Público
Público

Sanidad pública en Galicia El personal de Atención Primaria gallego, en pie de guerra contra la Xunta

La falta de contrataciones por parte del Sergas provoca colapsos en los centros de salud. La plantilla facultativa lleva más de un año reclamando un trabajo digno y estabilidad en el empleo para poder ofrecer calidad asistencial a los pacientes.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5

Centro de salud. E.P.

Atención Primaria está en pie de guerra contra el Servicio Galego de Saúde (SERGAS) desde finales de 2018 y sus reivindicaciones no dan fruto. Las contrataciones en Atención Primaria son insuficientes, lo que provoca sobrecarga de trabajo y que los centros de salud estén saturados. Los facultativos reclaman un empleo digno y estabilidad para poder ofrecer un servicio de calidad a los dolientes, pero de momento parece imposible.

La última huelga tuvo lugar en noviembre del 2018 y por el momento no hay llamadas del Sergas. Lo primero que denuncian los médicos es la poca planificación en los ambulatorios aún a sabiendas de las época de la gripe. El médico del centro de salud de Bueu (Pontevedra), Xoan Carlos Eiras, explica que además de atender sus pacientes, tiene que sustituir a sus compañeros. “No podemos estar de 8 a 3 de la tarde sin parar, eso para un profesor sería impensable”, comenta, “esto tiene que cambiar, los sistemas públicos sobreviven gracias a la Atención Primaria”.

El médico titular del centro de salud de Colmeiro (Vigo), Alberto García Pazos, informa que por parte de la Asociación de Facultativos de Galicia (Afeaga) la estrategia será distinta para este año y pondrán en marcha un movimiento de tipo transversal para conseguir “transformaciones reales”. “Tenemos una decepción grande”, comenta. “La falta de profesionales da lugar a que gran parte del año las plantillas no estén completas, con frecuencia atendemos entre 50 y hasta 60 pacientes por día”.

¿Cuánto dinero invierte la Xunta en Atención Primaria? El presupuesto en Sanidad para este año es de 4.109,6 euros, unos 95,5 millones más que en 2019. El 32% del presupuesto total, según informa la Xunta, va para la Atención Primaria, pero lo que no detallan es que en esa partida se incluye también el gasto farmacéutico de recetas. Además, no solo aquello generado por la Atención Primaria, sino también por la hospitalaria.

Como consecuencia, los médicos denuncian que el presupuesto destinado a Atención Primaria es solo de un 13,78%, “lejos de la cifra del 25% que la literatura científica recomienda para sistemas de salud eficientes”, recuerda Eiras. En la convocatoria de huelga, realizan diversas peticiones a la Xunta: recuperar la Xerencia de Atención Primaria en 3 meses; limitación de 30 citas por día; convocatoria de “todas” las vacantes y “todas las categorías” mediante la Oferta Pública de Emprego (OPE); cobertura del 100% de las ausencias; presupuesto específico hasta conseguir el 25% y una atención homogénea en todas las áreas sanitarias.

Este año, además, se esperan miles jubilaciones en el Sergas, algo que empeorará la situación actual. La tasa de reposición ha supuesto que, desde el inicio de la crisis y los primeros síntomas, de cada 10 jubilaciones se ha cubierto solo un puesto. Debido al colapso en los ambulatorios, los facultativos no pueden pararse apenas en los MIR. Además, Eiras recuerda que la Xunta destina más dinero a la atención hospitalaria y sostiene que “aquí se ve cual es la orientación del sistema, se vienen abajo los hospitales públicos y se montan hospitales privados”. Por ejemplo, para el área sanitaria de Vigo, en 2019 se han destinado 300 millones más a la atención especializada

Enfermeras en lucha

El equipo de enfermería también sale perjudicado de las carencias en Atención Primaria, ya que muchas veces no tienen médico al que dirigirse. “Tampoco hay continuidad para los pacientes”, cuenta Miriam Colombo, presidenta de la Asociación de Enfermeiras de Pontevedra (AENPO). Colombo trabaja en un centro de Atención Primaria e insiste en que la falta de médicos provoca que cada día los dolientes sean atendidos por distintos profesionales.

Movilización de enfermeras eventuales en un centro de salud gallego. © Eventuais en Loita

“Tenemos que localizar siempre a alguien”, explica la enfermera, ya que hay prácticas que necesitan ser revisadas por los médicos. Ella también forma parte de Enfermeras Eventuais en Loita, una iniciativa que surgió igualmente de la falta de estas profesionales en los hospitales públicos gallegos. La ratio de enfermeras por cada 1000 habitantes se sitúa en un 8,8 en la media europea; en España es de 6,5 y en Galicia es todavía menor, cifrada en 5,5, según informa la organización.

“Las enfermeras concatenamos muchos contratos, la Administración espera hasta el último momento para emplear”. Colombo asegura que “el Sergas espera para contratar el refuerzo de la noche hasta las 8 de la tarde” y que lo justo y eficaz sería que el personal fuese llamado para un mes entero y evitar así ausencias en cualquier categoría. La Xunta achaca a los puestos vacíos la escasez de candidatos, como ocurrió con el paritorio de Verín. El médico de Bueu lo resume: “La falta de médicos no es la causa del problema, se lo hemos explicado. Es la consecuencia de nuestras malas condiciones”.

Más noticias en Política y Sociedad