Público
Público

Prostitución Lugo planea prohibir el sexo en el coche para combatir la prostitución

El Ayuntamiento, del PSOE, castigará con multas de hasta 750 euros a quienes mantengan “actos sexuales u obscenos” a la vista pública en vehículos aparcados en la calle

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Una mujer subsahariana ejerce la prostitución en el polígono Marconi de Madrid.- JAIRO VARGAS

El Ayuntamiento de Lugo, que preside la socialista Lara Méndez, planea aprobar una ordenanza de seguridad ciudadana cuyas normas establecen la prohibición de que los lucenses mantengan relaciones sexuales en lugares o públicos e incluso en el interior de vehículos particulares cuando éstos circulen o estén estacionados en la vía pública.

Quienes infrinjan la prohibición, que el Concello ha incluido en el capítulo de la ordenanza que castiga el ofrecimiento y demande de servicios de prostitución en las calles de la ciudad, se arriesga a sanciones de hasta 750 euros.
“Se prohíben todo tipo de actos sexuales u obscenos en el espacio público o en el interior de vehículos que se encuentren en cualquier espacio público, siempre que estos actos trasciendan o se perciban desde cualquier ámbito público”, dice el artículo 42.3 de la nueva normativa, que el PSOE ha presentado para su aprobación a la oposición tras consultar el borrador con inspectores y mandos de la policía local y con los asesores jurídicos municipales.

Desde la desaparición del delito de escándalo público en la reforma del Código Penal de los año noventa, ninguna norma con rango de ley permite impedir que los ciudadanos mantengan en la calle el tipo de relación que se les antoje. Pero el Ayuntamiento considera que las relaciones sexuales a la vista pública son lesivas para los menores, dificultan la convivencia, causan “problemas de viabilidad en lugares de tránsito”, fomentan la exhibición de prácticas de ofrecimiento y solicitud de servicios sexuales en la calle, y complican la prevención de la explotación de determinados colectivos.

El Ayuntamiento asegura que no enviará patrullas a las zonas de la ciudad donde es habitual encontrar vehículos cuyos ocupantes están practicando sexo. De hecho, ha incluido ese veto en el apartado de la norma relativo a la “Utilización del espacio público para el ofrecimiento y demanda de servicios sexuales”, que prevé multas de hasta 1.500 euros a quienes ofrezcan, soliciten o negocien servicios de prostitución en la calle. La sanción puede llegar a 3.000 euros si la infracción se produce en las proximidades de lugares cuyo uso esté destinado a menores de edad, como colegios y centros educativos, parques infantiles, áreas recreativas y otros espacios de ocio en los que pueda haber niños.

Con idéntica cantidad se sancionará quienes utilicen viviendas particulares para el ejercicio de la prostitución, responsabilizándose de la infracción al propietario, arrendador o encargado de las mismas.La nueva normativa, que la Junta de Gobierno planea llevar al pleno en breve, ha dividido a la ciudad entre quienes la consideran apropiada y quienes opinan que se inmiscuye en la vida privada de los ciudadano. La ordenanza contiene otras prohibiciones y elevadas multas para prevenir y eliminar “comportamientos incívicos e insolidarios” como hacer grafitis y pintadas, ofrecer servicios ilegales de aparcacoches –los gorrillas-, hacer pis y/o caca en la calle, deteriorar el mobiliario urbano o consumir alcohol en la calle.

"Confiamos en la responsabilidad individual de los ciudadanos"

En el caso de que los infractores sean menores, los responsables serán sus padres. La norma también contempla que la grúa municipal pueda retirar coches a los que se les active la alarma antirrobo y que no sean silenciados en tres minutos.“ Se trata de tener una herramienta de disuasión. Confiamos en la responsabilidad individual de los ciudadanos y por tanto de la sociedad en su conjunto. Pero no es menos cierto que a veces hay actuaciones incívicas que hay que intentar paliar”, justifica la alcaldesa.

Méndez gobierna en minoría con ocho de los 25 concejales (9 PP, 8 PSOE, 3 Lugo Novo, 2 BNG, 2 Cs y 1 Alternativa de Esquerdas) del pleno. El PP, que cuenta con nueve, no se ha opuesto a la norma, pero considera que la alcaldesa debería dedicarse “a cosas más importantes. “Ciudadanos, Lugo Novo –aliados de En Marea- y el BNG, que cuentan con dos ediles cada uno, y la Alternativa Cidadá de Esquerdas, no se han pronunciado.

Más noticias en Política y Sociedad