Público
Público

Sanitarios positivos por coronavirus España lidera la tasa de contagios entre sanitarios: 6.500, más del 13%

Catalunya y, sobre todo, Madrid son las regiones donde más positivos por covid-19 hay entre el personal sanitario, según Sanidad, aunque los sindicatos critican la opacidad en las cifras a nivel regional, sobre todo en Madrid. Apuntan a la falta de equipos de protección y al contagio entre los profesiones como el principal factor. "Dicen que es una guerra pero no nos dan armas", lamentan algunos trabajadores.

Entrada de las urgencias del hospital de La Paz de Madrid. - REUTERS
Entrada de las urgencias del hospital de La Paz de Madrid. - REUTERS

jairo vargas / beatriz asuar

La cifra total de profesionales sanitarios que han dado positivo por coronavirus en España era de 6.493 este miércoles, según los últimos datos facilitados por las comunidades autónomas al Ministerio de Sanidad. Esta cifra confirmada a Público muestra mil casos más de trabajadores infectados en un solo día.

Esto supone también un 13,6% del total de contagiados (47.610), una tasa bastante superior a la de Italia, que ronda el 8% con 3.559 casos positivos, según informaron la pasada semana los servicios sanitarios italianos y han apuntado fuentes institucionales españolas, aunque estos datos no se publican periódicamente. También es superior a la tasa de contagios entre sanitarios de China, que se sitúa en el 4% con 3.300 trabajadores de la salud con resultado positivo en los test de detección.

Los trabajadores sanitarios afectados por el virus en España aumentan cada día de forma significativa, sobre todo en Madrid, aunque los sindicatos sanitarios critican la "total opacidad" de datos procedentes de la Consejería de Sanidad madrileña. El miércoles eran 5.400 los casos positivos a nivel nacional, según anunció Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, un 38% más que el martes, cuando solo había 3.910.

Simón reconoció que era la mayor tasa de contagio entre personal sanitario a nivel europeo y lo achacaba, en parte, a la falta de equipos de protección individual (EPIs), que desde el primer momento de la epidemia han escaseado en los hospitales y centros de atención sanitaria, aunque los sindicatos también lo achacan al contagio entre los propios profesionales por la falta de pruebas de detección y la lentitud en la obtención de resultados en muchos casos.

Según Simón, las dificultades para adquirir este materia en los mercados internacionales ha sido notable, aunque esperan que la situación mejore en los próximos días, ya que el Ministerio de Sanidad ha anunciado la compra a China de 550 millones de mascarillas quirúrgicas, 5,5 millones de pruebas rápidas de coronavirus y 11 millones de guantes, entre otros materiales valorados en 432 millones de euros.

Sin protección ante el contagio

Pero mientras llegan los suministros chinos, las carencias en medios de protección son la tónica general en hospitales y centros de salud, según denuncian la totalidad de sindicatos consultados. Sobre todo en Madrid, donde el coronavirus está golpeando con mucha más intensidad que en el resto del país.

Unas carencias que han llevado a los tribunales a dar 24 horas de margen a la Consejería de Sanidad de Madrid para que provea a todos los centros sanitarios de la región de medios de protección como batas, mascarillas y gafas, así como contenedores de grandes residuos, tras la denuncia presentada por la Asociación de Médicos Titulados y Superiores de Madrid (AMYTS), sindicato mayoritario de médicos de la región.

Según datos facilitado este jueves por la Comunidad de Madrid, el pasado martes había 2.601 profesionales sanitarios afectados por el Covid-19. En concreto,  1.487 profesionales de enfermería y auxiliares, 685 médicos facultativos, 275 trabajadores de gestión y servicios y 154 de personal en formación. Aunque los sindicatos son recelosos de estas cifras por lo rápidamente cambiantes y porque, según datos de sus delegados en varios centros hospitalarios, el total tiene que ser mayor a la fuerza.

