Público
Público

Racismo La versión de Ryanair sobre el incidente racista a bordo de uno de sus aviones: dice que actuó con "urgencia" y "seriedad" 

Todo ello pese a que los auxiliares de vuelo estaban presentes cuando un pasajero arremetió con graves insultos contra una mujer negra en un vuelo entre Barcelona y Londres, y cambiaron de sitio a la mujer. "Fue a petición de ella", asegura.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Imagen del hombre racista insultando a la mujer negra a bordo de un vuelo de Ryanair entre Barcelona y Londres. ARCHIVO

La aerolínea irlandesa Ryanair defendió su gestión del incidente racista protagonizado por un pasajero contra una mujer negra en un vuelo entre Barcelona y Londres Stansted, al asegurar que lo abordó con "la urgencia y seriedad apropiadas". Mientras, el pasajero filmado pidió disculpas por su comportamiento, pero afirmó que no es racista.

La compañía de bajo coste emitió un comunicado para "aclarar hechos" y evitar "más" informaciones "incorrectas o infundadas" en los medios, después de haber recibido críticas por este asunto, que está siendo investigado, recordó, por las policías española y británica.

El suceso ocurrió el pasado día 19 y fue grabado por un pasajero a bordo del avión, si bien Ryanair indicó que "sólo tuvo conocimiento" de la existencia de ese vídeo al día siguiente, "ya por la tarde".

Para entonces, el vídeo en cuestión se había difundido ampliamente en las redes sociales, generando una gran polémica no sólo por el abuso verbal en inglés que David Mesher dirige a Delsie Gayle, de 77 años, sino también por la reacción de la tripulación de cabina.

En el vídeo se escucha cómo los auxiliares de vuelo de Ryanair le piden al presunto agresor que no sea "grosero" y que se calme, mientras que otros pasajeros abogan por que lo expulsen inmediatamente del aparato que operaba el vuelo FR015, lo cual no sucedió.

"Ryanair informó inmediatamente sobre este vídeo, y sobre el abuso racista, a la Policía de Essex en el aeropuerto de Stansted a las 09.00 horas del domingo 21 de octubre. Entregamos una copia del vídeo a la Policía, y detalles relevantes de los dos pasajeros implicados", explicó la aerolínea, que no les nombra por cuestiones de "protección de datos" y para no "comprometer" la investigación.

Según Ryanair, "esta actuación inmediata" refuta las "afirmaciones falsas" que sostienen que no se dio una respuesta "rápida o apropiada a este vídeo".

La compañía también indicó que los tripulantes de cabina españoles "estaban al corriente" de que había una "discusión entre estos dos pasajeros durante el proceso de embarque", pero "no sabían, porque no estaban entonces presentes, que el pasajero dirigió comentarios racistas contra la pasajera".

Los auxiliares de vuelo no visionaron el contenido del vídeo hasta que alguien se lo mostró "después de aterrizar en Stansted", precisó Ryanair, al tiempo que subrayó que sus trabajadores "siguieron el procedimiento establecido" para abordar discusiones a bordo.

"En este caso -continuó-, la pasajera fue reubicada, a petición suya, en un asiento junto a su hija, quien también viajaba en ese vuelo (...) y tras constatar que los dos pasajeros dijeron que estaban bien se dio por zanjado el asunto".

En consecuencia, no se expulsó al presunto agresor y tampoco se informó al comandante del aparato o a los servicios de seguridad del aeropuerto de Barcelona, declaró Ryanair.

"De nuevo, queremos ofrecer nuestras más sinceras disculpas a esta pasajera por los inaceptables y lamentables comentarios que le hizo un pasajero adyacente, y creemos que tras informar inmediatamente a la Policía y disculparnos por escrito a esta cliente pronto el domingo por la mañana, Ryanair ha abordado este asunto con la urgencia y seriedad apropiadas", concluyó en la nota su director de comunicaciones, Robin Kiely.

"Yo no soy racista"

Mientras, el pasajero filmado pidió disculpas por su comportamiento, pero afirmó que no es racista. En declaraciones a la cadena de televisión británica ITV, David Mesher, quien reside en Birmingham (centro de Inglaterra), explicó que el abuso verbal dirigido contra Delsie Gayle, de 77 años, fue un "pequeño ataque de mal genio".

"Probablemente perdí un poco los nervios y le ordené que se levantara. No soy de ninguna manera una persona racista (...) Pido perdón por toda la angustia que le causé en ese momento y la que sufre desde entonces", dijo Mesher.

En la misma cadena, Delsie y su hija Carol, quien la acompañaba en aquel vuelo, rechazaron las disculpas del supuesto agresor: "Hay que olvidar y perdonar, pero me va a llevar mucho tiempo superar lo que él me ha hecho", dijo la víctima.

Aunque en el citado vídeo se escucha que Mesher le llama "fea negra cabrona", "fea vaca estúpida" y le dice que no le hable "en una lengua extranjera", éste permaneció en el avión, lo que ha generado indignación en la redes sociales y críticas hacia Ryanair. "Él dice que no fue racista, pero no hubiese dicho esas palabras si no fuese racista", agregó Carol Gayle.

Madre e hija mantuvieron durante la entrevista que la aerolínea irlandesa de bajo coste no se ha puesto aún en contacto con ellas, un extremo que ha sido rechazado por la compañía.

Más noticias en Política y Sociedad