Público
Público

Personal de enfermería denuncia que el Gobierno de Ayuso les obliga a doblar turnos bajo "amenazas" y "chantaje"

Las enfermeras del Hospital de Henares denuncian "coacciones" de la dirección, supervisores y gerencia para que hagan jornadas de hasta 17 horas con el silencio cómplice de la Comunidad de Madrid.

Protestas frente al Hospital Universitario de Henares de Madrid, a 18 de enero de 2022.
Protestas frente al Hospital Universitario de Henares de Madrid, a 18 de enero de 2022. Alberto Ortega / Europa Press

La sanidad pública madrileña continúa al límite. Las imágenes que recientemente han circulado de las urgencias del Hospital 12 de Octubre saturadas, solo son la punta del iceberg. Desde los sindicatos apuntan al mismo problema, la falta de personal. Los responsables piden a los trabajadores que doblen turnos, que llegan a ser de hasta 17 horas y en algunos casos, como en el Hospital de Henares, lo hacen bajo "coacciones" y "amenazas".

La situación en el Hospital de Henares tiene al personal de enfermería con "taquicardias y ataques de ansiedad", denuncia el Movimiento Asambleario de Trabajadores-as de Sanidad (MATS). La falta de personal provoca que las enfermeras doblen turno bajo amenazas. Una situación que afecta especialmente al personal eventual, ya que "las internas ya no pasan por el aro". Desde MATS denuncian que la gerencia, la dirección y los supervisores utilizan "amenazas" y "malos modos" para que las profesionales cubran puestos donde se necesitan más trabajadoras. "Piden que doblen turnos cuando han despedido a 6.000 personas en marzo", denuncian.

A M.J., trabajadora del Hospital de Henares, la amenazaron con perder días de descanso si no atendía a las peticiones de sus superiores: "Si no dobláis tendré que quitaros días libres", denuncia que le han dicho. "Si no viene tu cambio te tienes que quedar a doblar, no te puedes ir", ha compartido otra sanitaria, M.D.

En otros casos, recurren al "chantaje emocional", apelando a las trabajadoras que hagan esfuerzos "por sus compañeras", según ha denunciado la delegada del Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) del Hospital de Henares.

Desde la Comunidad de Madrid, silencio. Los sindicatos han denunciado esta situación a través de la plataforma de gestión de incidencias de enfermería sin obtener respuesta alguna. La situación preocupa, no solo por los profesionales, sino por los pacientes.

"No son melones, son personas, pacientes. Un fallo crítico puede ser mortal", denuncian desde MATS ante las largas jornadas de trabajo que tiene que hacer el personal de Enfermería, TCAE (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería) y celadores.

Los hospitales disponen (o deberían disponer) de personal de apoyo en cada planta. Actualmente, este personal está cubriendo bajas y vacaciones, por lo que ante cualquier incidencia no hay quien respalde a quien lo necesite. A pesar de que la covid parece cosa del pasado, continúan habiendo casos y el personal se contagia. "La semana pasada tuvimos dos bajas por covid y no había nadie para dar apoyo porque el personal destinado para ello ya estaba cubriendo a otras compañeras de vacaciones", han denunciado el MATS del Hospital de Henares.

Las urgencias están saturadas

Las imágenes del Hospital 12 de Octubre son tan solo un reflejo de la situación de otros hospitales madrileños. La falta de personal es alarmante y las plantas se encuentran desbordadas. 

La planta de prioridad 2 de las urgencias, que corresponde a pacientes que se encuentran en estado grave aunque no crítico, se encontraba con 61 pacientes para atender durante este miércoles (alrededor de 70 el martes, cuando se grabaron las imágenes), siendo una planta habilitada para 42. Estos pacientes han sido atendidos por nueve enfermeras, ocho TCAE y cuatro celadores, que además han de atender la espera que se genera con personas en sillas de ruedas y camillas de ambulancias que van llegando. Han sido colocados en "ubicaciones dobles que han convertido en triples".

Menos personal hay para los pacientes catalogados como de prioridad 3 (urgencia baja). En la mañana del miércoles había 56 pacientes tratados por tres enfermeras (una de ellas de refuerzo), dos técnicos de ingreso y un solo celador. Ante la falta de espacio tienen que colocarlos en sillones, camillas o en boxes mezclados con pacientes de covid.

Celadores, enfermeras o TCAE que tienen que ir moviéndose entre distintas plantas, y aún así no pueden atender a todos los pacientes que esperan pruebas, consultas o en la propia entrada de urgencias, donde no se conoce la gravedad de su situación sin una evaluación previa.

Esta situación explica las imágenes que han denunciado desde el 12 de Octubre donde se ven pacientes en camillas y sillas de ruedas en los pasillos, una sanitaria poniendo una vía de rodillas en el suelo y los trabajadores desbordados.

Una situación similar denuncian en el Hospital de Henares donde en algunas situaciones llegan a haber dos enfermeras para 40 pacientes, según denuncia el MATS. A esto se suman las dobles jornadas por mandato directo cuando "no es obligatorio salvo casos de extrema necesidad como fue Filomena" y el personal de apoyo cubriendo plazas que no debería estar cubriendo.

Los sindicatos claman ante la falta de personal y los centros hospitalarios están desbordados, mientras que desde la Comunidad de Madrid no dan respuestas a sus peticiones, de las que dependen vidas.

Más noticias