Público
Público

Los recortes de Feijóo dejan a institutos rurales sin Latín, Física e Historia del Arte, claves para la nota de EBAU

Son asignaturas troncales optativas que puntúan para el acceso a la Universidad, pero que no van a poder cursarse porque la Xunta está prohibiéndolo si hay menos de cinco alumnos matriculados en ellas y aunque exista profesorado disponible en los centros.

El IES de Melide, en A Coruña, uno de los colegios afectados.
El IES de Melide, en A Coruña, uno de los colegios afectados.

La Xunta de Galicia ha denegado a varios institutos de enseñanza secundaria (IES) de municipios rurales de la comunidad la posibilidad de que puedan impartir presencialmente a sus estudiantes materias como Latín, Dibujo Técnico, Física, Historia del Arte, Griego y Francés, si no hay al menos cinco alumnos matriculados en ellas y aunque exista en el centro profesorado disponible y dispuesto a hacerlo.

Son asignaturas optativas de segundo curso de Bachillerato que puntúan en el examen de acceso a la universidad (la EBAU) para poder realizar después grados como Derecho, Historia, Física, Matemáticas, Filología, etcétera. Según la Confederación Intersindical Galega (CIG), los alumnos a los que se les prive de la posibilidad de cursarlas lo tendrán más difícil para acceder después a la carrera universitaria relacionada con ellas en la que deseen matricularse, lo que representa, a juicio del sindicato, una evidente discriminación.

Los centros afectados son institutos de municipios rurales como Melide (A Coruña), Cangas (Pontedra), Chantada y Becerrá (Lugo). Es en las zonas rurales, según los sindicatos y la oposición gallega, donde la Xunta más recorta para ahorrarse profesores, forzar a los alumnos a irse a institutos de otros pueblos más grandes, y, así, vaciar los centros pequeños y poder cerrarlos, mientras aumenta el presupuesto que destina a los colegios e institutos privados concertados.

La Xunta, por su parte, sostiene que la medida "no tiene que ver con los recursos existentes" y que "no es una novedad", ya que mantiene los mismos criterios de años anteriores sobre el mínimo de alumnos exigido para impartir una asignatura, y que el sistema ofrece la posibilidad de que los estudiantes cursen la materia deseada en otro centro o por vía telemática.

El sistema educativo gallego oferta a los chicos y chicas matriculadas en segundo de Bachillerato un itinerario dividido en cuatro ramas (Ciencias, Artes, Humanidades y Ciencias Sociales) que consta de asignaturas troncales generales, asignaturas troncales de opción de las que deben elegir dos, y asignaturas específicas de las que deben elegir entre dos y tres, incluyendo una materia del bloque de las troncales que no hayan cursado.

El Diario Oficial de Galicia publicó el pasado 30 de junio una resolución de la Consellería de Educación que, como en años anteriores, establece "con carácter general" un mínimo de cinco estudiantes para las asignaturas troncales generales tanto en institutos urbanos como rurales, y de diez en el ámbito urbano y cinco en el rural cuando las asignaturas troncales se cursen como opción dentro del bloque de las materias específicas optativas.

Según la CIG, la Xunta permitía hasta ahora que los institutos que lo solicitaran pudieran ofertar esas asignaturas con carácter excepcional, tal y como recoge la ley, aun habiendo menos de cinco alumnos inscritos, cuando los centros dispusieran de profesorado con disponibilidad horaria. La inspección educativa, sin embargo, está informando a los IES de las zonas rurales que este año no van a aprobar sus solicitudes.

"Esto provoca una clara discriminación para el alumnado que se ve obligado a escoger materias en las que no tiene interés o a matricularse de las de su modalidad a distancia", explica la CIG.

El sindicato recuerda que son asignaturas que los estudiantes quieren cursar "porque ponderan para determinados grados universitarios", y advierte de que la Xunta también planea limitar las asignaturas a impartir en ciudades como A Coruña y Lugo, en una tendencia destinada "a ver cada vez más reducida la demanda de determinadas especialidades".

Por eso, reclaman a la Xunta que permita cursar siempre las asignaturas troncales con independencia del número de alumnos y del profesorado del centro, "cubriendo todas las necesidades".

"Esto no es una novedad", aseguran fuentes de la Consellería de Cultura, Educación e Universidades, que aseguran que este curso se han mantenido "los mismos criterios" de ejercicios anteriores. "Se trata de unas instrucciones de organización que también se hacen en otras comunidades autónomas, incluso con criterios más estrictos (con mínimos de hasta quince alumnos). Por lo tanto, no tiene que ver con los recursos existentes", indican.

"Además de tener criterios diferenciados para el rural y las zonas urbanas, con el objetivo de facilitar la creación de grupos en la primera, la inspección educativa analiza caso a caso para ver la posibilidad o no de implantar esa materias, incluso haciendo excepciones", añaden fuentes del departamento de Educación, que dirige el conselleiro Román Rodríguez, que sin embargo no han expuesto su versión frente al argumento de la CIG de que este año no se está haciendo ninguna de las excepciones que contempla la ley.

Los sindicatos y la oposición llevan años alertando del progresivo deterioro de la calidad de la enseñanza pública en Galicia, donde se han cerrado más del 10% de los centros educativos desde que Feijóo es presidente. Según Comisiones Obreras, este año se redujeron 116 unidades en educación infantil y primaria con respecto al curso anterior y otras 445 en secundaria.

Por su parte, la Federación de Asociacións de Nais e Pais de Galicia ha reclamado a la Xunta que mantenga los protocolos sanitarios contra la epidemia de covid, que establecían una distancia entre pupitres de 1,5 metros que la Xunta ha rebajado este año a 1,2 metros. Según la Federación, eso significa un aumento del número de alumnos por aula.

Las ANPAS reclaman a la Xunta de Galicia que mantenga los refuerzos de profesorado que hubo durante el curso pasado, así como las medidas y protocolos sanitarios. Desde la Federación Provincial de ANPAS reclaman que no se reduzca la distancia entre pupitres y que, en consecuencia, aumente la la ratio de alumnos por aula, ya que eso derivará en una nueva disminución del profesorado.

Más noticias