Público
Público

Rescate de Julen El equipo de rescate de Julen inicia el encamisamiento de la galería vertical

La perforadora ha terminado de perfilar el pozo vertical en el que ayer se detectaron irregularidades que impedían su encamisado. Posteriormente, se han llevado a cabo los trabajos de limpieza del interior y ha comenzado a entubarse.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Continúan los trabajos del rescate de Julen, quien cayó a un profundo y estrecho pozo en la localidad de Totalán | EFE

El operativo de rescate de Julen cumple este miércoles diez días de trabajo sin descanso, día y noche, y sin dejar de afrontar los obstáculos que casi cada jornada van surgiendo en el entorno del pozo de Totalán (Málaga) donde cayó el pequeño el pasado día 13.

Los técnicos ya no aventuran plazos para el rescate del niño de dos años, mientras los operarios están perforando de nuevo el túnel vertical de 60 metros, paralelo al pozo, con el fin de solventar las irregularidades que ayer impidieron que pudiera entubarse más allá de 40 metros, el último contratiempo al que hacen frente.

La primera perforación se preveía que durase en torno a unas 15 horas y finalmente se prolongó durante 55 debido a la dureza del terreno, tras lo que debería haberse acometido el entubamiento entre cinco y seis horas y el relleno de tierra entre dos y tres horas, aunque ahora se desconoce cuánto durarán esas tareas.

Tras la eliminación de las discontinuidades halladas en las paredes de la galería vertical, que han motivado la retirada de 42 metros de tubería, éstas serán nuevamente introducidas y se “terminarán los 18 metros que quedan hasta la longitud de 60 metros”.

Asimismo, queda por acometer el recrecimiento de “los 12 metros supletorios” que servirán para crear una plataforma de seguridad y “el relleno posterior de tierra” para garantizar el trabajo de los equipos de rescate y “evitar desprendimientos”.

Una vez concluya la perforación, los operarios tratarán de revestirlo de nuevo para que pueda entrar por él la Brigada de Salvamento Minero al objeto de excavar en el fondo, y de forma manual, una galería horizontal de cuatro metros que conecte con el pozo donde se cree que está el pequeño, una tarea para la que se precisan unas 24 horas.

Los mineros bajarán por el túnel en una jaula creada para esta ocasión y trabajarán en la galería en condiciones extremas por la falta de espacio, luz y oxígeno, con herramientas manuales y la posibilidad de tener que hacer microvoladuras, según la dureza del material que vayan encontrando.

Más de trescientas personas, en turnos, día y noche, continúan los trabajos sin descanso, coordinados por el ingeniero de Caminos Ángel García, quien anoche, en su última comparecencia, afirmaba: "Cada vez sentimos que estamos más cerca de Julen" y asegura que se apuesta por la solución diseñada al principio tras “volver a perforar o reperfilar” el tubo de las paredes de la galería vertical.

Más noticias en Política y Sociedad