Público
Público

Medidas en el comercio El Rastro de Madrid reabre este domingo entre críticas de los comerciantes por la organización y el aforo

Tras ocho meses de cierre, el famoso mercadillo vuelve hoy a las calles de la capital con la mitad de los puestos y un aforo limitado. "Los puestos nuevos no estaban señalizados correctamente, hay una numeración cada diez", han censurado comerciantes del mercadillo.

Foto de archivo donde el público acude a El Rastro, en la calle Ribera de Curtidores. - EFE
Foto de archivo donde el público acude a El Rastro, en la calle Ribera de Curtidores. Juan M. Espinosa / EFE

Agencias

Tras ocho meses sin abrir, el histórico mercadillo de El Rastro vuelve este domingo, 22 de noviembre, a las calles de La Latina con 500 puestos –la mitad del total– y un aforo máximo de 2.702 personas, que estará controlado por 150 agentes policiales y miembros de Protección Civil.

Han sido más de ocho meses de cierre desde que el pasado 12 de marzo se decretara su cierre y el del resto de mercadillos de la ciudad. Aunque el 20 de mayo se levantó la suspensión del funcionamiento de los mercadillos, de forma que cada distrito pudiera determinar las condiciones de reapertura, en el caso de El Rastro, un largo enfrentamiento entre los comerciantes de los puestos y la Junta de Distrito a cuenta de la ubicación de los tenderetes o el número de puestos, entre otras cuestiones, ha retrasado durante meses la vuelta del histórico mercado callejero.

"Para hacer efectiva la reapertura de El Rastro en condiciones de seguridad y salubridad para todos, se han mantenido un total de diez reuniones con representantes de vecinos, comerciantes y vendedores ambulantes autorizados, de la zona de El Rastro", asegura el Boletín Oficial del Ayuntamiento. En esas reuniones se realizaron seis propuestas de reapertura de El Rastro, siendo finalmente la propuesta enviada el 17 de octubre la acordada sumando las modificaciones del día 23 del mismo mes.

Desde este domingo, para garantizar el cumplimiento de todas las condiciones de seguridad e higiénico-sanitarias contra la covid-19 los puestos –que tendrán que disponer de geles debidamente autorizados para el público– se repartirán entre la plaza de Cascorro (81 puestos); calle Ribera de Curtidores (190); plaza del General Vara del Rey (82); plaza Campillo del Mundo Nuevo (120); calle Carlos Arniches, entre las calles Mira el Río Alta y Carnero (16 puestos), y Mira el Río Baja, entre las calles Mira el Río Alta y Carnero (11 puestos).

Además se instalará cinta de balizamiento a lo largo del borde de la calzada para separar el funcionamiento de El Rastro con el libre movimiento de peatones por la acera, y se pide evitar la manipulación de los productos expuestos por parte de los clientes.

Un total de 150 efectivos de Policía Municipal y voluntarios de Protección Civil velarán por el cumplimiento de los aforos y las normas, apoyados por drones para la vigilancia, según dice el Ayuntamiento. El propio alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha celebrado esta semana la reapertura de El Rastro, "un motivo de alegría" al poder recuperar "una de las grandes señas de identidad" de la capital.

Alejandro, apostado en el acceso de la plaza de Cascorro y contando las personas que entran a través de una aplicación, explica sobre las 10:00 horas que "de momento todo se está controlando bien". "Estamos desde las 9:00 haciendo el control del aforo y han pasado como unas mil personas por este tramo. Está muy fluida la zona, y nada, muy bien, de momento manteniendo las distancias", dice y añade que estarán hasta las 15:00 "más o menos" numerando a quienes entran y salen.

"Creo que la gente está deseando Rastro, han sido muchos meses y están deseando volvernos a ver"

A medida que ha avanzado la mañana, ha ido incrementándose la afluencia: "Pensaba que iba a ir peor y ya me he estrenado, así muy bien, hoy muy bien", comenta Maite en uno de los 81 puestos de Cascorro. "Creo que la gente está deseando Rastro, han sido muchos meses y están deseando volvernos a ver, así que espero que sea buena (la jornada)", añade Maite, después de ocho meses "jodidos" en los que ha habido "mucha lucha" con manifestaciones prácticamente todos los domingos.

