Público
Público

Refugiados Ayudar a refugiados en Lesbos y acabar acusado de tráfico de personas

Tres bomberos sevillanos podrían ser condenados a 10 años de cárcel "por cada persona que metieran en Grecia, pero no había balsa, ni refugiados, nada”, explica su abogado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez fueron arrestados por una fragata de la policía portuaria.

El juicio a los tres bomberos arrestados en enero de 2016 en Lesbos arranca el 7 de mayo. Todo se remonta a la crisis humanitaria que vivió la isla griega desde el verano de 2015 a la primavera de 2016 por el éxodo de sirios, afganos, iraquíes, paquistaníes, banglasdesíes que, a través del Egeo, huyeron de la guerra, Daesh y el convulso Oriente Medio. Unas 800.000 personas pasaron ese año por la isla, como escala hacia centro-Europa, en balsas, 30.000 ciertos días. Un número indeterminado se ahogó, siendo el cadáver del sirio-kurdo Aylan Kurdi, de 3 años, símbolo de la incuantificable tragedia. 

Para ayudar a minimizarla, bomberos de Sevilla crearon la ONG de profesionales del rescate Proem-Aid que desde diciembre de 2015 operó en la isla con profesionales de toda España que se relevaron cada quince días, a cargo de sus ingresos y jornadas de descanso. Hasta que la noche del 14 de enero de 2016, tres de ellos, Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique Rodríguez fueron arrestados por una fragata de la policía portuaria con dos daneses miembros de Team Humanity, en el barco de estos –pues el de los españoles estaba en reparación–, y retenidos 72 horas en comisaría acusados de tener la intención de traficar con personas.

La libertad llegó previo pago de una fianza de 5.000 euros por cada uno de los acusados. Desde entonces, ninguno de ellos ha vuelto a Lesbos, si bien la ONG siguió operando allí hasta que, por los efectos del pacto UE-Turquía, fijó puerto de rescate en Malta e impulsa operaciones de salvamento en el Mediterráneo central, frente a Libia. Ahora, cuando se conoce que el juicio en Mitilene, capital de Lesbos, empezará el lunes 7 de mayo, Público entrevista al abogado que les representará en la vista, el letrado griego Haris Pétsikos. 

El abogado Haris Petsikos en una imagen del documental Contramarea (2016) del director Carlos Escaño.

¿Cuánto durará el juicio fijado para el lunes 7 de mayo?

En principio un día, pero es pronto para asegurarlo. Veinte días antes sabremos cuántas vistas hay señaladas para esa fecha y qué orden tiene la nuestra. De manera que podremos prever si dará tiempo a concluir antes de las tres. En caso contrario, se continuaría el miércoles 9. El martes se atienden otro tipo de casos.

¿Cuál es la acusación que pesa sobre ellos? ¿Qué pena lleva aparejada?

La acusación que se les imputa es muy grave: “Tener la intención de introducir en Grecia a personas no autorizadas”. Tan grave que la condena aparejada llega a diez años por cada una de las personas que se pensara introducir. Ahora bien, es que la acusación es de tan alarmante vaguedad que ni especifica la cantidad de personas por la sencilla razón de que ni se encontró la balsa que buscaban. Ninguna prueba, nada. En los estados de derecho, como Grecia, los delitos van aparejados a hechos no a intenciones. La acusación es demasiado vaga y general. 

¿Será un juicio público?

Sí, abierto a ciudadanos y prensa, aunque sin grabación de vídeos, ni fotografías en la sala. Pero con traductor de español pues los acusados ni entienden, ni hablan griego. 

¿Citarán testigos? ¿Se preguntará a los propios bomberos?

El procedimiento será el siguiente: empezaremos con las pruebas documentales y la comparecencia de testigos y, antes de acabar, los acusados tendrán, de un lado, la oportunidad de hacer un alegato final con su versión de los hechos y, de otro, deberán contestar a las preguntas del juez. Les juzga uno profesional, no un jurado popular. Abogados y fiscal no podemos preguntar.

¿El fallo del tribunal cuánto tarda en conocerse?

Se sabe sobre la marcha, el mismo día en que el juicio acaba. 

¿Qué expectativa alberga sobre la resolución?

Yo tengo el convencimiento de que deberían ser declarados inocentes. La vaguedad de la acusación, el hecho de que sea tan general e imprecisa como para no consignar ni número de personas que se les acusa de tener intención de introducir en Grecia, porque no había ni balsa cuando los detuvieron, me lleva a creer que serán absueltos. Ahora bien, yo no soy el juez. 

¿Es obligado que los acusados estén físicamente en la vista?

Existe la doble posibilidad de que estén de forma presencial o deleguen su representación en un abogado, yo. Ahora bien, recomiendo venir. Es mejor por varios motivos: primero porque les da la oportunidad de explicarse, transmitir al juez qué y cómo ocurrió. Pero además, es un punto de confirmación de que no tienen qué ocultar, ni esconder, nada que temer. Volver a Lesbos, tras dos años, respalda que no hicieron nada malo. 

Desembarco de refugiados playa Lesbos. Foto de Carlos Escaño

Pero con comparecencia física y veredicto en el día, en caso de ser condenatorio, ¿cabría recurso? ¿Podrían volver a España mientras se tramita o tendrían que esperar en Grecia? ¿Cuánto? ¿Libres o con restricciones? ¿Incluso en prisión?

