Público
Público

Me Too Los teléfonos de ayuda a las víctimas de acoso sexual se colapsan en Estados Unidos

El efecto de la campana del 'Me too' y el 'caso Weinstein' disparan las llamadas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer participa en una protesta del 'Me too' en Los Angeles el pasado mes de noviembre. | LUCY NICHOLSON (REUTERS)

Las llamadas a los teléfonos de ayuda a las víctimas de acoso sexual funcionan a pleno rendimiento en Estados Unidos. El caso Weinstein y el empuje del movimiento social Me Too ha animado a las víctimas a buscar ayuda, y las llamadas se suceden una tras otra. Hay personas que por ejemplo han esperado hasta tres horas para poder hablar con alguien al otro lado del teléfono en el servicio que presta la Línea Nacional de Asalto Sexual, la más importante del país.

Las llamadas se dispararon cuando surgió el movimiento en octubre. El número de llamadas a la línea directa operada por la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto (RAINN) aumentó un 25% en noviembre respecto al año anterior, y otro 30% en diciembre, según RAINN. Las 209.480 llamadas que se produjeron en 2017 marcaron un récord histórico en este servicio, iniciado en 1993.

El otoño pasado, la actriz Alyssa Milano, del programa de televisión Charmed, les pidió a las mujeres que habían sido atacadas o acosadas sexualmente que publicaran en redes sociales la etiqueta #Me Too en respuesta a las acusaciones hechas contra el magnate del cine Harvey Weinstein, acusado de abuso sexual por docenas de mujeres, ha negado tener contacto sexual no consensual con nadi

El aluvión de llamadas lhace que las diferentes organizaciones se esfuercen por mantenerse al día. En el centro de atención telefónica de la Línea Nacional de Asalto Sexual, las luces que encienden los trabajadores para indicar que están al teléfono nunca parecen apagarse, cuenta Celia Gamboa, gerente del servicio. La aplicación de chat está inundad de mensajes, añade Gamboa

RAINN ha contratado a 40 personas más y ha intensificado el reclutamiento de voluntarios, explica el CEO Scott Berkowitz. Eso ha ayudado a reducir los tiempos de espera, explica.

Por otra parte, la Red para la Recuperación de Víctimas de D.C. también ha advertido un notable aumento en las llamadas sobre acoso sexual. La directora ejecutiva, Bridgette Stumpf, cuenta que, desafortunadamente, el centro a menudo solo puede recomendar abogados privados para personas cuyo acoso no incluye violencia, añadiendo que tal ayuda puede ser demasiado costosa para muchas víctimas.

El DC Rappe Crisis Center recibe un promedio de 70 personas a la semana que buscan ayuda legal, física o psicológica, cuando antes del Me Too era sólo 30, explica la Directora Ejecutiva Indira Henard. Lo bueno es que también han aumentado las donaciones a estas organizaciones. "No creo que haya habido un momento en nuestra historia en el que hablamos sobre la violencia sexual y su impacto de esta manera", añade Henard

Más noticias en Política y Sociedad