Público
Público

Derecho al aborto La protección a las menores embarazadas y el derecho "efectivo al aborto" desatan un bronco debate en la Asamblea de Madrid

Dos proposiciones no de ley, una presentada por Vox y otra por Unidas Podemos, sirven de munición a PP y Vox para reabrir el debate sobre el derecho al aborto y la autonomía de las mujeres a decidir libremente.

Asamblea de Madrid (foto archivo) / EFE

Marisa Konan

Dos proposiciones de ley presentadas a votación este jueves en la Asamblea de Madrid han encendido un duro y bronco debate entre los grupos de la derecha y de la izquierda del espectro político. La primera, un propuesta presentada por Vox y enmendada por Populares y Ciudadanos, proponía que el Gobierno regional pusiera en marcha un "plan de apoyo escolar" a las adolescentes embarazadas, que contemplara, entre otras cosas la baja maternal escolar de las madres adolescentes, la creación de aulas especiales y horario adaptados, desarrollar un programa antiacoso de estas madres y la creación de becas de ayuda para las adolescente gestantes.

La otra propuesta, presentada por Unidas Podemos, se encontraba en las antípodas. Pedía a la Asamblea que garantizara de "manera efectiva" el derecho a la interrupción del embarazo, asegurando que las mujeres que acudan a un centros para la interrupción voluntaria del embarazo, lo hagan en condiciones que garanticen su intimidad, su seguridad, así como su integridad física y moral. Proponía que los poderes públicos tomaran medidas para acabar con el hostigamiento que sufren estas mujeres a las puertas de las clínicas por parte de grupos antielección, y grupos religiosos radicales.

Ambas fueron tomadas en consideración por la Asamblea de Madrid con los votos favorables de Ciudadanos, que actuó como bisagra y que en momentos tuvo duras criticas para sus socios de gobierno del Partido Popular y para Vox, que sustenta el gobierno regional.

El debate de las dos propuestas se esperaba tenso, y no defraudó. La primera proposición en ser debatida fue la presentada por Vox. Lo hizo por boca de su diputada Gador Joya, una conocida antiabortista y antiderechos. En su intervención afirmó que existen muchos programas de prevención del embarazo para adolescentes, pero que no "tenemos ninguno para cuando estas chicas se quedan embarazadas". Argumentó que las las adolescentes "se sienten estigamatizadas" por un lado por haberse quedado embarazadas y luego por haber decidido seguir adelante con el embarazo, "lo que las pone en un riesgo de fracaso escolar".

Según esta diputada cada año 2.200 adolescentes se quedan embarazadas, y si bien el 70% de ellas aborta, unas 700 son madres de media cada año. Según Joya,  no existen protocolos ni actuaciones para ellas. 

"Hoy no traemos un debate ideológico". "Nada oscuro hay en esto, ni que reste un ápice de progresismo a la propuesta", afirmó la diputada de ultraderecha, para justificar que "no hay motivos que puedan llevar a nadie a no apoyarla" y lanzó un dardo a su oposición ideológica: "Tal vez ustedes querrían que ese 70% de adolescentes que abortan llegara al 100%. Lo progresista para ustedes sería que ninguna de ellas sugiera adelante con su embarazo".

"Claro que es un debate ideológico" espetó en su respuesta Beatriz Gimeno, portavoz de Unidas Podemos, quien recriminó a la ponente que si tanto les importan los embarazos, deberían haber prestado su apoyo a la proporción que UP presentó hace un par de semanas en apoyo de la familias monoparentales, de las cuales un 90% están formadas por mujeres, entre las que se pueden encontrar las adolescentes. "Esa proposición tenía muchas más medidas" que las propuestas por Vox y era de "más largo alcance".

Gimeno también afeó a Vox que intentara crear alarma con un tema tan sensible y desmintió que se tratara de una realidad cada vez más frecuente, sino por el contrario, que la incidencia de este tipo de embarazos habían disminuido en cuatro puntos en los últimos años. "Están tratando de crear un problema que es mentira", afirmó Gimeno y añadió que "las madres adolescentes necesitan muchos recursos y no sólo en el colegio". 

En esta misma línea se expresaron los otros partidos del espectro de la izquierda. PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos calificaron la propuesta como "desacertada", "innecesaria", "ideológica" e "infumable".

La diputada del PSOE reprochó a la representante de la ultraderecha no haber siquiera mirado la legislación existente al respecto antes de redactar la PNL, que calificó de "desastre" y que sólo fue algo enderezada por las enmiendas introducidas por PP y Ciudadanos. "Este marco normativo ya existe", afirmó y acto seguido pasó al listar una ristra de normas que ya protegen a las adolescentes en dichas circunstancias. "Ya contamos con un arsenal de recursos que precisan de mayor dotación y voluntad", afirmó.

Al final, la propocición salió aprobada con los votos de Vox, Partido Popular y Ciudadanos.

