Público
Público

Empleo El timo de los cursos de formación: ofrecen a parados falsos contratos a cambio de que se matriculen

El juez ha condenado a tres empresas del sector hostelero a que cesen en sus prácticas de publicidad engañosa consistentes en captar a desempleados para ofrecerles un falso puesto de trabajo a cambio de que pagasen un curso de formación previo.

Fila de desempleados frente a la oficina del INEM. EFE/Archivo

En una resolución dictada por el Juzgado de lo Mercantil de Madrid número 6, el juez estima íntegramente una demanda presentada por los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento de Madrid contra las empresas Centro de Formación para el Desarrollo del Talento Profesional, Sociedad para el Asesoramiento, Formación y Desarrollo Profesional Ágora y Hotel Training.

Las tres actuaban de la misma forma: contactaban a través de internet con personas en paro, les ofrecían una falsa entrevista de trabajo y les prometían un puesto con una buena remuneración económica, a cambio de que previamente realizaran un curso de formación y pagasen la correspondiente matrícula.

La estafa fue denunciada por unas 150 personas ante el Instituto Municipal de Consumo del Ayuntamiento de Madrid, que derivó las actuaciones a su Oficina de Investigación, cuyos funcionarios se encargaron de verificar las reclamaciones y de comprobar la actuación de las tres empresas demandas.

El Ayuntamiento gana una sentencia contra tres empresas del sector hostelero acusadas de publicidad engañosa

El timo de las academias de formación que ofrecen cursos con la promesa de obtener un puesto de trabajo es cada vez más frecuente. De hecho, entre 2015 y 2017 la Oficina de Investigación de Consumo recibió 150 denuncias de este tipo, en las que las cantidades defraudadas ascendían a cientos de miles de euros, según fuentes municipales.

En el caso de las personas que fueron víctima del fraude de las tres empresas condenadas, se les engañaba con puestos ficticios de recepcionista de hotel, camarero de habitaciones, administrativo y técnico de mantenimiento, por los que podrían obtener alrededor de 2.000 euros al mes, con el único requisito de pagar 200 euros por un curso de formación.

Prácticas de mala fe

Fernando Aragón, jefe de Departamento de la Oficina de Investigación de Consumo del Ayuntamiento, considera que se trata de prácticas de mala fe que vulneran gravemente los derechos de los ciudadanos.

“Al consumidor le engañan, le anuncian una cosa que luego, en el papel que firman, no consta por ninguna parte. A eso se añade la circunstancia especial de vulnerabilidad de personas que buscan trabajo por internet, que dejan ahí sus datos personales, pero que no han autorizado su tratamiento indebido”, resalta Aragón.

El responsable de la Oficina de Investigación de Consumo puso de relieve el hecho de que el juez haya dado por probado en su resolución que las empresas demandadas incurrieron en treinta actos de engaño y prácticas agresivas.

Las prácticas de los comerciales son tan sibilinas, indica Aragón, que es muy fácil creerse todo lo que dicen. “Estas empresas colocan en la puerta carteles del Servicio Público de Empleo y dan apariencia de que todo es correcto y todo está validado por las administraciones públicas. La gente va con toda la ilusión y todas las expectativas, y luego reciben unos daños morales tremendos”.

El problema se mantiene

Aragón reconoce que este ha sido un paso adelante que ha dado el Ayuntamiento, “pero lamentablemente”, apostilla, “el problema se mantiene porque estas prácticas están también presentes en otras academias”.

La Oficina de Investigación al Consumo es un departamento asociado al Instituto Municipal de Consumo del Ayuntamiento de Madrid, y que se dedica a investigar tanto las denuncias que recibe como las presuntas irregularidades que detecta en el mercado.

Este organismo, que se encarga también de realizar informes técnicos, está facultado para hacer propuestas de sanción que remite a la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento, que es la encargada de defender la posición de la corporación ante los tribunales de justicia.

Más noticias