Público
Público

Peligro de extinción ¿Quedan lobos en Andalucía?

Expertos certifican la “virtual extinción” de la especie en Sierra Morena mientras la Junta aún cifra en medio centenar de individuos su población.

Lobos en Sierra Morena. / Europa Press

La última vez que se logró filmar un grupo familiar de lobos en Andalucía fue en 2003. Desde entonces, todas las referencias de su presencia en suelo andaluz han sido indirectas, dispares y, en cierto modo, contradictorias. La Junta de Andalucía mantiene en su web una estimación cifrada entre 42 y 56 individuos organizados en seis u ocho grupos. El dato corresponde al último informe emitido por la Consejería de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible sobre conservación de especies. Hablamos del año 2012. Hace siete años exactamente.

El estudio, de 20 páginas, distribuye la población en dos núcleos fundamentales. En Sierra Morena occidental, que comprende el parque natural de Hornachuelos (Córdoba) y el norte de Sevilla, quedarían dos manadas con 14 lobos. En Sierra Morena oriental, que incluye los parques naturales de Cardeña-Montoro (Córdoba) y Andújar (Jaén), aún resistirían entre 3 y 5 grupos de cánidos con 35 individuos.

El informe andaluz contrasta de forma palmaria con el último censo nacional de lobos efectuado entre 2012 y 2014 y publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En ese documento oficial, se certifica la presencia de 297 manadas en toda España. Se detectaron grupos de lobos en ocho comunidades autónomas. En Andalucía, ninguno. El texto precisa que fueron analizadas en Sierra Morena 34 deposiciones, de las cuales 5 confirmadas como procedentes del mítico depredador. Pero advierte: “No ha sido considerada probada la reproducción y, por tanto, la presencia segura de ningún grupo familiar”.

Jorge Echegaray, uno de los mayores expertos en lobo ibérico, presta absoluta credibilidad al censo nacional. En su opinión, en Andalucía ya no quedan grupos reproductores de lobo y duda seriamente de que aún sobrevivan ejemplares. “Si no hay población reproductora, no hay conservación a largo plazo”, subraya en conversación telefónica con Público. Es más: asegura que el lobo está “virtualmente extinguido” en Andalucía.

“Es imposible que haya ese número de lobos en Sierra Morena”

Echegaray resta validez a la información oficial suministrada por la Junta de Andalucía. “Es imposible que haya ese número de lobos en Sierra Morena”, sentencia. En todo caso, algún individuo aislado que tenderá a extinguirse. “La tendencia es claramente en declive”, afirma. El ambientalista vasco conoce bien Andalucía. Trabajó en la Estación Biológica de Doñana y coordinó un muestreo de campo realizado por Ecologistas en Acción entre 2012 y 2013. Durante dos años se peinó un amplio territorio de Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén en busca de huellas del lobo. Se localizaron 37 excrementos susceptibles de pertenecer al cánido. Todos los análisis dieron negativos.

El informe no se llegó a publicar. En aquel proyecto trabajaron 15 personas. Entre ellas, Joaquín Reina, de Ecologistas en Acción. “Fue un trabajo muy serio”, sostiene. Sus conclusiones son rotundas. “No hay lobo en Andalucía”, afirma. Si hubiera, se tendrían muestras evidentes de su presencia. El activista lamenta la escasa atención de la administración autonómica por el lobo. “Puede que ahora no haya nadie trabajando en esta materia en la Junta”, especula.

La Consejería mantiene una estricta política de información al respecto. Imposible hablar con los responsables técnicos del programa de conservación de especies. Las cuestiones, por escrito y a través del correo electrónico. Al cierre de este reportaje, ninguna de las interrogantes planteadas por Público sobre población de lobos en Andalucía había tenido respuesta.

“Los resultados nos muestran cuál es la situación en Andalucía. No hay aquí una población viable”

Carles Vilá es investigador del CSIC y trabaja en la Estación Biológica de Doñana. El año pasado protagonizó un estudio genético de un lobo atropellado en 2003 en Andújar. El análisis certificó que el animal estaba cruzado con perros. “Los resultados nos muestran cuál es la situación en Andalucía. No hay aquí una población viable”, sostiene. Hasta finales del siglo XIX, el lobo tenía presencia en toda la península ibérica. Su población ascendía a casi 9.000 ejemplares. A finales del siglo XX, apenas unas cuantas manadas resistían en el noroeste de España y Sierra Morena.

Algunos individuos aislados del sur se habrían cruzado con perros ante la ausencia de congéneres. Es el caso que cita Vilá. “No tengo información de primera mano”, reconoce el investigador. Pero, según su información, no hay constancia de grupos reproductores ni avistamientos recientes. “Mi opinión es que no hay individuos vivos. Y, si los hay, por supuesto que la especie no es viable en Andalucía”.

Haya o no lobos en el sur, lo cierto es que la población entró en un declive absoluto en el último tercio del siglo XX. ¿Por qué? La primera razón es, y sigue siendo, la caza ilegal, según anota Jorge Echegaray. Entre 2008 y 2013 se han matado 582 individuos en toda España. El segundo factor es el aislamiento y, consecuentemente, la deriva genética. También la hibridación es un elemento central. Y, finalmente, la fragmentación del territorio, que en Sierra Morena adquiere proporciones alarmantes con el vallado cinegético.