Público
Público

Privacidad Los servicios secretos británicos reconocen haber espiado a la ONG Privacy International

Pocos están a salvo de los ojos del Gran Hermano británico, especialmente desde que existen suspolémicos programas de vigilancia electrónica masiva que el propio Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha criticado recientemente.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Imagen de archivo de Thames House, sede del MI5 británico. REUTERS/Archivo

El servicio de inteligencia doméstica del Reino Unido MI5, y otras agencias de inteligencia del Reino Unido como la Sede de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ) y el MI6, obtuvieron ilícitamente datos internos de Privacy International, una de las más reconocidas ONG que lucha por los derechos humanos y la privacidad de los ciudadanos.

Los datos fueron recolectados como parte de dos controvertidos programas de vigilancia masiva, llamados Bulk Communications Data (BCD) y Bulk Personal Datasets (BPD).

En una nota, Privacy International afirma que estas revelaciones surgieron a raíz de las impugnaciones de esta ONG a las actividades de BPD y BCD ante un tribunal especial, llamado Investigatory Powers Tribunal (IPT), que vela por la privacidad de los ciudadanos y tiene la obligación de escuchar demandas contra, entre otros, los servicios de inteligencia del Reino Unido.

"El IPT debe investigar cualquier actividad ilícita de las agencias de inteligencia del Reino Unido y proporcionar un resumen de dicha actividad a cualquier reclamante que se le presente", remarca Privacy International.

Esta decisión es consecuencia de otra tomada hace una semana por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que opinó de forma preliminar (PDF) que el gobierno del Reino Unido había violado el derecho a la privacidad con su programa de vigilancia electrónica masiva, que en su día fue desvelado por el ex contratista de inteligencia estadounidense Edward Snowden

El caso planteado ante el TEDH se refiere a las quejas de periodistas y organizaciones de defensa de las libertades civiles sobre tres tipos de vigilancia: la intercepción masiva de comunicaciones; el intercambio de inteligencia con gobiernos extranjeros; y la obtención de datos de comunicaciones de los proveedores de servicios.

Un aspecto clave que critica el  TEDH es que los programas de interceptación masiva carecen de una supervisión clara y no cuentan con suficientes garantías sobre cómo se recopilan, buscan y acceden a los datos. "Estas revelaciones ponen de relieve el peligro que puede derivarse de tal falta de garantías, cuya ausencia ha permitido a una agencia de inteligencia extraer datos sobre una organización benéfica de derechos humanos de ese enorme tesoro", afirma Privacy International en su nota.

Como resultado de estos hechos, Privacy International ha escrito al ministro del Interior del Reino Unido, Sajid Javid, para pedirle que informe sobre qué cambios se deberán realizar en la llamada Investigatory Powers Act de 2016—la norma que regula la vigilancia electrónica en el Reino Unido— como resultado de la sentencia del TEDH de la semana pasada.

Además, ha solicitado al MI5 "que brinde una explicación completa de las circunstancias que rodean a la vigilancia realizada sobre Privacy International", tras el aparente borrado de dicha información de sus archivos.

Más noticias en Política y Sociedad