Público
Público

Taxi Uber vuelve a Barcelona como aplicación móvil e intenta captar a los taxistas

La empresa plantea tarifas pactadas, adaptándose a la regulación oficial, y quedarse un 12% de cada trayecto, lo que provoca la indignación de la asociación Elite Taxi, que anuncia una guerra para "alejar a los delincuentes del sector" y critica el silencio del Àrea Metropolitana de Barcelona.

Una protesta del sector del taxi a Barcelona.
Una protesta del sector del taxi en Barcelona. Aina Martí / ACN

Tras casi dos años de abandonar Barcelona por el cambio de la normativa de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC), la multinacional norteamericana Uber ha anunciado su retorno a Barcelona. Esta vez, lo hará como aplicación móvil para el taxi con el objetivo de "trabajar para la recuperación del sector en Catalunya", según ha anunciado en un comunicado. La decisión de Uber, que ya se ha trasladado al Área Metropolitana de Barcelona (AMB), ya ha provocado la indignación de los taxistas. Una de sus asociaciones representativas, Elite Taxi, recuerda que la reconciliación entre ambas partes es imposible porque "representamos a modelos totalmente incompatibles".

El objetivo de Uber es replicar el sistema que ya implantó en Madrid, con el beneplácito de las administraciones, pero con la diferencia de que en Barcelona, cuando alguien solicita el servicio a través de la aplicación solo puede acudir un taxista registrado a la plataforma, nunca un coche de la compañía. Las tarifas cerradas, en las que el precio está pactado de antemano, es uno de los señuelos con los que intenta seducir a los taxistas. De hecho, como si tratase de un producto financiero, Uber ha realizado promociones al colectivo, centrándose en las pruebas gratis, la falta de comisiones o un regalo económico por la recomendación de otro profesional. Eso sí, aunque tanto los taxistas que formen parte de la aplicación, como los que no, deberán atenerse a las tarifas oficiales reguladas, la empresa concreta que se quedará con una comisión del 12% de cada trayecto.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el responsable de Uber en España, Juan Galiardo, señala que "como parte de nuestro plan de expansión, hemos iniciado tramites con el AMB para abrir nuestra app al taxi en Barcelona". Galiardo pone como ejemplo la irrupción de la compañía en Madrid para hablar de "una referencia europea en la convivencia de taxis y VTC".

La batalla por Uber

La batalla por Uber. Es el título del libro del periodista especializado en tecnología Mike Isaac, en el que describe el comportamiento de la empresa y su modelo de negocio, aplicable a Barcelona. "Explota agresivamente su posición de dominio en un contexto en que los sistemas legales todavía no están protegidos" o "la innovación tecnológica desborda a la regulación" son algunos de los diagnósticos que hace Isaac en su obra. Para el periodista, el procedimiento de Uber es la práctica clásica del dumping. Es decir, recaudar capital de inversores, subvencionar viajes a un coste bajo (incluso perdiendo dinero) para dañar a la competencia y tras la captación de clientes, incrementar los precios. El fenómeno también tiene derivadas en el ámbito laboral, lo que se conoce como la uberización del empleo, con reclamaciones de cuotas no abonadas a la Seguridad Social por parte de la Inspección de Trabajo.

Hace medio año, antes del anuncio del retorno a Barcelona, Uber avanzó que la empresa realizaría despidos ante la bajada del volumen de negocio por la pandemia de la covid-19. Paralelamente, detallaba dos nuevos proyectos: una iniciativa multimodal de integración con el transporte público y un servicio propio de mensajería.

La reacción de Elite Taxi, la entidad mayoritaria de representación de los taxistas, ha sido inmediata y en dos direcciones. La propia Uber y el AMB. En un comunicado, Elite afirma que "existen incompatibilidades irreconciliables que hacen imposible la integración de Uber en el sector del taxi". Desde El Quinze se ha intentado recabar la valoración del AMB, pero no se ha obtenido respuesta. Elite denuncia que la empresa "establece precios unilateralmente sin ofrecer transparencia a los usuarios y a nosotros nos usa como un reclamo para jugar con los precios".

