Público
Público

La Policía identificó a 184 personas en el registro en la sede de Bukaneros

Entre las personas retenidas había miembros de los Bukaneros, pero también aficionados del Rayo sin vinculación con ellos y menores que se encontraban en ese momento dentro del local para comprar unas camisetas.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Despliegue policial frente a la sede de Bukaneros en Vallecas.

La Policía Nacional identificó a 184 personas durante el control y registro que se llevaron a cabo el sábado en la sede de los seguidores de la peña del Rayo, los Bukaneros, en el que se incautaron más de cuatrocientas bengalas, otros artefactos pirotécnicos y pequeñas cantidades de cocaína y marihuana.

Un gran número de seguidores del Rayo, en señal de protesta por la intervención policial, no quiso entrar al estadio a presenciar el partido

Según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía, durante esa intervención fueron identificadas 184 personas tanto en el interior del local como en los alrededores.

En el registro de la sede de los Bukaneros, ubicada en la calle Dolores Flogueras de la capital, los agentes se incautaron de 413 bengalas, otros siete aparatos pirotécnicos, un palo, una bola de cocaína y tres dosis de marihuana, según las mismas fuentes.

La entrada de la Policía a la sede de Bukaneros tuvo lugar el sábado antes del partido entre el Rayo y el Levante, según informó el presidente de una peña rayista, que explicó que durante el registro la Policía "retuvo" en un "control rutinario" —según el término policialñ— a unos doscientos aficionados del Rayo Vallecano.

Entre las personas retenidas, según el testimonio del peñista vallecano, había miembros de los Bukaneros, pero también aficionados del conjunto madrileño sin vinculación con ellos y menores que se encontraban en ese momento dentro del local para comprar unas camisetas.

Tras ese registro, llevado a cabo entre las cinco y las seis de la tarde, un gran número de seguidores del Rayo, en señal de protesta por la intervención policial, no quiso entrar al estadio a presenciar el partido.

La Policía confirmó la intervención, que enmarca en un control "rutinario",  sin dar más explicaciones.

Más noticias en Política y Sociedad