Garantizar el "derecho efectivo" al aborto

La propuesta de Unidad Podemos no iba encaminada a garantizar el derecho al aborto, que ya está ampliamente recogido en la legislación, sino a que la Asamblea de Madrid garantice que las mujeres que acuden a la clínicas de interrupción voluntaria del embarazo puedan ejercitar este derecho en condiciones que garanticen su intimidad, su seguridad, que se respete su decisión, así como su derecho a la libre circulación, sin ser objeto de coacciones ni de información fraudulenta. 

El texto, presentado por la diputada Beatriz Gimeno, insta al Gobierno de Madrid a que se persone de oficio a denunciar los casos de coacciones hacia mujeres que acuden a interrumpir el embarazo en las clínicas habilitadas, que actúe contra el reparto de información falsa sobre los efectos de dicha práctica y que asegure que las interrupciones del embarazo se puedan realizar en la sanidad pública, tal como estipula la ley de salud sexual y reproductiva, y no en clínicas privadas, tal como se realiza en la actualidad.

Según un estudio realizado por 62 organizaciones integradas en la plataforma Pro Derechos, unas 8.000 mujeres han sido hostigadas a las puertas de las clínicas cuando iban a abortar por grupos ultracatólicos que organizan campañas a nivel internacional. 

Entre estas acosadoras se encuentra la diputada de Vox Gador Joya, que desde hace unos años instala una ambulancia a las puertas de las clínicas para realizar ecografías a las mujeres que acuden a abortar, como forma de disuasión. Además muchas han recibido insultos, se han sentido increpadas han recibido amenazas, información falsa (como que el aborto incrementa el riesgo de cáncer de mama) y manifiestan sentirse atemorizadas y violada su intimidad. 

De nada sirvió que la representante de Ciudadanos (grupo que apoyó la propuesta) comenzara su alocución afirmando que  el aborto es "hoy una cuestión superada por la sociedad española que cuenta con una ley que regula la interrupción del embarazo" y que los grupos se abstuvieran de iniciar un debate partidista "del pasado" que no sirve a los madrileños. Dicho y hecho. 

El fuego por la derecha lo abrió la representante del Partido Popular, que arrancó afirmando que "esta PNL es un ejercicio de doble moral e hipocresía que va dirigido a restringir el derechos de manifestación e información" y afirmó que la única intención de la propuesta "es favorecer a unas clínicas privadas". Arremetió contra los datos sobre el acoso de mujeres y afirmó que la plataforma que los elaboró es un plataforma con intereses políticos y económicos, y acusó a Unidas Podemos de beneficiar a las clínicas privadas de interrupción del embarazo, a pesar de que la formación morada exige en su PNL que las mujeres puedan abortar en la sanidad pública.

"El aborto es un asunto moral, de conciencia, que por cierto históricamente se ha intentado usar en contra de este grupo", afirmó la representante del PP. Un grupo  "que no se somete al pensamiento único, antiliberal de la cultura de la  muerte que la izquierda quiere imponer".  "Este grupo, como defensor de la vida, no puede apoyarla esta PNL que es el colmo de la hipocresía del apoyo a negocios privados de amiguetes", cerró la representante Popular.

 La representante de Vox centró su tiro en Beatriz Gimeno, a quien intentó desacreditar exhibiendo frases y posturas que demostraban, según ella, su doble moral. "Existe el derecho a la vida", espetó Joya"y es el que ustedes se quieren cargar".  "Pretenden criminalizar a todos los que dicen la verdad, porque temen que se "acabe con sus chiringuitos", espetó durante el debate.

"Lecciones de restringir la libertad de expresión y de apoyar el derecho a protesta de quien aprobó la ley mordaza en este país, ninguna", arrancó enérgica la diputada socialistas Lorena Morales en respuesta a la representate de Vox. "El aborto es un derecho conquistado por el movimiento feminista con muchísimo esfuerzo y no un fracaso como hemos tenido que escuchar en esta cámara", afirmó. 

"Estamos asistiendo a un debate bochornoso, en el que una señora que se permite el lujo de insultar a otras, de acosar otras [en referencia a la representante de Vox], imponiéndoles su propia moral (...) se atribuye el derecho de decir que nosotras estamos contra la vida", afirmó la diputada de Más Madrid.

"La Constitución, que ustedes parecen no conocer, dice que debe garantizare los derechos de las personas por los poderes públicos", añadió. "Estos debates debían estar superados en el siglo XXI. Cuando una mujer decide abortar, un momento de máxima vulnerabilidad, lo que tendrían que hacer es callarse y los poderes públicos lo que tenemos que hacer es acompañarlas y dotarlas de medios sanitarios suficientes", añadió la diputada de Más Madrid.

Finalmente, la proposición fue tomada en consideración con 86 votos favorables (los de PSOE, Unidas Podemos, Más Madrid y Ciudadanos) y con 42 en contra (de Partido Popular y Vox).