Aprovechar la pandemia

El portavoz de Elite Taxi, Tito Álvarez, insta a los taxistas a que "se bajen la aplicación de Uber para solicitar taxis cuando funcione la aplicación y les pidamos explicaciones pertinentes de una forma educada y amable a los compañeros que trabajan para una compañía que está eliminando al taxi en medio mundo". Álvarez añade que la firma está aprovechando la pandemia del coronavirus "para que los taxistas entreguemos el futuro a nuestro verdugo".

A finales de noviembre, el pleno del AMB decidió congelar las tarifas del servicio de taxi para el año 2021. La decisión, acordada con los profesionales, busca destacar "la sostenibilidad y la continuidad del sector en uno de los momentos más difíciles". La bajada de bandera se mantiene en los 2,25 euros y el kilómetro recorrido en 1,18. Desde el sector, se ha reclamado la consolidación de una tarifa de precio cerrado, que ya se ofrece en algunas aplicaciones móviles utilizadas por los taxistas barceloneses. Es lo que se conoce como T3, que también usará Uber, y que aceptarían los usuarios.

En el caso de que el AMB propicie la entrada de Uber en la ciudad de Barcelona, Álvarez amenaza con "abrir una guerra contra la propia Administración". Desde la entidad, no vislumbran ni una reconciliación ni un acuerdo posible con Uber porque "se trata de alejar a los delincuentes del sector". En este sentido, Tito Álvarez precisa que el objetivo de la empresa es "meterse en el mundo del taxi para destruirlo, monopolizar de una vez por todas el transporte urbano de pasajeros y no estamos dispuestos a dejarnos matar lentamente". Si se produce finalmente el desembarco de la firma a través de la aplicación del taxi, "estaremos atentos y actuaremos en consecuencia", amenaza el portavoz de Elite Taxi.

Frente común para recibir ayudas por la crisis de la covid

Por otra parte, ante la crisis de la covid-19, las entidades del sector del taxi se han agrupado para intentar salir adelante. Así, la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae), Taxiproject y Elite Taxi Barcelona han enviado un comunicado al ministro de Seguridad Social, José Luís Escrivá, con una propuesta para resolver la problemática que están atravesando y que les impide percibir las ayudas de la administración. El punto de dificultad se encuentra en que los taxistas, al tributar por el régimen de estimación objetiva (módulos) no pueden justificar haber acumulado unas pérdidas del 75% durante la pandemia.

Como en este sistema no es necesario llevar un registro de la facturación, los taxistas no pueden concretar la evolución de la actividad y se quedan excluidos de las ayudas. Por eso, el informe entregado a Escrivá se basa en un análisis detallado con datos y estadísticas, del que se deduce que "el teletrabajo y las restricciones de movilidad han supuesto un descenso en la actividad del taxi superior al 75% e incluso en algunas ciudades, el porcentaje supera el 90". En el documento, se plantea que estas cifras pueden ser "consideradas medio probatorio de derecho".

La secretaria general de la Uatae, María José Landaburu, lamenta que, por el momento, "la respuesta por parte de la administración se genere en términos burocráticos y sin sentido común, lo que deriva en más problemas para un gremio que está lidiando a diario con el descenso de su actividad económica". La propuesta de las entidades que tiene encima de la mesa el ministerio implica determinar la caída de los ingresos a través de otros factores, como la movilidad de los ciudadanos durante el estado de alarma, la bajada del turismo o la presencia del teletrabajo, que ha reducido los desplazamientos laborales.

Asimismo, la entidades advierten de "una situación completamente injusta por la exclusión de las ayudas", ya que si no pueden certificar la pérdida de los ingresos, las mutuas de los profesionales les exigirían el retorno de las prestaciones percibidas con el argumento de que no han sido capaces de probar el descenso de la facturación. Además, Uatae solicita al Gobierno estatal y a las comunidades autónomas que se coordinen para implantar ayudas directas para los gastos fijos que soportan los trabajadores por cuenta propia en momentos como el actual con restricciones de movilidad.

Más noticias