Público
Público

Taxi Denunciado un taxista de Vigo por trabajar con falda

El Ayuntamiento de Abel Caballero puso en marcha una normativa en la que prohibía todo tipo de vestimenta veraniega o ligera como el chándal, el pantalón corto o camiseta de tirantes. Dicha regulación no aludía al uso de faldas. 

El taxista vigués con la prenda de marras.- HERMES TV VIGO

público

Un taxista de Vigo está generando cierta controversia en el mundo del taxi. No es su modo de conducir, tampoco sus tarifas, lo que realmente revoluciona el sector es su atavío: una falda vaquera que desemboca en una bastilla de flecos. La guisa de este conductor gallego le ha valido una denuncia por parte de la Cooperativa de Taxistas ya que, tal y como ha recogido El País, "esto no es Escocia".

Alegan, además, que la vestimenta de marras no es la apropiada para ir a trabajar de cara al público, sin contar con el hecho de que ir así vestido incumple el reglamento municipal que desde hace nueve meses regula el sector. 

Roberto Costas, presidente de Élite Taxi Vigo, compañía a la que pertenece el taxista, ha defendido a su empleado y ha querido aclarar que dicha ordenanza no alude expresamente al uso de la faldas. Además, ha mantenido que su compañero la utiliza con el objetivo de "estar fresco y por comodidad". Por último, Costas apela al Ayuntamiento para que considere de nuevo la idoneidad de usar pantalón corto. 

Subyace en este caso una polémica por la reciente aprobación por parte del gobierno de Abel Cabellero, al frente del consistorio vigués, de una normativa que prohíbe a los taxistas trabajar provistos de pantalón corto, aunque no hacía referencia al uso de faldas. Hasta el punto de que la compañía Élite Taxi presentó en su día alegaciones a dicha ordenanza con el fin de evitar esta regulación. 

Esta norma de vestuario, que prohibía todo tipo de vestimenta veraniega o ligera como el chándal, el pantalón corto o la camiseta de tirantes, supuso para muchos la gota que colmó el vaso. De hecho, la normativa en cuestión –aplicada en el fragor de la tensión a raíz de la paulatina implantación de las empresas VTC– no sólo aludía a la vestimenta, estipulaba también implantar el pago con tarjeta a todos los taxis de Vigo e incluso que los conductores tuvieran la obligación de acompañar a sus clientes hasta el portal de sus domicilios siempre que estos lo solicitaran. 

Más noticias de Política y Sociedad