Público
Público

Segunda ola de coronavirus El Hospital Gregorio Marañón deriva a enfermos de la covid-19 a la privada por "la carencia de personal sanitario"

El centro ha firmado un contrato de dos meses con la clínica Beata María Ana por más 860.000 euros. Las partes han acordado un coste de 626 euros por enfermo y día en el caso de los agudos y de 1.272 euros en el caso de los críticos.

Exterior del Hospital Gregorio Marañón. EFE/Javier Lizón
Exterior del Hospital Gregorio Marañón. EFE/Javier Lizón.

público

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón deriva a pacientes con la covid-19 a la sanidad privada. En concreto, el centro firmó un contrato con la clínica privada Beata María Ana para la externalización parcial de la atención a pacientes con coronavirus la semana del 21 de septiembre.

El director gerente del Marañón, Joseba Barroeta, justificó esta maniobra con el argumento de que el hospital se encontraba de nuevo en "una situación de alto riesgo por saturación". Contaba con 273 personas ingresadas en planta y 42 críticos en sus UCIs, según recoge la Cadena Ser. 

Este paso ha servido para "equilibrar la demanda asistencial derivada de la segunda ola de la pandemia, facilitando que el Hospital Gregorio Marañón continúe prestando atención, como centro de tercer nivel, a otras patologías médicas y quirúrgicas, especialmente las de mayor complejidad", según fuentes próximas a la Gerencia.

Explican que ha coincidido en el tiempo "la carencia del personal sanitario que pueda atenderles por el periodo vacacional" y la reforma de su hospital oncológico, lo que ha generado esta necesidad.

El contrato acuerda pagar un máximo de 867.480 euros por 20 camas adicionales

En total, el contrato acuerda pagar un máximo de 867.480 euros por 20 camas adicionales —17 de agudos y 3 de críticos— en las instalaciones de la clínica privada durante dos meses. Las partes han acordado un coste de 626 euros por enfermo y día en el caso de los agudos y de 1.272 euros por paciente y día en el caso de los críticos.

El equipo directivo del Marañón no ha concretado cuánto dinero se ha abonado hasta la fecha, pero sí que "esas camas se han mantenido ocupadas en todo momento por 51 pacientes".

El Marañón ha elegido al Beata María Ana "por criterios de solvencia técnica", y por "criterios de localización, por proximidad geográfica, al estar situado a menos de 100 metros de nuestro centro sanitario", explica un documento. 

Más noticias