Público
Público

Sanidad Los médicos de Madrid, indignados con una campaña de la Consejería que les deja de "negligentes"

Los carteles, que pretenden concienciar sobre el uso responsable de los antibióticos, muestran a facultativos recentando medicamentos y en su puesto de trabajo mientras están distraídos. El sector tilda la acción de "ofensiva y denigrante".

Uno de los carteles de la campaña difundida por la Consejería de Sanidad | Pantuás
Uno de los carteles de la campaña difundida por la Consejería de Sanidad | Pantuás

Un médico recetando un antibiótico mientras lee el periódico u otro vestido con su bata recostado en su asiento y con los pies sobre la mesa. Son las ilustraciones difundidas por la Consejería de Sanidad de Madrid en los centros de salud que han indignado a los médicos de la Comunidad y con las que se pretendía concienciar sobre el uso adecuado de los antibióticos.

"Cualquier persona puede entender que se trata de una campaña agresiva y alejada de la realidad", ha dicho el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Miguel Ángel Sánchez Chillón, que también ha tildado los carteles de "ofensivos y denigrantes" para los médicos.

Del mismo modo, Sánchez Chillón ha aseverado que si se conoce algún problema que pueden tener los médicos de la Comunidad, es el que tiene que ver con presión asistencial y ha destacado que es de sobra conocida "la altísima calidad profesional" de los facultativos. Por este motivo, aunque el presidente del colegio entiende "que la intención es buena" tacha las imágenes de desafortunadas. Así, la institución ha solicitado la retirada de los carteles de los centros sanitarios en los que se han colocado.

Cartel que forma parte de la campaña | Pantuás

En la misma línea se ha expresado la Sociedad Madrileña de Médicos Generales y de Familia (SEMG), que ha emitido un comunicado en el que denuncian que la cartelería transmite una imagen de negligencia y desinterés en el trabajo diario de los profesionales de la Sanidad. En este sentido, su presidenta, Isabel Jimeno, opina que la campaña está "fuera de lugar" e insta a darle la vuelta al mensaje: "En lugar de poner que leemos el periódico podrían pintarnos como que no tenemos tiempo ni de levantarnos para ir al baño", denuncia.

Jimeno señala que "a nadie le ha gustado la campaña", por lo que no se trata de una "opinión sesgada, si no de un sentimiento claro", ya que, según relata, el sector siente que se le falta al respeto. A las quejas y peticiones de retirada se ha sumado también la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), que critican que se ponga "en tela de juicio" el buen hacer profesional de los médicos, por lo que piden una disculpa: "Entendemos que en ningún caso es la voluntad de esta Gerencia encrespar aún más los ánimos y menospreciar a sus profesionales", ha expresado a través de un comunicado la presidenta del Sector de Atención Primaria del sindicato, Alicia Martín López.

La campaña en cuestión fue encargada en 2015 por el Hospital Universitario La Paz y se enmarcó en el plan de uso responsable de los antibióticos del Ministerio de Sanidad. Fuentes de la Consejería explican que tras las muestras de malestar de los médicos, han decidido mantener la campaña únicamente a nivel profesional y retirarla de las zonas en las que sean visibles para los pacientes. Además, han explicado que la intención nunca ha sido "herir sensibilidades", si no concienciar de lo que es un problema internacional.

Igualmente, reconocen que estos carteles pueden generar dudas en los pacientes sobre si los médicos realizan bien su trabajo y que por eso ya se ha advertido a todos los centros, a través de una carta, de su retirada.

Sobre esta cuestión, el SEMG incide en que sea cual fuere el fin de la campaña, si mostrarla solo a nivel interno o también a los pacientes, consideran que es "bochornosa" la actuación de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria por permitir y colaborar en su difusión.

Además, el paso de la Consejería de retirar la campaña de cara a la galería, no deja de parecerle al presidente del Colegio de Médicos un "paño caliente" porque a los que ofende es a los profesionales sanitarios y son los que seguirán siendo los principales receptores de la misma.