, están operando en un vacío legal en la ciudad y sin necesidad de licencia municipal. El Ayuntamiento, no obstante, pretende licitar la movilidad compartida y poner un límite al número de ellos que pueden circular, según ha transmitido ya en una reunión con las empresas instaladas en la urbe. El precio, igual que en Madrid es de 15 céntimos el minuto.

Valencia

Cuántos: el Ayuntamiento retiró en septiembre los cerca de 200 patinetes de alquiler Lime que la empresa estadounidense había desplegado por la ciudad un mes antes sin autorización, así que en la actualidad sólo circulan los que pertenecen a usuarios particulares, hasta que se otorguen nuevas licencias.

Cómo: Valencia está preparado, al igual que Zaragoza, una nueva normativa específica que, según fuentes del consistorio, se ceñirá a lo que establezca la DGT. No obstante, el borrador redactado por el Ayuntamiento prohíbe su circulación por las aceras y establece diferentes límites de velocidad según la zona. En carriles bici no podrán sobrepasar los 20 kilómetros por hora si van a la altura de la calzada y a 15 kilómetros hora si van junto a la acera. Se permite también su circulación en las zonas 30 y en las vías de sentido único. Por las calles peatonales sólo podrán circular a 10 kilómetros por hora.

Alquiler: como en Madrid, Zaragoza pretende que las empresas de alquiler de estos vehículos operen bajo licencia municipal y establecerá un límite máximo de unidades que pueden circular. También, y según fuentes del consistorio, se establecerán zonas habilitadas donde será obligatorio estacionar los patinetes para evitar el conflicto con los peatones. Se pretende además que estos espacios estén sometidos a una tasa.

Más noticias en Política y Sociedad