Público
Público

Refugiados sin plaza en Madrid Arturo Valls se suma a las demandas contra Monasterio por otro 'loft' ilegal

El actor y presentador contrató al estudio de la líder madrileña de Vox en 2005 para convertir un local en vivienda sin licencia. Monasterio firmó algunos de los planos pese a no contar con el título de arquitecta y el inmueble sigue figurando como local comercial y no como residencia.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 15

Arturo Valls en la premiere de 'Perdiendo el Norte'. EFE

La sombra de los lofts ilegales proyectados por la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, sin contar con el título de arquitecta sigue extendiéndose denuncia tras denuncia. La última conocida, y ya van nueve, ha sido la del actor y presentador Arturo Valls, que ha demandado a Monasterio, según informa El País.

Valls ha interpuesto la denuncia este noviembre, según han confirmado al diario de Prisa el actor y sus representantes legales, que aseguran que el actor contrató a la portavoz de Vox en 2005 como arquitecta para reconvertir un local comercial en una vivienda, a pesar de que Monasterio no obtuvo el título de Arquitectura hasta 2009, por lo que habría vuelto a firmar una proyecto sin estar titulada.

Monasterio y su marido, Espinosa de los Monteros, también dirigente del partido ultraderechista, ofrecieron a Valls la posibilidad de convertir en vivienda un bajo del barrio de Lavapiés. "Era un viejo local comercial, pero le aseguraron, según el demandante, que se podía tramitar el cambio de uso a vivienda", asegura El País.

Se trata de una vivienda de 100 metros cuadrados, con baño, cocina y dormitorio que fue visado en 2005 en el Colegio Oficial de Arquitectos Técnicos y Aparejadores de Madrid, aunque a nombre de una colegiada que trabajaba en el estudio de Monasterio. Según documenta El País,  es la propia Monasterio quien firma "de puño y letra" dos de los planos, cuando todavía no era arquitecta. Valls comró el local ese mismo verano, tal y como consta en el Registro de la Propiedad, y empezaron las obras.

“En pleno Rastro de Madrid encontramos un local en pésimo estado, repleto de estanterías y de objetos almacenados que no permitían ni apreciar el espacio. Se demolió toda la tabiquería, se abrió al patio antes existente y se tramitó el cambio de uso a vivienda. El resultado es un espacio de vivienda fantástico y luminoso en el centro de Madrid”. Así decía el anuncio que Monasterio colocó en su página web, afirmando que el cambio de uso de comercial a residencia ya estaba hecho, aunque en realidad, las peticiones que realizó Monasterio al Ayuntamiento de Madrid fueron archivadas por desistimiento en 2008, 2011 y 2018. "Entretanto, como en proyectos anteriores, hizo la obra. En la actualidad, el inmueble sigue figurando oficialmente en el registro como local comercial-tienda", asegura El País.

Más noticias en Política y Sociedad