Público
Público

La indignación contra Ayuso se transforma en un encierro de sanitarios indefinido: "Hay un millón de madrileños sin médico"

Un nuevo encierro de médicos, ahora en el barrio de Manoteras, tiene como objetivo visibilizar la lucha contra la precariedad en la sanidad pública y forzar al Gobierno de la Comunidad Madrid a tomar medidas.

Trabajadores sanitarios durante un encierro indefinido de médicos y pediatras de Atención Primaria, en las dependencias de la Asociación Vecinal Manoteras, a 19 de enero de 2023, en Madrid (España).
Trabajadores sanitarios durante un encierro indefinido de médicos y pediatras de Atención Primaria, en las dependencias de la Asociación Vecinal Manoteras, a 19 de enero de 2023, en Madrid (España). Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

"¿Qué haría una peluquera en cinco minutos con un cliente? ¿O un carpintero? Pues eso mismo pienso yo sobre mi trabajo", clama una médica de familia presente en la nueva y original protesta de los médicos de Madrid para defender la sanidad pública. Ante el desgobierno, activismo social.

Aproximadamente un centenar de vecinos del madrileño barrio de Manoteras se han acercado a curiosear. Unos 25 facultativos, todos ataviados con sus batas blancas, han accedido al local Asociación Vecinal Manoteras dispuestos a encerrarse como forma de protesta simbólica con el fin de visibilizar la necesidad de una negociación con Isabel Díaz Ayuso y el Gobierno de la Comunidad de Madrid para desbloquear la huelga de médicos de cabecera y pediatras, que supera las seis semanas sin acuerdos ni acercamientos. 

Los vecinos de Manoteras se acercan al local donde los médicos de cabecera se han encerrado de forma indefinida.
Los vecinos de Manoteras se acercan al local donde los médicos de cabecera se han encerrado de forma indefinida. JOSE CARMONA

Berta Hidalgo, una médica de familia en un centro de salud en el Barrio de la Concepción, es una de las organizadoras de este novedosa jugada: "Tenemos cuadrantes para turnarnos. Hoy dormiremos unas siete personas aquí, pero irá variando. Haremos brainstormings para pensar formas de protesta y propuestas para la sanidad pública", relata a Público durante la inauguración del acto.

La caótica reforma diseñada por el Gobierno de Ayuso para las Urgencias extrahospitalarias, la falta de financiación de la Atención Primaria, la fuga de talentos ante los contratos laborales que se ofrecen en la capital y la falta de interés por parte del Ejecutivo de negociar con los huelguistas en busca de un acuerdo han provocado que los sanitarios se encierren hasta nuevo aviso. Como hicieron en la Consejería de Sanidad antes de Navidad, pero en un local donde nadie puede expulsarlos y desde donde pretenden construir un altavoz que conecte con la ciudadanía

"En un buen día atiendo 'solo' a 50 personas"

De este modo, un espacio de lucha y resistencia para los vecinos de Manoteras ahora estará ocupado por médicos, que rotarán para combinar la huelga, la cobertura de los servicios mínimos y el encierro. Un local que estará vivo y que se usará como punto de información para que la ciudadanía sepa qué está pasando en la sanidad pública. "Hemos limitado nuestra actividad aquí para que ellos se instalen", cuentan Antonio y Jose, dos vecinos que trasladan una nevera a una habitación donde los médicos se reunirán a diario para constuir alternativas que presentar a Isabel Díaz Ayuso para reformular la Atención Primaria.

"Es una iniciativa muy especial. Hay un millón de madrileños sin médico de familia o pediatra asignado. Cada vez les ve uno distinto y pueden beneficiarse de las cualidades de la Atención Primaria. Aquí va a haber siempre médicos para que la presidenta o el consejero de Sanidad vengan a negociar cuando ellos quieran. La población no entiende que no hayan estado en ninguna de las negociaciones", ha declarado Ángela Hernández, secretaria general de AMYTS, presente en el acto.

La sala de los espejos en el local vecinal de Manoteras donde los médicos dormirán durante su encierro indefinido.
La sala de los espejos en el local vecinal de Manoteras donde los médicos dormirán durante su encierro indefinido. JOSE CARMONA

Aún son más las dudas que las certezas. Solo saben que dormirán en la llamada Sala de los Espejos, que recuerda a las aulas de los gimnasios donde se practica spinning y yoga, sobre colchonetas y sacos de dormir. La idea es asentarse y el tiempo dirá qué sale de esta congregación promovida por la desesperación profesional.

"En mi centro, una médica se ha ido a trabajar a una tienda de ropa"

"En mi centro hay dos médicas jóvenes que lo han dejado. Una, después de dos meses, se ha ido al negocio de la estética. Otra, directamente, se ha ido a trabajar a una tienda de ropa. Son talentos que se pierden, inversiones en educación que no se reportan", asegura otra médica de un centro de salud de Pinto, que va a la huelga porque sus condiciones de trabajo hace tiempo dejaron de ser soportables: "En un buen día atiendo solo a 50 personas", sostiene.

Según el Comité de Huelga que pretende negociar con Ayuso y el Gobierno del PP, en el último año unos 280 profesionales recién formados han rechazado los contratos ofrecidos por la Consejería de Sanidad y desde noviembre de 2021 se han perdido 251 pediatras. De ahí que parte de las mejorsa que se demandan sean contractuales: contratos de larga duración y no de pocos meses para dar algo de estabilidad al mercado. 

Más noticias