Público
Público

Permisos igualitarios El Gobierno amplía por decreto ley los permisos de paternidad que serán de 16 semanas en 2021

La propuesta del Gobierno equiparará los permisos de paternidad y maternidad en tres años. Las organizaciones de mujeres dan la bienvenida a la iniciativa largamente esperada, pero resaltan que algunos puntos del decreto no contribuyen a la igualdad. 

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

Carmen Calvo, durante su comparecencia en el último Consejo de Ministros de 2019 / EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado mediante un Real Decreto Ley una serie de medidas encaminadas a garantizar la igualdad laboral entre hombres y mujeres. Lo hace a una semana de las manifestaciones y la huelga planteadas para el Día Internacional de la Mujer, y en el último Consejo de Ministros de esta legislatura.

Entre las medidas destaca la ampliación del permiso por paternidad de forma paulatina hasta equipararlo en el año 2021 a las 16 semana que hoy disfrutan las madres. La ampliación será de 8 semanas a lo largo de este año, a 12 semanas de permiso en 2020, y de 16 semanas un año más tarde.

En la actualidad el permiso de paternidad es de cinco semanas, pero estas son de carácter voluntario y no obligatorio. Lo aprobado este viernes por el Gobierno supone que en 2021 ambos progenitores disfrutarán de permisos iguales, que serán intransferibles y pagados al 100%. Este plan contempla que las primeras seis semanas serán de disfrute obligatorio y compartido por los dos progenitores y otras 10 semanas para cada uno, que podrán ser tomadas a lo largo de los 12 meses del recién nacido o la adopción.

La novedad que incorporada en el decreto ley aprobado este viernes, es que si bien las primeras seis semanas tendrán que disfrutarse de forma conjunta y a jornada completa, las otras diez podrán repartirse a jornada completa o parcial a lo largo del primer año de vida o de adopción (12 meses) de los menores, pero no podrán ser cedidas al otro progenitor. 

El decreto ley contempla también la recuperación de las cotizaciones sociales para los cuidadores de personas dependientes, que tal como afirmó Calvo son principalmente mujeres. Para ello cuenta con una memoria económica de 610 millones de euros.

Esta medida va encaminada a reducir el abandono de las mujeres del trabajo cuando son madres, y reducir la brecha de género en las pensiones que llega a alcanzar el "40%, con una media de 370 euros menos de pensión en el caso de las mujeres" respecto a los hombres, aseguró Calvo.

Tal como ha declarado la vicepresidenta del Gobierno y Ministra de Igualdad, Carmen Calvo, "la maternidad no puede ser un arma en contra del desarrollo laboral y ciudadano de las mujeres, sino una opción libre de la mujer". Por este motivo, añadió,  "tenemos que hacernos corresponsables todos".

Esta es una de las medidas por las que apostaba el Gobierno, pero que se quedó en el tintero tras no aprobarse los presupuestos para 2019.

El diablo está en los detalles

A pesar de que ha sido una medida muy bienvenida por las organizaciones de mujeres, existen algunos peros que resultan importantes en la redacción del decreto.

En junio del año pasado, Unidos Podemos presentó en el Congreso un proyecto de ley de igualdad de permisos de paternidad, redactado por la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNa). Esta plataforma lleva más de una década abogando por la igualdad en los permisos, iguales, intransferible y pagados al 100%. Entre ambos textos hay diferencias que, si a simple vista pueden parecer leves, pero que en la práctica pueden suponer un freno a la hora de conseguir el objetivo de la igualdad, que las mujeres sigan siendo las cuidadoras principales, y el consiguiente perjuicio para su vida laboral. Pero también  repercutir a la hora de que los hombres se incorporen plenamente a los cuidados, afirma PPiiNa.

Para María Pazos, portavoz de la PPiiNa, "la vicepresidenta no ha hecho alusión a los detalles del decreto en la rueda de prensa, pero el demonio está en lo detalles".
"Seguimos agradeciendo que se reconozca la necesidad de igualar los permisos de maternidad y paternidad pero lo que queremos es que se permita a padres y madres criar en igualdad, y aquí hay trampas que lo impiden".

Entre estas "trampas", Pazos resalta el hecho de que el decreto ahora aprobado establezca que las primeras seis semanas de libranza tengan obligatoriamente que ser conjuntas, lo cual "impide a las parejas decidir la forma de distribuirse el tiempo y restringe las semanas en las que los padres pueden ser cuidadores en exclusiva".

El proyecto de ley elaborada por la PPiiNa y presentada por Unidos Podemos, establecía dos semanas de solapamiento obligatorio en la pareja tras el nacimiento o la adopción. Tal como resalta Sofía Castañón, diputada de esa formación política, la Organización Mundial de la Salud establece dos semanas para la recuperación tras un parto, y no hay que olvidar que también se incluyen en este decreto las adopciones y acogimientos, que no precisan de tiempos de recuperaciones médicas". La PPiiNa explica que esta medida impide a las familias poder decidir sobre cómo repartirse el tiempo. 

Otra de las trampas, según Pazos, es el hecho de que las otras 10 semanas se puedan disfrutar con permisos parciales o a tiempo completo, "previo acuerdo con la empresa", lo que condicionará que muchos hombres no acaben tomándose el permiso a tiempo completo. "Las mujeres seremos las que seguiremos siendo penalizadas por ausentándonos más tiempo, cobrando menos y cotizando menos", explica la PPiiNa.

Más noticias en Política y Sociedad