Público
Público

Rescate Julen, una semana de angustia

Los operativos de rescate tratan de sacar del pozo al menor de dos años, del que no se sabe si se encuentra con vida. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Efectivos que participan que el rescate de Julen, el menor de dos años atrapado en un pozo./EFE

Se cumplen seis días desde que Julen, de 2 años, cayó a un estrecho y profundo pozo en Totalán (Málaga), seis días de angustia para su familia y para el conjunto de la sociedad, que asiste en vilo a una operación de rescate sin precedentes en España por su dificultad y envergadura.

Los días han pasado lentos y los avances en las tareas de rescate parecen enquistados, pese a que las últimas informaciones apuntan a que el menor podría ser rescatado en las próximas horas. Desde que el pequeño se precipitó por el pozo –de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de longitud–y su familia dio aviso de lo ocurrido, se inició una carrera contrarreloj para sacar al niño que, pese al esfuerzo en turnos de 24 horas de más de un centenar de rescatistas, se ha encontrado con todo tipo de dificultades.

Una vez identificado el pozo, los operativos de rescate trataron de estudiar como adentrarse en el interior de la tierra para hallar al pequeño. Sin embargo, las labores se complicaron después de que la inestabilidad del terreno desembocara en un derrumbe de tierra. Un suceso que hizo saltar las alarmas y propició que las autoridades comenzaran a trabajar con el tiempo en contra.

El derrumbe añadió nuevas tareas previas a la perforación del terreno. Y es que, las fuerzas de rescate tuvieron que colocar una funda metálica para evitar desprendimientos. No obstante, las esperanzas de que Julen siguiera con vida no se disiparon, en tanto que el presidente de la Federación Andaluza de Espeleología, José Antonio Berrocal, explicó a los medios que ya se han efectuado rescates parecidos en los que se han sacado con vida a personas que llevaban atrapadas diez días.

Las retroescavadoras haciendo el rebaje de terreno necesario para iniciar la perforación de los túneles de acceso al pozo donde cayó Julen el pasado domingo. /EFE

Una roca paraliza el rescate

"El equipo trabajará hasta resolver este problema"

Los expertos ya anunciaron cual era el principal problema: una roca. “El problema es que hay un tapón de piedra sobre el pequeño Julen y, si ese tapón es de barro y de agua, puede ser hermético”, aseguraban a los medios. Un obstáculo con el que finalmente se ha topado la maquina perforadora este domingo, después de largas horas trabajo.

Con más de la mitad del túnel excavado, la maquinaría se topó con una roca que añade más trabas al rescate del menor de dos años, del cual se desconoce su estado de salud. "El equipo trabajará hasta resolver este problema", informaba, para señalar que "ante la falta de estudios previos del suelo cualquier incidencia se convierte en un retraso".

Un todoterreno del operativo, volcado

Por si fuera poco, este mismo domingo un tododoterreno de la Guardia Civil del operativo de rescate de Julen volcó en la carretera de acceso a la localidad, aunque aparentemente sus dos ocupantes no sufrieron lesiones de importancia. Los efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas del instituto armado, desplazados desde hace una semana al lugar de los hechos, pudieron salir por sí solos del vehículo, que ha quedado volcado en la calzada de la vía que comunica Rincón de la Victoria con Totalán.

Tras el accidente, los dos agentes fueron atendidos por un equipo sanitario y han participado incluso en la regulación del tráfico posterior al siniestro, según ha podido comprobar Efe, y, posteriormente, una grúa ha levantado y retirado el todoterreno de la carretera.

Un suceso, pese a no estar ligado de manera directa al rescate del pequeño, simboliza las dificultades que está habiendo para encontrar, por fin, la manera de adentrarse en el interior del pozo donde cayó hace casi una semana.

Un tododoterreno de la Guardia Civil del operativo de rescate de Julen ha volcado. EFE/Salvador Ruiz

Asimismo, según informó Telecinco, se ha encontrado otro pozo similar al que engulló a Julen a poco más de 10 kilómetros del lugar de los hechos. Se trata de un pozo ilegal de unos 35 centímetros de diámetro por el que podría caer un adulto, tal y como ha informado la cadena de Mediaset.

Más noticias en Política y Sociedad