Público
Público

El primer disparo contra Isabel Carrasco impactó en su corazón pero no causó su muerte, según los peritos

Tras el primer proyectil, que provocó"un sangrado importantísimo", la autora de la muerte de la presidenta de la Diputación de León, disparó en dos ocasiones más a Carrasco.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El médico forense, Ignacio Alija, durante su declaración en el juicio por el asesinato de Isabel Carrasco. EFE/J. Casares

LEÓN.- Los peritos forenses que realizaron la autopsia a Isabel Carrasco coinciden en que el primer disparo que Montserrat González realizó contra Isabel Carrasco impactó en el corazón y resultó "mortal de necesidad", aunque no causó la muerte inmediata. Posteriormente, la autora confesa del crimen remató a la víctima en el suelo con otros dos disparos, el segundo en la parte baja de la cavidad bucal y el tercero en la parte posterior de la cabeza.

Según destaca el informe forense, Montserrat González, efectuó el primer disparo puntando al tronco porque "es más fácil acertar y con la intención de hacer el máximo daño posible". 

En cuanto al primer disparo que efectuó Montserrat a Isabel Carrasco, los forenses, durante una nueva jornada del juicio con jurado en la Audiencia de León, han explicado que impactó en la región baja de la espalda y atravesó la vértebra D11 para después acabar en la pared del ventrículo derecho del corazón.

Este primer tiro fue "mortal de necesidad" y provocó un "sangrado importantísimo" que inundó la cavidad torácica con más de dos litros de sangre. Además, lesionó la médula espinal, pero no causó la muerte inmediata de la víctima, que permaneció consciente.

Este disparo provocó que Carrasco se llevara la mano izquierda hacia atrás tapándose la herida de la espalda y que girara la cabeza, también hacia atrás. La víctima cayó sobre la pasarela, pero no a plomo, porque no se encontraron heridas de caída en su cuerpo, sino que previsiblemente realizó una acción para evitar la caída como agarrarse a la barandilla, que estaba muy cerca.

Sin capacidad de defensa

Los forenses han precisado que el cuerpo de Isabel Carrasco no presentaba "lesiones de lucha o defensa de ningún tipo" porque esta acción la pilló "completamente por sorpresa".

"El primer disparo es totalmente incapacitante porque la víctima no tiene capacidad de defensa, se queda completamente indefensa porque la pérdida masiva de sangre causa una debilidad extrema", ha precisado uno de los forenses.

Cuando la víctima se encontraba en el suelo, Montserrat le propinó otros dos tiros. El segundo proyectil impactó en la cavidad bucal de Isabel Carrasco y atravesó el cuello, aunque únicamente afectó tejido muscular, por lo que provocó una lesión "menos grave". Tampoco ocasionó la pérdida de consciencia de la víctima.

El tercer y último de los disparos que propinó Montserrat impactó en la región occipital de la cabeza de Carrasco y causó "extraordinarios daños" a la víctima y "terribles efectos", entre ellos "destrucción de centros nerviosos cerebrales". Este impacto fue "mortal de necesidad, totalmente incapacitante y dejó a la víctima inconsciente", según los peritos.

Además, han indicado que después de este tercer disparo Isabel Carrasco aún "tenía vida", pero que era "agónica" y "sin recuperación de ningún tipo". Según estos peritos, la víctima tardó en torno a cinco minutos en perder la consciencia, desde el primer disparo, y sobre diez en morir.

La hora aproximada de la muerte de Isabel Carrasco son las 17.25 horas del 12 de mayo de 2014 y la causa un "shock hipovulémico y destrucción de centros nerviosos superiores a consecuencia de impactos de proyectiles de arma de fuego corta".

Inspección en la comisaría de León

Por otra parte, el tribunal ha aceptado la petición de la defensa de Montserrat González y su hija, Triana Martínez, para que el jurado inspeccione la oficina de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría de León.

La petición fue formulada el pasado martes por el letrado José Ramón García y y el presidente del tribunal, Carlos Javier Álvarez, ha anunciado esta mañana al inicio de la sesión del juicio que la acepta con el objetivo de evitar cualquier atisbo de "indefensión".

El letrado de Montserrat González y Triana Martínez reclamó que se realice en dichas dependencias un reportaje fotográfico y pruebas acústicas con el objetivo de probar que madre e hija fueron engañadas para forzar su declaración.

Según las defensa, que acusa a la Policía de prácticas irregulares, madre e hija fueron engañadas para que creyeran que estaban solas en un despacho de estas dependencias, que está dividido por un biombo.

Más noticias en Política y Sociedad