Público
Público

#Tamarasequeda El banco malo da marcha atrás al desahucio de Tamara y negociará un alquiler social

La presión de la PAH de Leganés y de Leganemos ha conseguido que la mujer a punto de dar a luz y con su marido enfermo siga viviendo en su casa. La jueza no retiró la orden hasta el último momento. 

Miembros de la PAH de Leganés y de Leganemos con Tamara tras frenar el desahucio / TWITTER

Finalmente Tamara se queda. A la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Leganés no le ha quedado más remedio que retirar la orden de desahucio, después de la presión de los movimientos sociales y de que el Sareb presentara la renuncia al piso. 

"Estoy muy contenta, aún no me lo puedo creer", ha comentado a Público Tamara Robleño. La mujer, a punto de dar a luz, con una hija de tres años y su marido enfermo, ha destacado la movilización y la ayuda de la PAH de Leganés y de Leganemos. "Ha sido la presión del movimiento social los que han provocado que el banco malo renuncie", explica la abogada de oficio, Sonia Rello. 

A primera hora de la mañana, miembros de la PAH de Leganés y de Leganemos han acudido a las puertas del piso de Tamara para evitar que echaran a la familia de la casa. Allí se han encontrado con policías y antidisturbios, algunos más de lo normal, ya que la jueza pidió reforzar el personal.

Los policías ante el piso de Tamara

"El dispositivo policial que había en casa de Tamara era para ejecutar un desahucio, a pesar de que la Sareb hubiera renunciado", cuenta a Público Eva Martínez IU-Leganemos. 

Tras la suspensión del desahucio, Tamara y el banco malo negociarán un alquiler social, para que ella y su familia sigan viviendo en su piso, algo que reclamaba la PAH desde el primer momento. 

Finalmente, Tamara podrá dormir tranquila. "Ha sido una noche muy complicada, sin poder pegar ojo", cuenta esta mujer que dará a luz a su segundo hijo en apenas unas semanas. 

La fuerza de los movimientos sociales

No es la primera vez que el conocido como banco malo da marcha atrás y renuncia al desahucio. En el caso de Tamara, la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria) aceptó, tras la presión social, que la familia siguiese residiendo en el apartamento, aunque la jueza se opusiera

En estos finales felices, el papel de organizaciones como la PAH juegan un papel fundamental. "Ni el banco malo ni el ayuntamiento está obligados a mediar ni a buscar una solución. Lo que sí tienen que hacer es proporcionales toda la información a la gente de su situación", explica la concejala de Leganemos. 

Para Eva, el que las asociaciones hagan fuerza y los medios se cuenten situaciones tan vulnerables como la de Tamara son cruciales para que el banco malo actúe e intente buscar una solución.