Público
Público

Sanitarios a favor de las movilizaciones: "La idea de que celebrar el 8M al aire libre es de riesgo es falsa"

Hasta 13 sociedades científicas se posicionaron a favor de la prohibición de las movilizaciones en Madrid, pero médicos de Atención Primaria defienden los actos: "Las manifestaciones responden a la necesidad de luchar contra injusticias que infringen un daño sobre la salud".

Una activista participa junto a centenares de mujeres en una marcha por el Día Internacional de la Mujer este lunes en Santiago de Compostela.
Una activista participa junto a centenares de mujeres en una marcha por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora este 8-M en Santiago de Compostela..  EFE

La prohibición de la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid sobre las movilizaciones del 8M ha generado polémica en todos los ámbitos. La decisión del socialista José Manuel Franco ha sido cuestionada desde distintos grupos porque es la única región en la que se han cancelado las concentraciones y porque ya se han celebrado manifestaciones de todo tipo a lo largo de la pandemia. Entre los sanitarios también hay debate: mientras que hay sociedades científicas que apoyan esta prohibición, otros médicos defienden que se celebren estos actos.

Varios sanitarios de Atención Primaria publicaron este domingo el texto En defensa de la protesta (feminista) colectiva como elemento promotor de la salud, también en pandemia. Los médicos prepararon el texto en el que aseguran que no hay evidencia científica que muestre que las movilizaciones al aire libre conllevan un riesgo alto y consideran que la adhesión de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria (SoMaMFyC) a un documento de apoyo a la prohibición de reuniones es "desafortunada". 

Fue el viernes cuando 13 sociedades científicas publicaron un comunicado, que se envió a los medios de comunicación como "urgente", en el que apoyaban las prohibiciones de las "reuniones que excedan los límites de las recomendaciones vigentes" por "las actuales cifras de incidencia acumulada y la elevada ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de Madrid". Son sociedades estatales, aunque se posicionaron únicamente sobre la región madrileña. El texto era muy escueto y no lo firmó ninguna sociedad de salud pública.

Ante este documento se organizaron varios facultativos. "En grupos de sanitarios compartimos la sorpresa por el comunicado. Varios médicos escribimos el texto y lo difundimos entre estos grupos para que se adhirieran más sanitarios", explica Clara Benedicto, médica de familia que está entre el medio centenar de firmantes. 

En el texto se dan varios argumentos para defender las movilizaciones del 8M. En primer lugar, recuerdan que ya hay "información suficiente para saber que el riesgo no está en las actividades al aire libre que se realizan con distancia y con mascarilla". Es decir, que las concentraciones en las que se mantienen las medidas de seguridad no hay un riesgo alto de transmisión. "Asociar la idea de que celebrar el 8 de marzo en espacios al aire libre es de riesgo, en sí misma, es falsa. El derecho de manifestación y de reunión existe, incluso en tiempos de crisis. La responsabilidad de los gobiernos es velar y potenciar las medidas y condiciones para que estas reuniones pacíficas puedan tener lugar libremente, de manera segura y sin restricciones indebidas", sostienen en el texto.

Como ejemplo de que no hay evidencia científica sobre el riesgo hacen alusión las protestas por el Black Lives Matter en Estados Unidos y a un estudio que muestra que las diferencias sobre la incidencia entre los grupos comparados fueron "de muy pequeña magnitud". "La situación es diferente a marzo de 2020. Ya hay estudios sobre manifestaciones en las que ni había medidas de seguridad y no hay ningún dato científico que muestre que son peligrosas", añade Benedicto en conversación con Público.

En este sentido, en el texto se recuerda que los colectivos feministas del 8M no convocaron grandes movilizaciones y que organizaron actos "descentralizado actividades y cuidado aforos, entradas y salidas". De hecho, durante la jornada de este lunes se están celebrando concentraciones en diferentes puntos de España en los que se están manteniendo las medidas de seguridad. Los actos, además, siguen indicaciones que dieron varios profesionales a Público para celebrar movilizaciones con seguridad. El médico Javier Padilla, uno de los firmantes del comunicado, explicó ya entonces que es mejor que se celebren "muchas manifestaciones en sitios distintos", como había organizado el 8M en Madrid.

También recuerdan que se ha "guardado silencio" ante todas las manifestaciones y concentraciones previas que, en muchas ocasiones, se han celebrado sin medidas de seguridad. Una recopilación de este medio muestra las movilizaciones que se han realizado en Madrid durante el año de pandemia como las concentraciones de negacioncitas sin mascarillas, las movilizaciones contra la ley Celaá o marchas por la Sanidad Pública.

"En Madrid hay múltiples actividades multitudinarias en espacios cerrados y una política de incitación al turismo pese a las restricciones"

Benedicto añade que, más allá de estos argumentos, algo de lo que más llamó la atención entre este grupo fue el enfoque "simplista" del comunicado de las sociedades científicas. Lamenta que se limiten a hablar de "reuniones" equiparando manifestaciones con un evento futbolístico sin tener en cuenta las "implicaciones" de cada acto. En este punto en el texto se hace referencia a las declaraciones del director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Harvard, Ashish Jha, que afirmó hace ya meses que "no se puede establecer una equivalencia moral entre protestas y fiestas en la piscina o juegos deportivos". Con esto los facultativos recuerdan que en Madrid, mientras se hace esta prohibición, se realizan "múltiples actividades multitudinarias en espacios cerrados, se permiten aglomeraciones en espacios comerciales y el uso del interior de bares y restaurantes, y vemos una política de incitación al turismo a pesar de las restricciones".

Por último, Benedico lamenta que exista un "riesgo" de que el comunicado de las sociedades se utilice como argumento para cuestionar el derecho a la manifestación y reprocha "una visión muy estrecha de la salud". En el texto los médicos también apoyan que manifestarse por reivindicar los derechos de las mujeres, que han sufrido "desproporcionalmente" las consecuencias de la pandemia, también tiene que ver con la salud porque "responde a la necesidad de luchar contra injusticias que infringen un daño sobre la salud mayor a largo plazo". "Solo una situación de descontrol desaforado de la transmisión podría justificar un posicionamiento claro a favor de su restricción", concluyen.

Más noticias de Política y Sociedad