Público
Público
Únete a nosotros

Sota El perro muerto por disparos de un guardia urbano iba a entrar en un proyecto social

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en defensa de los Animales llevaba siguiendo a Sota y a su propietario para incluirles en el proyecto "Mejores Amigos", que lleva a cabo en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 20

La perra asesinada por el agente de la Guardia Urbana se llamaba Sota | Pacma

El perro que el martes murió después de recibir un disparo de un agente de la Guardia Urbana de Barcelona estaba siendo evaluado, junto a su dueño, para entrar a formar parte de un proyecto social de ayudas.

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en defensa de los Animales (FAADA) llevaba siguiendo a Sota y a su propietario para incluirles en el proyecto "Mejores Amigos", que lleva a cabo la entidad en colaboración con los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona.

Desde FAADA, aseguran que "este trágico final, que ha llevado a la muerte de un animal por defender y proteger a su compañero, pone de relieve la falta de formación y manejo de los cuerpos policiales en general, y en este caso de la Guardia Urbana de Barcelona".

Según informa El Nacional.cat, los voluntarios de la fundación ya habían acordado con el dueño del perro las primeras atenciones veterinarias, que estaban programadas para la semana que viene.

Desde la FAADA, van a solicitar información oficial sobre la actuación llevada a cabo y paralelamente ya están investigando los hechos, contactando con los testigos que presenciaron la actuación para así efectuar las acciones correspondientes.

Por su parte, la Comisión de protección de los derechos de los animales del Colegio de la Abogacía de Barcelona (Icab) también ha pedido a la Guardia Urbana que investigue los hechos. En un comunicado, piden que se aclaraen las circunstancias de la muerte del animal después de que el cuerpo policial barcelonés haya dado "contradictorias versiones" sobre lo ocurrido.

Desde esta comisión reclaman que si se demuestra que se ha matado el perro sin una causa justificada supondría un delito contra los animales, tipificado en el artículo 377 del Código Penal, con abuso de autoridad, puesto que participó presuntamente un agente del citado cuerpo.

Más noticias en Política y Sociedad