Público
Público

La quinta ola y otras patologías desatendidas por centros de salud colapsados saturan los hospitales

Los hospitales están bajo mínimos porque la explosión de contagios ha coincidido con las vacaciones de los sanitarios. La situación de las UCI en Catalunya ya es muy "preocupante" y las Urgencias de algunos hospitales están desbordadas: "Si Atención Primaria se deteriora, las Urgencias revientan".

Un miembro del personal sanitario del Area de Vigiláncia Intensiva y de la Sala de hospitalización del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona.
Un miembro del personal sanitario del Area de Vigiláncia Intensiva y de la Sala de hospitalización del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona. Francisco Avia Hospital Clínic / FOTO CEDIDA. EFE

Cada ola de la pandemia afecta de forma diferente a las hospitales. En la quinta, las vacunas están frenando los ingresos hospitalarios y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), aunque irremediablemente empiecen a subir los pacientes que requieren estos cuidados por la covid-19. Pero a esto se suma ahora que las Urgencias están teniendo que atender patologías que normalmente se resuelven en la Atención Primaria, una de las muchas consecuencias del colapso de buena parte de los centros de salud por la falta de recursos. En las UCI la situación ya es muy grave en Catalunya y Álvaro Castellanos, presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva (Semicyuc), cree que aún tienen que pasar dos o tres semanas para que la ocupación empiece a bajar a nivel estatal.

Hay situaciones especialmente preocupantes en las Urgencias como las que viven varios hospitales madrileños por la "precariedad" permanente del sistema sanitario en la región. "Si Atención Primaria se deteriora, las Urgencias revientan", afirma Guillen del Barrio, enfermero del Hospital la Paz de Madrid y delegado sindical del Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS).

El sanitario explica a Público que en las Urgencias están atendiendo muchas patologías que normalmente se resuelven en Atención Primaria —se estima que en los centros de salud, antes del gran deterioro sufrido por la pandemia, se resolvía entre el 80% y el 90% de los problemas de salud de la población—. Del Barrio pone como ejemplo de estas patologías las infecciones de orina. "Lo habitual es ir al centro de salud y que se resuelva allí pero si a una persona le dan cita para dentro de dos semanas y se encuentra mal, acaba acudiendo al hospital", añade.

"A diferencia de otras olas, las atenciones por otras patologías que no son covid no están bajando"

Una facultativa del Hospital Universitario San Juan de Alicante confirma que allí está sucediendo lo mismo. La médica, que pide mantener el anonimato, explica que el volumen de atenciones por patologías normales es casi igual al que había antes de la pandemia pero, además, que al ser un hospital de costa suben las atenciones por las personas que veranean allí y que las atenciones por covid-19 están "en ascenso". "Todavía no tenemos muchas hospitalizaciones, pero asistencias sí. Es una sobrecarga muy importante porque, a diferencia de las otras olas, las patologías que no son covid no están bajando", señala a este medio.

Todo esto sucede con los hospitales bajo mínimos porque los sanitarios tienen las vacaciones en verano y, además, los médicos interinos residentes (MIR) este año se han incorporado el 16 de julio a los servicios, una fecha más tarde de lo habitual por el polémico proceso de adjudicación celebrado este 2021.

Con esto, en la Comunidad de Madrid hay varios hospitales en los que los pacientes ya tienen que esperar para poder ser asistidos en una cama. "Este miércoles por la mañana había 50 pacientes pendientes de cama en el Ramón y Cajal. En la Paz se ha vuelto a abrir una planta para pacientes covid —que YA había sido cerrada— y hay 15 pacientes para 13 camas. Pero en las zonas no covid, al empezar el día, ya había 12 de 15 camas ocupadas. En el hospital Clínico San Carlos hay salas con 20 pacientes de más", asegura Del Barrio con los datos que ha podido recopilar MATS. La saturación llega también a los Hospitales como el Infanta Sofía, Doce de Octubre y Puerta de Hierro. Según los mismos datos de sindicatos, algunas esperas para ingresar llegan a los tres días y el Hospital Infanta Sofía ya ha estado derivado hospitales a La Paz y al Ramón y Cajal.

Los cierres de camas también afectan y aquí llega el problema también a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). "El hospital Infanta Sofía tiene más de 60 camas de planta cerradas, y también dos de UCI. La Paz mantiene cerradas 225, que en agosto llegarán a ser 323 camas, un 25,5% de la capacidad del hospital. En el Ramón y Cajal se anunció el cierre de 183 camas de planta y 27 de cuidados críticos para el verano", denuncian desde MATS.

"No esperábamos volver a estos niveles de ocupación en las UCI"

Aunque la situación más grave en las UCI está en Catalunya: la ocupación de los pacientes covid ya alcanza el 37,8% frente al 12,9% que hay a nivel estatal, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. En la comunidad ya se tienen que retrasar operaciones y consultas.

Castellanos reconoce que la situación en esta comunidad es ya muy "preocupante" porque ha habido un aumento "prácticamente vertical" de los ingresos en las UCI. Pero no es la única región que tiene malos datos. En general todas están subiendo aunque Castilla y León también tienen una presión relativamente más importante, al igual que en Valencia. Son datos que el presidente de Semicyuc lamenta porque reconoce que no se los esperaba: "Ha sido una sorpresa. Tiene una explicación muy clara que tienen que ver con una desescalada en un contexto de vacunación del 50% de la población, de viajes de fin de curso, celebraciones, verano y con la variante delta".

"Nos espera un agosto muy duro"

Como ocurre con el resto de servicios, los profesionales de las UCI también están de vacaciones y la presión general influye en todas las áreas. Son bastantes menos y la única manera de apoyar a las plantas es moviendo personal de otros servicios. El único dato positivo es que está bajando el tiempo medio de permanencia en las UCI de algunos de los pacientes covid. Castellanos concreta que la mayoría de pacientes tienen una edad entre 30 y 50 años —más varones que mujeres, se observa como factor de riesgo en u 30% de ellos la obesidad y son principalmente no vacunados—. Los pacientes más mayores necesitan intubación y ventilación mecánica y para ellos el tiempo en las UCI sigue siendo de tres semanas como mínimo, pero buena parte de los pacientes más jóvenes —hasta los 40 años— no requieren ventilación mecánica y en ellos el tiempo puede llegar a disminuir a una semana. "En Catalunya ya va a tardar en normalizarse porque el número es muy elevado pero en las otras esperamos que el porcentaje empiece a disminuir en dos o tres semanas", explica.

El crecimiento de los contagios se está ralentizando desde este martes, pero aún queda mucho camino para controlar la transmisión del virus. Por esto, los sanitarios también asumen "un verano muy duro", como reconoce la facultativa de Alicante. "No hay gente ni sustitutos y los veranos ya eran muy duros antes de la pandemia", lamenta. El presidente de Semicyuc, mirando al próximo mes, destaca que la evolución dependerá de las medidas que tomen las comunidades autónomas. Hay muchas que ya han adoptado restricciones severas pero hay algunas que están en riesgo medio y que aún ni siquiera han limitado el ocio nocturno. "Sobre el indicador de ocupación de las las UCI, no se debe esperar a llegar al riesgo alto —entre 15% y 25% de ocupación— porque los cálculos se siguen haciendo con las camas que se pueden habilitar y no con las estructurales. Hay que mirar las otras comunidades y anticiparse", pide el facultativo.

Más noticias