Este sindicato insiste en que la falta de equipos de protección, tanto en hospitales como centros de salud o personal de ambulancias, está diezmando las plantillas en unos momentos "vitales para contener la expansión y salvar vidas". Pero lamentan no poder ofrecer datos reales de cuántos médicos, personal de enfermería y otros profesionales sanitarios están de baja por el virus o por cuarentena, a la espera de los resultados de los test que confirmen si los trabajadores están o no infectados.

Desde CCOO coinciden en que no tienen datos de personal sanitario infectado o de baja por cuarentena a pesar de haberlos solicitado a la Consejería de Sanidad madrileña "hace dos semanas", e inciden en que la carencia "o directamente la ausencia" de EPI en algunos hospitales y centros de salud es flagrante y que las quejas de los trabajadores que se sienten desprotegidos "aumentan cada día".

También el sindicato CSIF ha anunciado que estudia "acciones jurídicas y centenares de denuncias ante la Inspección de Trabajo o incluso a la Fiscalía" por la falta de protección entre el personal sanitario y de residencias de ancianos. "Está provocando un gran número de bajas entre celadores, TCAEs y enfermeras, médicos y en general de todo el personal que trabaja en la Sanidad (mantenimiento, limpieza, administración) y que es necesario para el funcionamiento de los centros y la rebelión de algunos sanitarios, que se niegan a atender a pacientes infectados debido a la alta exposición al virus", señala este sindicato.

Los testimonios de trabajadores sanitarios de Madrid que CSIF ha facilitado a Público son demoledores. mascarillas sin el nivel adecuado de protección, que se usan durante varios días, batas impermeables que se calan, falta de gafas y miedo, estrés y hartazgo en muchos casos.

"Nos sentimos mal, no estamos seguros en nuestro trabajo, tenemos impotencia y ganas de llorar"

Una trabajadora del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, aislada en su casa desde hace más de una semana, asegura que "cuando comenzaron los primeros casos positivos en el país", en su planta comenzaron a llegar pacientes con problemas respiratorios y síntomas.  "Pedimos mascarillas quirúrjicas y nos las negaron porque no había. Estaban bajo llave y se da a dos personas por turno. Decían que no eran necesarias, que no había positivos ni peligro y que alarmábamos a la gente. A los dos días hubo positivos en la planta. Desde entonces comencé con síntomas y estoy aislada en casa, igual que muchos compañeros, algunos positivos", dice la trabajadora.

Hay varios testimonios de trabajadores de este hospital que repiten los mismos detalles. "No les importamos nada. Si me pongo yo mala contratarán a otra", lamenta una enfermera que dice haber trabajado con la misma mascarilla "durante una semana". "Nos sentimos mal, no estamos seguros en nuestro trabajo, tenemos impotencia y ganas de llorar. Que me aplauda la gente a las ocho de la tarde está bien, pero quiero que mis jefes me den medios para trabajar bien", insiste.

"Nos llaman héroes o soldados, pero no nos dan armas"

Otra de las principales quejas de los sanitarios es la falta de pruebas o la lentitud en obtener los resultados. "Hace unos 15 días que no trabajo porque di positivo en la prueba del coronavirus. Me siento impotente estando en casa porque ya no tengo síntomas, pero llevo una cuatro días esperando los resultados de la prueba", explica una facultativa del hospital Infanta Elena de Madrid.

Allí escasea el material desde que comenzó la emergencia sanitaria. "Nos dicen que somos héroes, guerreros o soldados, pero no nos dan armas. He tenido que atender a personas con mascarillas quirúrgicas. Nuestras compañeras - enfermeras, celadoras, limpiadoras - nunca han llegado a tener material de protección. El virus pasa de unas a otras", sentencia esta doctora.

"Cuando entras en el hospital asumes que te vas a contagiar porque no hay material que nos proteja a todos"

Esta médica explica a Público que desde la dirección de su centro le han dicho que se están retrasando los resultados de las pruebas por la saturación que hay en toda la Comunidad de Madrid. Como ella, muchas otras facultativas esperan conocer los resultados para volver a trabajar.

Varias fuentes sanitarias consultadas confirman a este diario que el tiempo de espera para conocer los resultados entre los trabajadores varía de un hospital a otro. "En cinco horas podría conocerse pero están tardando entre un día y dos, aunque hay casos de más días", explica una fuente sindical del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares.

