Público
Público

Protección animal Desmantelan una de las mayores organizaciones de tráfico ilegal de tortugas

Se han incautado más de 1.100 ejemplares de 62 especies distintas de tortuga —entre ellas de hasta 14 especies consideradas en peligro crítico de extinción— y unas 200 hembras en época de puesta, así como más de 750 huevos.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Tortuga mediterránea

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha dado por desarticulada una de las mayores organizaciones a nivel internacional dedicada al tráfico ilegal de especies amenazadas de tortuga, con la detención de tres personas y la investigación de otras tres en Mallorca y Barcelona.

En la Operación Coahuila, denominada así por la especie de las primeras tortugas halladas en la investigación, los agentes localizaron el mayor criadero ilegal de tortugas de Europa en una finca rústica del municipio mallorquín de Llucmajor y descubrieron la colaboración de una tienda de fauna exótica de Barcelona que las comercializaba, ha informado el instituto armado en un comunicado.

Se han incautado más de 1.100 ejemplares de 62 especies distintas de tortuga —entre ellas de hasta 14 especies consideradas en peligro crítico de extinción— y alrededor de 200 hembras en época de puesta, así como más de 750 huevos. Entre las especies incautadas hay varias tortugas de caja (Cuora), consideradas en altísimo riesgo de extinción.

Entre los detenidos como presuntos autores de delitos contra la flora y la fauna silvestre, contrabando de especies protegidas y blanqueo de capitales, figuran dos responsables de la cría y una persona dedicada al comercio ilícito de los reptiles.

En total hay dos detenidos y dos investigados de nacionalidad alemana en Mallorca, y un detenido y un investigado más de nacionalidad española en Barcelona.

En el aeropuerto

La operación comenzó en febrero del año pasado, cuando agentes de la Guardia Civil del Aeropuerto de Palma detectaron el envío varias tortugas de la especie coahuila. Los agentes comprobaron que parte de los ejemplares no se correspondían ni con los declarados en la partida ni con la documentación que los acompañaba, por lo que procedieron a su incautación.

Al investigar para dar con los responsables de este envío, los agentes localizaron una finca rústica en Llucmajor, donde residían dos ciudadanos alemanes.

En el registro de la finca, llevado a cabo una vez acreditada la actividad ilegal, fue descubierto un criadero dedicado a la cría a nivel industrial de diversas especies de tortugas de agua y de tierra.

Con el apoyo de técnicos del Convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES) y de personal de la Fundación Natura Park, se identificaron las distintas especies y se incautaron de más de 1.100 ejemplares y más de 750 huevos, cifra que aumentará al haber más de 200 hembras en época de puesta.

Especies en peligro


El tráfico ilegal de estas especies afecta principalmente a las del sudeste asiático, de donde provenían las tortugas de caja, otras son endémicas de México, Estados Unidos y Canadá, protegidas por la legislación de dichos países, y también había ejemplares de tortuga mora, calificada como vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Los agentes constataron que los responsables del criadero mantenían una estrecha colaboración con el responsable de una tienda de fauna exótica en Barcelona, que les servía para "blanquear" los especímenes producidos en Mallorca.

Entre los ejemplares incautados en esta operación se han encontrado 14 de las 50 especies más amenazadas 

En el registro del domicilio del propietario de la tienda, en una finca rústica de la provincia de Barcelona, hallaron diferentes piscinas y depósitos con especies protegidas en muy mal estado de mantenimiento.

Entre los ejemplares incautados en esta operación se han encontrado 14 de las 50 especies más amenazadas del mundo.

En las consideradas en peligro crítico de extinción había 4 ejemplares de Cuora mccordi, 7 de Cuora aurocapitata, 36 de Cuora trifasciata, 10 de Mauremys annamensis, 5 de Siebenrockiella leytensis, 25 de Cuora pani, 8 Testudo kleinmanni, una Terrapene coahuila, 4 Astrochelys radiata y 4 Glyptemys muhlenbergii y 3 ejemplares de Cuora cyclornata.

Además había varios ejemplares de especies en peligro: 44 de Mauremys nigricans, 38 Malacochersus tornieri, 31 Cuora flavomarginata, 21 Cuora mouhotii y una Sacalia bealei.

Operación internacional

La investigación se ha llevado a cabo en el marco de la operación "Naultinus" de Europol, que ha colaborado en el análisis de información y la coordinación con otros países como Alemania, Francia, Italia y Austria.

La operación la ha dirigido el Seprona de Baleares, con el apoyo de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA), en Mallorca y Barcelona.

La Guardia Civil ha recordado que el tráfico ilegal de especies de fauna y flora supone una de las principales amenazas para la conservación de la biodiversidad.

Las tortugas se encuentran entre los vertebrados mayores más amenazados del planeta: De un total de 365 especies reconocidas, 148 están consideradas amenazadas por los criterios de la IUCN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), en las categorías de vulnerable, peligro o peligro crítico. En la historia reciente, se han extinguido 7 especies y 3 subespecies de tortugas.