Público
Público

Riesgos laborales El duro oficio de 'las kellys': el 70% toma fármacos para el dolor y la ansiedad

La excesiva carga de trabajo a la que se ven sometidas las camareras de piso se ve reflejada en que el una alto porcentaje sufre síntomas clínicos de ansiedad, carencia de horas de sueño y falta de energía. El 40% tiene síntomas de depresión, según un estudio de CCOO que denuncia las precarias condiciones y falta de prevención en salud laboral del sector.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4

Camareras de piso./Europa Press

Dolor muscular debido a lumbalgias, contracturas en hombros o brazos y manos y ansiedad. Son los problemas de salud laboral más habituales entre las camareras de piso de los hoteles, más conocidas en los últimos años como las kellys, las mujeres que limpian las habitaciones cada día. Un colectivo que se ha caracterizado por dar la batalla ante la precariedad laboral que sufren y que afecta, no sólo a sus reducidos salarios, sino también a su salud física y psicológica, ya que para hacer frente al estrés y el dolor, siete de cada diez acaban consumiendo fármacos que les ayuden a superar el día a día en el trabajo y en casa.

Según el sindicato CCOO, cada camarera de piso tiene mantener una media de entre 20 y 25 habitaciones por día, arrastrar pesados carros y apurar su tiempo de trabajo para ir al día de las exigencias de la empresa que, en muchas ocasiones, ni siquiera es el propio hotel que limpian, sino una empresa externa subcontratada.

Más del 71% de las camareras de piso toman habitualmente fármacos para el dolor, según un estudio de CCOO financiado por la Delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas que se ha presentado este jueves junto a la iniciativa "Tus derechos, la mejor medicina". El estudio ha sido realizado por el sindicato en seis ciudades españoles y recoge las conclusiones de seis grupos de discusión y 15 entrevistas en profundidad entre personal del sector, tanto camareras de piso como médicos del trabajo o servicios de prevención.

Informe CCOO camareras de piso

Según este informe, la excesiva carga de trabajo a la que se ven sometidas las camareras de piso se ve reflejada en que el 95,5% sufre síntomas clínicos de ansiedad, el 74% tiene problemas de concentración y el 82% falta de energía, el 70% afirma tener entre cuatro y siete zonas con dolor muscular, el 71,5% consume fármacos para el dolor muscular, el 73,2% duerme menos de ocho horas al día y el 9% menos de cinco, y el 40% presenta síntomas de ansiedad. "Te duele todo, es que te duele hasta el alma”, afirma una trabajadora anónima en el informe. “Me ha tocado medicarme cuatro o cinco días seguidos para poder aguantar el dolor y trabajar”, confesaba otra.

"Me tomaba 5 o 6 pastillas durante la jornada porque me daba energía”

Hernias, lumbalgias, ciáticas, síndrome del túnel carpiano, tendinitis, problemas de tensión, dolencias en las vías respiratorias debido a los productos de limpieza, unido a un envejecimiento acelerado, convierten su trabajo en un empleo de riesgo. Pero el problema se agrava todavía más, ya que suelen entrar en un espiral de insomnio junto a estrés y ansiedad por su sensación de no llegar nunca a los ratios marcados por la empresa. Según las entrevistas, esto suele derivar en un estrés crónico que se junta con el miedo  a ser sancionadas o despedidas. La depresión acaba siendo el resultado de la suma de todos estos factores que sólo pueden amortiguar a base de pastillas.

Policonsumo de fármacos sin prescripción médica

Pero las kellys no sólo se medican para mitigar el dolor. El informe ha revelado que es muy habitual el "policonsumo" de medicamentos, ya que toman unos para paliar los efectos de otro. Si para el dolor toman relajantes musculares, analgésicos o antinflamatorios; también recurren a los ansiolíticos para reducir el estrés y la ansiedad que sufren por las altas cargas de trabajo y los protectores gástricos que, por los efectos secundarios de los anteriores, se ven obligadas a tomar. “Llega la noche y, como no puedes dormir, te tomas un relajante. Después, por la mañana tienes que tomarte un estimulante para poder tirar", reconoce una de las entrevistadas en el informe. "Me tomaba 5 o 6 pastillas durante la jornada porque me daba energía”, asegura otra camarera de piso.

Uno de los mayores problemas es que la mayoría de ellas se media sin prescripción médica. “Si estás desesperada siempre hay alguien a la que se lo recetan y que te los va a pasar...”, explica otra empleada en las entrevistas del estudio. El "boca a boca" de unas compañeras a otras ocasiones que se proporcionan medicamentos entre ellas con un total desconocimiento sobre las interacciones entre los fármacos, de sus dosis o de la dependencia que pueden causar.

Falta de evaluación de riesgos 

Desde CCOO se critica la falta de evaluación de riesgos ergonómicos en el sector, ya que la vigilancia de la salud no es específica para el puesto, además de la ausencia de medidas preventivas y que los materiales empleados, como los pesados carros, el tamaño de las camas o el uso de líquidos nocivos hacen que las condiciones laborales empeoren.

Las causas del consumo son, entre otras, la ausencia de Equipos de Protección Individual en los centros y falta de formación sobre ellos para los factores físicos, mientras que entre los riesgos psicosociales se encuentran el aislamiento de trabajar en solitario, la pérdida de la unidad entre compañeras y el estrés.

Más noticias en Política y Sociedad