Para empezar, yo espero un veredicto de absolución, porque es lo justo. Así que esas circunstancias no llegarían a darse. En un plano teórico, una sentencia condenatoria, por supuesto, sería apelable a un tribunal superior, de tres magistrados. E incluiría, en el fallo, con qué medidas cautelares: si, entretanto, prisión o libertad. Cuando se decreta prisión, el recurso se resuelve antes, en atención al preso provisional, se da prioridad. Pero, en el caso de los bomberos españoles, al haber demostrado volviendo a Lesbos que no se refugian de nada en España, lo lógico sería que pudieran regresar a su país y al año siguiente vinieran otra vez a Mitilene, al juicio de apelación. 

¿Hay algún trámite de la Justicia o Administraciones españolas que pueda ayudar o, al contrario, está fuera de lugar y podría hasta ser contraproducente?

La Justicia española no tiene ningún papel que jugar en este procedimiento que sólo compete a la griega puesto que aquí ocurrió la detención y esos supuestos hechos que se les imputan. Ahora bien, lo que por supuesto yo he pedido y estamos recabando son todo tipo de documentos acreditativos españoles de quiénes son estos tres bomberos, profesión, su trabajo para la Administración española, galardones, premios, reconocimientos a labor de rescate y humanitaria... Todo cuanto evidencia su solvencia. 

Con los bomberos fueron detenidos dos daneses de Team Humanity a los que, a diferencia de ellos, se quitó el pasaporte meses ¿Cuál es su situación? ¿Serán juzgados a la vez? ¿Lo que les pase puede afectar a los españoles?

Tengo entendido que Salam, a quien se prohibió abandonar Lesbos, ya ha podido salir. Pero no sigo su situación al no ser su abogado. El juicio es para todos, daneses y españoles, el mismo día. Y aunque la situación de los bomberos es mejor porque la embarcación de rescate era de los daneses y su estatus en el acto imputado no es igual, mi impresión es que dado que la acusación es igualmente vaga y falta de fundamento, los veredictos deberán ser igualmente absolutorios para ambos grupos de acusados. 

¿Qué piensa de la declaración del Jefe de la Policía portuaria en Lesbos, Antonio Sofiadelis en el documental Contramarea diciendo que no tenían nada contra los bomberos y “sólo estuvieron en el lugar equivocado, en el momento equivocado”?

Pues que es exactamente lo mismo que yo pienso. 

Angela Hidalgo bombera de Proem-Aid atiende a niña refugiada en Lebsos.

¿Conoce las citaciones de tribunales marroquíes a la cooperante española Helena Maleno? ¿Cree, por el caso Proem-Aid o las sospechas vertidas por la UE sobre ONGs en el Mediterráneo central, que hay criminalización de la ayuda humanitaria?

El caso de esa española no lo conozco, pero el peligro de criminalización existe. Digamos que la situación depende de las policías de cada Estado. Pero hay que ser sincero en todo momento y, al menos, aquí en Lesbos, sabemos que algunos querían hacerse pasar por ONGs cuando estaban de algún modo implicadas en el tráfico. Con o sin dinero de por medio, algunos intentaban abusar de la ayuda humanitaria. No es, en absoluto, el caso de los bomberos. Pero no es tema de blanco/negro, sí/no. Ambas cosas son ciertas: el riesgo de criminalizar la ayuda y el de que los traficantes actúen disfrazados de ONGs. 

El menor éxodo en el Egeo ahora, la menor alarma, ¿puede beneficiar en el fallo o el juez será ajeno a ello?

Probablemente pueda influir que ahora haya muchas menos llegadas y casi todos los rescates en mar sean por barcos de Frontex. De hecho, en la vista, lo que habrá que poner bien en perspectiva es la dimensión, enorme, de la crisis humanitaria que vivimos esos días y que, justo los bomberos españoles, vinieron a ayudar a paliar. 

Rebecca Michaelides, creadora del Camp Fire, la hoguera donde de noche esperaban las balsas los voluntarios, le pidió que les defendiera cuando estaban arrestados. ¿Por qué aceptó? ¿Fue sólo trabajo? ¿Convicción ética? ¿Saber español y su relación con el país?

En efecto, una mezcla de todo eso. A ver, este no es un caso más, es un tema sensible, de gente particularmente entregada y generosa acusada de lo contrario de su trabajo. Pero además, sí, gracias a aquel 1996, en que hice un curso de carrera, en Barcelona, aprendí el idioma y trabé un vínculo indeleble con España: tengo grandes amigos de allí, me gustan mucho los españoles. Y los tres bomberos son ejemplo de lo mejor. 

¿Le pesa la responsabilidad de las penas de cárcel, de lo que pueda pasar?

Afrontar esa responsabilidad es parte de mi trabajo y lo hago, en muchos casos, que afectan a numerosos acusados. Ahora bien, aquí, sí que es verdad, que siento especial responsabilidad por la radical injusticia de acusar a tres personas que vinieron a salvar vidas de lo opuesto a lo que hacían: querer traficar con seres humanos. Siento la responsabilidad de saber que para ellos es moralmente muy importante que todo se aclare definitivamente. Que necesitan conseguir el fallo que sentencie que son completamente inocentes.

Más noticias en Política y Sociedad