Público
Público

Pederastia en la Iglesia La Iglesia releva a un capellán por abusos sexuales 17 años después de ser condenado

Amador Romero Romero abusó de un monaguillo que estaba a su cargo mientras era el capellán del Hospital General Universitario de Alicante, entre 1995 y 1996. Ahora, el Obispado de Orihuela-Alicante le cesa después de que la sentencia fuera firme desde 2001.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Jesús Murgui Soriano, el obispo de Orihuela-Alicante que permitió que un cura condenado por pederastia siguiera oficiando misa | Diócesis de Orihuela-Alicante

Amador Romero Romero, el capellán del Hospital General Universitario de Alicante ha sido cesado a raíz de conocerse que, en 2001, fue condenado a 18 meses de cárcel por abusos sexuales a uno de los monaguillos de la iglesia que atendía en la década de los 90 en la provincia de Granada, además de tener que indemnizarle con 60.000 euros.

La decisión del Obispado de Orihuela-Alicante se produce semanas después de que, una vez que se conoció el pasado de este sacerdote públicamente, el departamento de salud del hospital, dependiente de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat, enviara una carta a las autoridades religiosas locales para que se "valorase" el posible cambio debido a la alarma social generada.

Fuentes de la Conselleria han informado hoy de que han recibido contestación del Obispado de que la sustitución se ha producido con fecha del pasado 1 de noviembre. Es decir, Jesús Murgui, el obispo de la diócesis en cuestión, ha permitido que Romero siguiera trabajando con total normalidad en la provincia alicantina. Además, el servicio que prestaba está subvencionado con dinero público.

El capellán del hospital recibe una asignación económica por parte de la Generalitat en atención al convenio que, desde 1992, existe con la Conferencia Episcopal relativo a la "asistencia religiosa católica en los centros hospitalarios de la red pública".

Romero, fue condenado en 2001 a 18 meses de prisión por un juzgado de lo Penal por abusos sexuales durante dos años a uno de los monaguillos cuando era párroco de Aldeire (Granada), y pagarle una cantidad que ascendía hasta los 60.000 euros a modo de indemnización.

Los abusos se prolongaron desde los 11 a los 13 años del menor, entre 1995 y 1997, según la sentencia, que posteriormente fue confirmada por la Audiencia Provincial de Granada.

Más noticias en Política y Sociedad