Público
Público

Transexuales La exigencia de una ley trans estatal contra el peligro de la ultraderecha centra la entrega de los Premios T de la asociación ATA

Organizadores y premiados reivindican la aprobación de una ley en la nueva legislatura del Congreso para frenar los ataques de la ultraderecha contra los derechos de las personas transexuales

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Los premiados Erik García, Ángela Ponce y Eugeni Rodríguez, con Mar Cambrollé. / SANTIAGO F. REVIEJO

La aprobación de una ley trans de rango estatal y los peligros que entraña la presencia de la ultraderecha instalada ya en el Congreso de los Diputados y el Parlamento andaluz han sido las principales reivindicaciones de la gala de los Premios T que ha concedido hoy en Sevilla la Asociación de Transexuales de Andalucía Sylvia Rivera (ATA). “La lucha de las personas trans ha costado mucho y no podemos permitir que el primer viento de ultraderecha se nos lleve por delante”, ha advertido Eugeni Rodríguez, que ha recibido el premio a su trayectoria como promotor y actual responsable del primer observatorio contra la LGTBIfobia e impulsor de la ley LGTBI de Catalunya, pionera en España.

Desde la última edición de estos premios, que se enmarcan en los actos de celebración del Día Internacional contra la LGTIfobia, ha irrumpido en la escena política española una formación de ultraderecha, Vox, cuyos dirigentes se han mostrado claramente en contra de las normas que reconocen los derechos de las personas transexuales. Y eso no ha pasado desapercibido, evidentemente. Organizadores y premiados en la sexta edición de estos galardones, cuyo objetivo es reconocer a las personas, entidades e instituciones que se han distinguido por haber hecho un mundo más amable y libre de prejuicios para las personas trans, han arremetido contra esa fuerza que podría seguir ampliando su presencia en las instituciones públicas en las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo.

“Las personas trans existen, tienen sus derechos y no permitiremos que vuelvan a los oscuros armarios”, ha dicho Cristina Palacios, presidenta de la Asociación gallega de Familias de Menores Trans Arelas, al recibir el premio por el trabajo de su entidad con las familias de menores trans y comprender y apoyar a sus hijos desde un entorno seguro afectivamente. “Ahora, más que nunca, necesitamos que haya una ley trans estatal”, ha reivindicado Palacios, quien ha subrayado que los derechos fundamentales de las personas no pueden depender de quién esté en el gobierno.

En la gala de los premios celebrada en el Teatro Virgen de los Reyes del Ayuntamiento de Sevilla, también ha sido galardonada la modelo Ángela Ponce, la primera mujer trans que ha participado en un certamen de Miss Universo, el que se celebró el pasado mes de diciembre en Tailandia y al que ella acudió en representación de España. Esta joven de 27 años, nacida en la localidad sevillana de Pilas, recuerda aquello como “una experiencia única”, la mejor que ha tenido en su vida, donde se sintió como una más de las participantes en el concurso de belleza.

Ahora, Ángela Ponce ha recibido el premio T con mucho “orgullo” por el reconocimiento a su gesta en un mundo como el de los certámenes de belleza vetados hasta entonces para personas como ella. “Confío en que algún día esto ya deje de ser una reivindicación y todo sea ya algo normal”, ha dicho la modelo, que ha asegurado que seguirá siendo “una voz allí donde esté” para ayudar a empoderarse a otras mujeres que quieran reivindicar su identidad.

A juicio de la veterana activista y presidenta de ATA, Mar Cambrollé, lo que ha hecho Ángela Ponce tiene una gran importancia, porque ha conseguido dar desde España una visibilidad internacional a las mujeres trans en un espacio históricamente vetado a la transexualidad. Este tipo de hechos demuestran, según Cambrollé, lo mucho que se ha avanzado en los últimos años en nuestro país, donde cuando ella empezó con su lucha activista las personas trans debían huir de la policía y no tenían más salida que una “esquina en la calle”, mientras que ahora están en la universidad y ocupan muchos ámbitos de la sociedad española. “Por eso –ha recalcado- no vamos a permitir que se dé un solo paso atrás”.

Otro de los premiados, el presidente de Visión Trans, Erik García, distinguido por su incansable activismo y lucha por la mejora de las condiciones de vida del colectivo, también ha advertido de los peligros de una involución en el panorama de los derechos sociales. “Hemos luchado contra el gobierno, contra todo y hemos conseguido que en Aragón se haya aprobado una ley que reconoce nuestros derechos. Y ahora queda por hacer que haya una ley estatal para toda España”, ha dicho al recoger el premio.

ATA-Sylvia Rivera es una asociación de carácter identitario, impulsora de la Ley Trans de Andalucía que ha participado en la redacción del Protocolo de Educación para centros escolares de Andalucía, así como en el de Atención Sanitaria para tener en cuenta la realidad de las personas transexuales.

Más noticias en Política y Sociedad