Público
Público

Steve Coogan Una juez suaviza una sanción de tráfico al actor más popular de Reino Unido para que pueda seguir rodando

Steve Coogan alegó en el tribunal que si se le retiraban el carné de conducir tendría que cancelar el rodaje de su próxima serie. La decisión ha generado una gran polémica en el Reino Unido, por el trato de favor que reciben los famosos por parte de la justicia.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

El actor Steve Coogan, a su llegada a la gala de los premios del cine y televisión británica (Bafta, en sus siglas en ingles), el pasado febrero. REUTERS/Henry Nicholls

Desde que el actor británico Steve Coogan se metió por primera vez en la piel del excéntrico presentador Alan Partridge en 1994 en la sátira The Day Today de la BBC, este personaje creado por él mismo y que ha interpretado tanto en televisión como en el cine, no ha dejado de darle alegrías. Aunque fuera del Reino Unido es más conocido por títulos de la gran pantala como Philomena o El Gordo y el Flaco, en las islas Partridge es tan popular que su nombre se utiliza casi como sinónimo de Coogan.

A él le debe además seis premios de interpretación Bafta de la Academia de Cine y Televisión británica y desde este martes, haberse librado de una suspensión del permiso de conducir durante seis meses.

La ley establece que en casos como el suyo, que fue pillado por una cámara de tráfico conduciendo su Porche a 57 millas por hora en una zona cercana a su casa de Sussex restringida a 48, la penalización correspondiente es de tres puntos en el carné. En Reino Unido los puntos en vez de restarse, se suman, por lo que Coogan, que ya acumulaba otros nueve puntos por otros delitos anteriores, debería haber alcanzado los 12 que suponen la suspensión automática del carné de conducir durante al menos seis meses.

Pero Coogan se presentó ante el juez con el guión muy bien estudiado y, aunque abandonó la sala con tres nuevos puntos y una multa que supera los 900 euros, la suspensión impuesta ha sido de sólo dos meses. La noticia ha hecho estallar las redes sociales y ha convertido al actor y al hastag #stevecoogan en Trending Topic, con comentarios alusivos al trato de favor que reciben las celebrities por parte de la justicia.

Lo que Coogan ha sostenido ante la magistrada es que se encuentra en plena producción de una nueva temporada del show de Alan Partridge que se comenzará a rodar en octubre y en la que “básicamente conduzco por Gran Bretaña” porque eso es parte de lo que define a su personaje. Ha asegurado que ”no podría ponerlo en un tren porque no es quien es, parte de su carácter es que conduce” y que tampoco podían falsearlo porque tiene que ser él a quien se vea conducir y tiene que ser de verdad.

Por si esos no eran argumentos suficientes para convencer al tribunal, Coogan, que hace sólo dos meses ya tuvo que asistir a un curso de concienciación para conductores por otra pena anterior, ha sostenido que, como productor de la serie, su compañía había contratado a entre 15 y 20 personas que se quedarían en la calle si se cancelara el rodaje.

El actor británico Steeve Coogan en su papel del periodista Alan Partridge, al volante.

La magistrada Anna Schroeder ha asegurado que ese era el motivo por el que decidía reducirle la suspensión ya que la norma establece que cuando se alcanzan los 12 puntos la pena deber ser de seis meses “a menos que haya circunstancias atenuantes” y la descalificación a la persona cause dificultades excepcionales a ella misma o a sus dependientes.

Desde ROSPA, la Real Sociedad de Prevención de Accidentes, consideren la decisión del tribunal “decepcionante” y recuerden que “los conductores, sean quienes sean, tienen la responsabilidad de que otros usuarios de la carretera cumplan con las leyes de la carretera”, como asegura el diario The Telegraph.

Según el diario Daily Mail, en 2012 Coogan ya se libró de que le suspendieran el carné porque declaró que no recordaba quién conducía el vehículo cuando su Land Rover fue cazado superando el límite de velocidad, y en febrero de 2016 se le prohibió conducir durante 28 días también por exceso de velocidad.

Más noticias en Política y Sociedad