Mientras la espera continúa hay facultativos que atienden telefónicamente a personas con síntomas leves para tranquilizar a los sospechosos de coronavirus y contener la presión de los hospitales. "Hacemos lo que podemos mientras estamos en casa pese a encontrarnos bien. Puede que estemos infectados o no, aunque cuando entras en el hospital asumes que te vas a contagiar porque no hay material que nos proteja a todos. Con uno que lo tenga, ya se expande", insiste la facultativa.

Tan sólo algunos delegados han conseguido datos parciales de bajas en sus centros. Fuentes sindicales del Hospital Clínico de Madrid apuntan que hay 454 trabajadores de baja y que 187 positivos han dado positivo.

En el del Alcalá de Henares confirman que hay 135 enfermeras y 95 auxiliares de baja, aunque no saben el número de positivos. "Faltan saber los médicos de baja, pero en urgencias hay 13 médicos facultativos de baja de 30 que son en plantilla", explica el delegado sindical del MATS.No se hacen test ni a los trabajadores q han estado en en contacto con positivos.

En el Hospital Universitario La Paz, los sindicatos aseguran que no ha faltado material ni personal desde el primer día y que "eso se ha notado en que la incidencia entre trabajadores es mucho menor", apunta Guillén del Barrio, delegado del MATS. Fuentes internas del hospital apuntan a público que Actualmente hay más de 400 profesionales en aislamiento domiciliario, menos de un 6% de los empleados del centro, una tasa inferior al de otros hospitales donde han faltado EPI y pruebas de detección.

La atención primaria, "abandonada"

Sin embargo, los sindicatos también apuntan a la gran desprotección entre los médicos y personal de la atención primaria, falta de pruebas y lentitud en los resultados. "Es un problema gravísimo. No sólo nos estamos exponiendo nosotros, sino que exponemos a pacientes que visitamos a domicilio sin la protección adecuada", sostiene Alicia Martín, responsable de Atención Primario de la AMYTS. "Los profesionales de atención primaria estamos abandonados ante un contagio seguro", denuncia esta doctora.

También lamenta la "ausencia total de datos" por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, pero incide en que "hay centros de salud que tienen a la mitad de la plantilla en casa" por haber dado positivo, "pero también porque esperan saber si lo son o, lo que es peor, médicos que están sin síntomas tras dar positivo y pasar la cuarentena y que se reincorporan sin saber si ya se han negativizado. Puede ser contagiosos todavía, pero no llegan los resultados de las pruebas", añade.

"Nos estamos quedando sin primera línea de defensa, sin personal sanitario. Si caemos notros caemos todos"

Según esta profesional, la atención primaria "es una gran línea de contención y también de seguimiento de pacientes asilados" en sus casas. "Nos estamos quedando sin primera línea de defensa, sin personal sanitario. Si caemos notros caemos todos", advierte.

Desde Comisiones Obreras aseguran a Público que la media de espera para este profesional sanitario es de siete a diez días, pese a que es la base para enfrentar la pandemia. Además, muchos de estos profesionales son los que se están ocupando ahora de los enfermos que llegan al hospital de campaña habilitado en Ifema. Martín, de AMYTS, coincide con estos tiempos y también denuncia que "fallos en la organización y protocolo" en los análisis realizados. 

Una enfermera de un centro de salud rural de un pueblo del norte de la Comunidad de Madrid ha pasado por esta espera. El sábado 14 presentó síntomas de coronavirus. Coincidió con varios compañeros del mismo centro. Todos se aislaron, pero en su caso los síntomas fueron leves. Ya no los tiene, está deseando incorporarse y se hizo la prueba hace ocho días. Hasta este miércoles no han llegado los resultados. Salud Laboral le dijo que era la media normal de espera. Hoy ha dado positivo, pero con tanto tiempo de diferencia puede que ya sea negativo. "Hoy me la voy a hacer. Dicen que esperan tener antes el resultado", alega a este medio.