Público
Público

Renfe gasta 25 millones de euros al año en evitar y limpiar grafitis en sus trenes

El pasado año, unos 200.000 viajeros se vieron afectados por demoras por pintadas de grafitis en trenes en marcha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El coste de limpiar grafitis equivale a comprar tres cercanías.

Renfe afronta anualmente un gasto de 25 millones de euros para tratar de evitar y limpiar grafitis en su parque de trenes, según informó la compañía ferroviaria, que asegura que se trata de un coste que "pagan todos los ciudadanos con sus impuestos".

De este importe, unos 15,7 millones corresponden a lo que cuesta a la empresa limpiar los grafitis que se realizan en los trenes, mientras que los 10 millones restantes se destinan a medidas de vigilancia y seguridad para evitar que se realicen estos "actos vandálicos".

Renfe denuncia que este tipo de actos se han casi duplicado en la última década, que sólo el pasado año crecieron un 60% y siguen incrementándose este ejercicio. En los nueve primeros meses ya se han contabilizado 2.800 actos de este tipo.

Además del aumento del número de pintadas, la compañía indica que los grafiteros "son cada vez más violentos y en muchos casos actúan en grupos organizados" y que su actuación implica un riesgo no sólo para los viajeros, sino para el personal de Renfe, sus vigilantes e incluso los propios grafiteros.

"Ponen en riesgo su integridad física cuando atacan un tren en servicio al saltar las vías por las que puedan circular otros trenes", asegura la operadora.

Viajeros afectados

Asimismo, Renfe subraya los retrasos que causan en los trenes el hecho de que muchas de las pintadas se realicen en trenes en servicio. En concreto, estima que el pasado año unos 200.000 viajeros se vieron afectados por demoras por pintadas de grafitis en trenes en marcha.

"Además, un tren grafiteado debe ser limpiado inmediatamente, por lo que se tiene que retirar del servicio con el consecuente trastorno para la programación del servicio ferroviario", añade la compañía.

Según asegura, un tren debe quedarse en los talleres, sin dar servicio, hasta casi una semana para limpiar un grafiti, dado que los trabajos para su retirada son muy arduos, por el tipo de pintura, que afecta a la chapa del tren, "es ácida y de secado rápido".

Renfe asegura denunciar todos estos tipos de actos ante la autoridad competente y asegura colaborar con todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. No obstante, también estima esencial la "concienciación e implicación de instituciones y ciudadanos para luchar contra estas acciones".

Más noticias en Política y Sociedad