Público
Público

Temporal Filomena La ola de frío amenaza a los más vulnerables ante un sistema sanitario sobrecargado

El sistema sanitario se enfrenta a otra semana muy complicada por el aumento de contagios e ingresos por covid y con dificultades añadidas por las consecuencias del temporal Filomena y la posterior ola de frío.

Efectivos del ejército de El Goloso retiran la nieve acumulada en los accesos del hospital Dr. R. Lafora, un centro situado en la zona norte de la Comunidad de Madrid que atiende a pacientes que precisan hospitalización psiquiátrica breve.
Efectivos del ejército retiran la nieve acumulada en los accesos del hospital Dr. R. Lafora, un centro situado en la zona norte de la Comunidad de Madrid.  Ministerio de Defensa / Efe

Las olas de frío tienen consecuencias muy graves en la salud, sobre todo en aquellos que tienen peores condiciones de vivienda. Y esta amenaza para los más vulnerables no podía llegar en peor momento: el sistema sanitario ya está al límite por el aumento de contagios e ingresos por covid. Los traumatismos ocasionados a consecuencia del temporal Filemona y por los resbalones en las placas de hielo, así como la esperada campaña de vacunación, suman más trabajo para sanitarios que llegan a triplicar turnos para poder atender a todos los pacientes.

Durante varias semanas se había avisado de la nevada, pero el temporal sobrepasó la capacidad de las Administraciones en una parte del país que no está acostumbrado a la nieve, el hielo y el frío extremo. Más allá del caos que se produjo en muchas comunidades durante el fin de semana, ahora el peligro llega con la ola de frío que ya está convirtiendo la nieve en hielo en muchos puntos de España. La consecuencia de esto es que las Urgencias de comunidades como Madrid ya están saturadas por fracturas y lesiones producidas por las caídas.

Pero la gran amenaza de la ola de frío cae sobre los más vulnerables, sobre aquellos que tienen peores viviendas y que tienen que seguir saliendo a trabajar recorriendo una ciudad que no está preparada para temperaturas extremas. El mejor ejemplo de las condiciones infrahumanas que ya se están viviendo es el de la Cañada Real. Decenas de familias siguen sin solución a los cortes de luz desde hace ya más de tres meses, un hecho que se agrava por la acumulación de nieve, el frío y no tener una forma de calentarse.

Otro ejemplo es de las personas sin hogar. No hay datos claros a nivel oficial en los últimos años, pero Cáritas y la Federación de asociaciones y centros de ayudas a marginados (Faciam) calculan que hay 40.000 ciudadanos que carecen de hogar. Estas personas son especialmente vulnerables al no tener ni un techo y no hay suficiente recursos públicos para todas las personas que lo necesitan. En Barcelona ya han fallecido dos personas sin hogar por hipotermia en esta ola de frío. Un tercero está ingresado por un descenso grave en su temperatura corporal.

Son casos extremos de las situaciones tan graves que se están viviendo pero son muchas las familias que no tienen calefacción y que viven en casas que no están preparadas para la ola de frío. Según los últimos datos del Gobierno, 4,5 millones de personas están en riesgo de pobreza energética. Millones de personas que viven en el 10,6% de los hogares que no pueden abonar en fecha las facturas de la luz o, directamente, no tienen medios para mantener su vivienda a una temperatura adecuada.

Esto tiene efectos directos en la salud. Según el estudio Temperaturas extremas y salud. Cómo nos afectan las olas de calor y frío publicado en el Instituto de Salud Carlos III, en el período 2000-2009 se produjeron en España 10.500 muertes atribuidas al frío en los 3.006 días de ola de frío en esos años.

"El efecto del frío sobre la mortalidad puede darse incluso hasta dos o tres semanas después de la ola de frío"

"Los grupos especialmente susceptibles a los efectos del calor y del frío son los mayores de 65 años. El efecto del frío sobre la mortalidad puede darse incluso hasta dos o tres semanas después de las bajas temperaturas. Factores socioeconómicos, como la pobreza, pueden marcar diferencias en el impacto que las temperaturas extremas tienen sobre la salud", según explican los autores del informe: la bióloga y epidemióloga Cristina Linares, la epidemióloga Rocío Carmona, la estadista Cristina María Ortiz Burgos y el doctor en Ciencias Físicas Julio Díaz. Todos son expertos en temperaturas extremas, medioambiente y sus impactos en salud.

Por otra parte, el Ministerio de Sanidad reconoce en el informe Impactos del Cambio Climático en la salud que la relación entre el frío y la salud "está condicionada por factores sociales, económicos y culturales".

Esta amenaza a los más vulnerables se junta con que son ellos los que han sido más afectados por la pandemia desde el comienzo. Los estudios sobre la incidencia de la covid por barrios han demostrado que ha habido más afectación en los obreros y humildes que en los de rentas más altas. Las mayores diferencias entre unos y otros se han visto en ciudades con grandes desigualdades como Madrid o Barcelona.

Mayores, enfermos crónicos y vulnerables a nivel socioeconómico son grupos de riesgo ante las olas de frío

Pero, además, vuelven a ser las personas mayores y los enfermos crónicos los que tienen más peligro ante el frío. Sanidad también reconoce como grupos vulnerables ante las temperaturas extremas a las personas mayores de 65 años, menores de 4 años, enfermos crónicos y personas con trastornos de la memoria, dificultades de comprensión de orientación o con poca autonomía en la vida cotidiana.

Los sanitarios y sindicatos del sector no se atreven a decir durante cuánto tiempo verán en las Urgencias las consecuencias del temporal Filomena y la ola de frío. Pero lo cierto es que los servicios de traumatología de varias comunidades ya están saturados por el incremento de fracturas y lesiones por caídas por el hielo y que vuelve a haber miedo al colapso porque los datos sobre la pandemia siguen siendo muy preocupantes.

"Hay una avalancha de contagios. Están subiendo los ingresos en planta y la ocupación de las UCI. Las plantillas, ya saturadas por la covid, las tenemos doblando o triplicando turnos por las incidencias invernales", señala Luis Mancera, portavoz CCOO Sanidad Madrid.

Los datos del Ministerio de Sanidad de este lunes han sido alarmantes. La incidencia ha subido hasta los 435 casos, el dato más alto desde mediados de noviembre, y el director del Centro de Coordinación de alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido que estamos en una fase "ascendente".

Más noticias de Política y Sociedad