Público
Público

Trabajadoras de Almería Amenazas de despido por ir al baño sin fichar en una empresa de Almería

Las trabajadoras de una planta envasadora de Almería han denunciado el “trato vejatorio” recibido por parte de la dirección de la empresa, el cual se ha revelado en una grabación difundida por el Sindicato Andaluz de Trabajadores. Las empleadas pueden pasar un máximo de seis minutos en el servicio a lo largo de una jornada de ocho horas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 10

Las trabajadoras de una envasadora de Almería | ATLAS

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) denuncia el trato que reciben las trabajadoras de la planta envasadora Luis Andújar BIO, situada en el Parque Tenológico PITA de Almería. En un vídeo publicado en redes sociales por su portavoz en Granada, Paco Cabello, se escucha a la gerente de la empresa amenazar a las trabajadoras con el despido inmediato si van al baño sin fichar previamente.

"La persona que vaya al servicio y no selle, y yo la vea, se va automáticamente a su casa. Y nos vemos en el juzgado", se escucha decir a una gerente en el vídeo difundido. En él, explica a sus trabajadoras que pueden pasar un máximo de seis minutos en el servicio a lo largo de una jornada de ocho horas.

Las imágenes, por sí solas, no muestran nada. Sin embargo, el audio revela la presión a la que se ven sometidas las trabajadoras de la empresa. "Esto es la mierda de respeto que se tiene a las trabajadoras de los almacenes de manipulado", comenta Cabello junto a la publicación. Se trata de una amenaza que no ha pasado desapercibida en las redes sociales, que reclaman inspecciones de trabajo reales.

No es la primera vez que el SAT denuncia el trato hacia las mujeres que trabajan en el envasado de alimentos de la región. José García Cuevas, portavoz del SAT en la provincia de Almería, explica a Público cómo presentaron dos denuncias a la inspección de trabajo: “Una por la situación que vivían las trabajadoras de manipulado; y otra por la situación de otro grupo de trabajadores del campo, porque la situación en los invernaderos era bastante parecida”.

Tras la denuncia, el sindicato propuso un SERCLA (Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales en Andalucía), en el que “iban reflejados todos los puntos en los cuales había incumplimiento y, sobre todo, también se hablaba del tema del trato”, continúa García Cuevas. Sin embargo, “la empresa se negó a cerrar cualquier tipo de acuerdo”, aclara.

“Ellos (la empresa) lo defendían desde el punto de vista de la prevención de riesgos laborales, porque decían que tenían que tener controlados en cada momento dónde se encontraban las trabajadoras. Pero es curioso que lo hacían exclusivamente en el baño”, narra incrédulo el portavoz del SAT, quien añade que en otras zonas de las instalaciones no se lleva a cabo este control.

Según García Cuevas, las malas condiciones laborales en la provincia son generalizadas. “A raíz de que los trabajadores han empezado a reclamar sus derechos, los han recluido en un invernadero para que no hablasen con el resto de empleados”, aseguran tanto el sindicalista como un empleado anónimo de la empresa.

La responsable del parque tecnológico donde están las empresas, el PITA, se ha ofrecido mediar en el conflicto, explica el portavoz del SAT. No obstante, no hay respuesta por parte de nadie de la autoría laboral, ni un delegado de empleo que se haya interesado en el caso.

El vídeo refleja la actitud de muchos empresarios en Almería, explica el SAT

El sector del manipulado en Almería ha sido portada en más de una ocasión en los últimos años. “Son muchas las cuestiones que vulneran gravemente el derecho de las trabajadoras”. Lo más significativo, según el sindicalista, “ha sido el tema del vídeo, que ha tenido una repercusión tremenda, pero refleja con mucha nitidez lo que es la actitud de muchos empresarios en una zona como es Almería”.

El portavoz advierte que los servicios jurídicos de la compañía han amenazado con poner una querella contra el sindicato y contra las personas que están dando difusión a este tema. Público se ha puesto en contacto con la empresa para que dé su versión de los hechos sin obtener respuesta.

Las que no han querido callarse son las trabajadoras, que han mostrado su indignación y han relatado que eso mismo ocurre en sus centros de trabajo. “Sabíamos que muchas trabajadoras del sector se iban a ver reflejadas, como después se ha visto en las redes”, explica el portavoz del SAT sobre las motivaciones que les llevaron a publicar el vídeo.

Más noticias en Política y Sociedad