Público
Público

Las cuidadoras se manifiestan por sus condiciones laborales: "Las enfermedades que padecemos no están consideradas como tal"

La Plataforma Unitaria de Ayuda a Domicilio reivindica una aplicación eficaz y efectiva de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la reducción del epígrafe de la edad de jubilación y la reinternalización del Servicio de Ayudas a Domicilio.

Una mujer sostiene una pancarta que exige 'Municipalizar el Servicio de la Ayuda a Domicilio', en una manifestación de profesionales sociosanitarias.
Una mujer sostiene una pancarta que exige "Municipalizar el Servicio de la Ayuda a Domicilio", en una manifestación de profesionales sociosanitarias. Jesús Hellín / Europa Press

"Padecemos muchas enfermedades esqueléticas y de músculos y no nos lo reconocen como enfermedad laboral", sentencia a Público Margarita Mangas, trabajadora de Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD). Desde el 1 de noviembre, multitud de empleadas de SAD de toda España acampan frente al Ministerio de Trabajo y al de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en reivindicación de la mejora de sus derechos laborales y denunciando la precariedad y abuso empresarial en el sector.

La Plataforma Unitaria de Ayuda a Domicilio ha expresado en un comunicado sus principales reclamaciones que se concentran en tres puntos: la aplicación eficaz y efectiva de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la reducción del epígrafe de la edad de jubilación y la reinternalización del Servicio de Ayudas a Domicilio. 

Margarita Mangas: "A lo mejor al día levantamos 300 kg. No solamente es levantar; también es sentarle, llevarle al baño"

Las trabajadoras denuncian que no se les reconoce las enfermedades que están ligadas directamente con su oficio: "Ninguno de los accidentes ni enfermedades profesionales que padecemos, como cualquier otro trabajo, están consideradas como tal", explica a Público Teresa Villar de la Plataforma Sociosanitaria de Atención a Domicilio. "A lo mejor al día levantamos 300 kg. No solamente es levantar; también es sentarle, llevarle al baño. Todo eso es a nuestra carga", continúa aclarando Mangas.

"Ahora que hablamos tanto de la vida, de poner en el centro los cuidados que sostienen esa vida, parece que lo que estamos entendiendo es que debe de estar en el centro, pero de la diana. Cuánto más la disparas, más puntos tienes", dice Villar, quien duerme frente al Ministerio de Trabajo junto a otras quince personas más.

Así, el pasado domingo 21, más de medio millar de trabajadoras asistieron a la manifestación celebrada en Madrid y convocada por la Plataforma Unitaria de Auxiliares de Ayuda a Domicilio para protestar contra las condiciones laborales del sector. La marcha duró una hora en la que desfilaron entre la Plaza de la Villa y la Puerta del Sol.

Más noticias