Descontento de comerciantes y vecinos

Los vendedores y comerciantes han mostrado su disconformidad con el sistema de organización de los puestos, así como con el control del aforo. De este modo, en declaraciones a Europa Press, la vicepresidenta y portavoz de la asociación El Rastro Punto Es, Mayka Torralbo, ha manifestado su indignación con los "problemas" que se han encontrado al inicio de la mañana cuando iban a instalar sus tenderetes. 

"Los puestos nuevos no estaban señalizados correctamente, hay una numeración cada diez, con lo cual ha habido dificultades para encontrar nuestras ubicaciones actuales", ha señalado. Además, ha apuntado "la mala señalización" de la colocación de estos, que en algunos casos se situaba sobre alcorques, en otros "las medidas no estaban adecuadas" al tamaño del puesto, e incluso se encontraban sobre la acera en lugar de estar en la calzada.

"Ha habido dificultades para encontrar nuestras ubicaciones actuales"

Respecto al aforo y su control, Torralbo ha subrayado que se han encontrado con la prohibición de acceso desde la plaza de Cascorro hacia Rivera de Curtidores "sin que hubiese cartelería o señalización en la que se desviara a los clientes", algo que "no estaba previsto" en el proyecto de reapertura. "Teníamos un acuerdo donde el eje Cascorro con Curtidores era continuado. Tienen que tener un control del número de visitantes que entra en cada zona, pero en ningún caso se habló del que estaba prohibido el paso", ha recalcado.

En este sentido, ha puntualizado que desconocen el criterio de la Policía Municipal para controlar el acceso al Rastro ya que dependiendo de la zona a la que se quiera entrar "funciona de una manera u otra" y ha apuntado que han trasladado sus quejas a los agentes, quienes le han contestado que el sistema "es el que tenían previsto".

Ana, desde su puesto colindante con la calle de las Amazonas, rememora que un domingo cualquiera "tendríamos unos 100.000 visitantes", y también se queja de que "no se ha cumplido" lo pactado. "Nos han encerrado con unas vallas y nos han hecho un corralito, con el que el público no puede circular de continuo", explica. El perjuicio es "para todos", porque "no se puede circular libremente". "Cualquiera que venga aquí, a los dos minutos se ha cansado de que le mareen, y coge y se marcha a su casa", declara.

"Cualquiera que venga aquí, a los dos minutos se ha cansado de que le mareen, y coge y se marcha a su casa"

Vecinos de la zona también han volcado en Twitter su malestar, y el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha utilizado la misma red para señalar que es una alegría que haya regresado el mercadillo para todos los madrileños. "Disfrutémoslo, pero con responsabilidad", ha pedido.

Geolocalización y drones

Respecto al sistema de geolocalización para ubicar los puestos a través de Internet, Torralbo no lo ha considerado efectivo ya que requiere conocer el antiguo o el nuevo número identificativo del puesto, información que muchos clientes desconocen y que ha provocado que estos tengan que buscar por el mercadillo ya que "todos" los tenderetes han sido "movidos de las ubicaciones anteriores".

Por su parte, el Ayuntamiento también mencionó el empleo de drones para controlar la afluencia en el recorrido del Rastro, sin embargo los vendedores han manifestado su desconocimiento respecto a si se han usado, y han sugerido que pueda ser "propaganda".

Presencia de representantes públicos

Durante la mañana, se han acercado a la plaza de Cascorro políticos de la oposición del Ayuntamiento de Madrid como la portavoz de Más Madrid en el Consistorio, Rita Maestre, junto a la concejal de este partido Marta Higueras, o el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero.

Desde la asociación El Rastro Punto Es, han agradecido su presencia y especialmente la de Más Madrid por propuestas en los plenos, aunque han sugerido que quizás estuviesen allí para "vender que son artífices de que El Rastro haya abierto" y ha remarcado que "los únicos responsables" de este hecho son los propios vendedores y comerciantes tras ocho meses "pasando muchas miserias".

Torralbo ha sostenido su deseo de que estas quejas sean recibidas por el Consistorio de la capital para que el próximo domingo se encuentren "soluciones y no más problemas", y ha apelado a la "voluntad política".

Más noticias de Política y Sociedad