Público
Público

La presencia de covid en aguas residuales de Madrid registra su nivel máximo desde la implantación del sistema de vigilancia

Los datos aportados por el Canal de Isabel II registran cifras que duplican los niveles de las olas anteriores.

07/01/2021
Una persona pasa por una señal del Canal de Isabel II, en Madrid. Óscar Cañas / Europa Press

El sistema Vigía del Canal Isabel II ha detectado esta última semana la mayor concentración de coronavirus en las aguas residuales de la Comunidad de Madrid. Los últimos datos registran un incremento significativo de la presencia del virus, ya sea débil o fuerte, en la mayoría de los 179 municipios madrileños al igual que en todos los distritos de la capital. La única excepción ha sido Ciudad Lineal.

Sin embargo, en municipios como Rivas Vaciamadrid, Majadahonda, Boadilla del Monte, Alcobendas, San Lorenzo del Escorial, Hoyo del Manzanares o Villarejo de Salvanés, apuntan una disminución de la covid-19 en las aguas residuales madrileñas en su zona.

Según el informe publicado este miércoles por el propio Canal, se trata de un dato que se aleja, con mucha diferencia, de los niveles recogidos en las olas que la preceden desde que el sistema comenzó a recoger mediciones desde hace dos años. Por ello, el sistema Vigía publica cuatro gráficos. Los tres primeros muestran la evolución general para toda la Comunidad de Madrid, Madrid capital y el resto de la región y el cuarto, la evolución de estado general de los puntos de muestreo por colores.

El rojo indica los pozos con aumento de presencia covid-19, el naranja para los pozos con tendencia decreciente de la media móvil con una variación no mayor del 33%, amarillo para los pozos con tendencia decreciente de la media móvil con una variación superior al 33% y verde para los pozos sin presencia del virus. De esta forma, el informe ha revelado un incremento significativo de pozos rojos en la región, mientras que los de color amarillo y verde cuentan con una cifra muy baja.

En febrero y marzo se detectaron niveles moderados hasta su repunte que se prolongó desde principios de abril hasta agosto del año pasado. Desde entonces, los niveles no han bajado del mínimo hasta finales de noviembre, donde los datos registraban un incremento de niveles que duplicaban los de las oleadas previas. No obstante, desde la empresa pública manifiestan que, por la propia naturaleza del agua residual y de los análisis realizados, los cambios bruscos de tendencia necesitan un período de tiempo para su consolidación y validación.

Más noticias