Público
Público

Medio ambiente El transporte público pierde casi el 40% de sus viajeros debido al miedo al contagio por covid-19

La consulta realizada por Ecologistas en Acción determina que el 84% de los más de 800 viajeros encuestados han modificado su movilidad durante 2020 y 2021 para evitar emplear el transporte público.

Madrid dejará de tener autobuses diésel en 2023 y su flota será de eléctricos, híbridos y gas
La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) dejará de prestar servicio con autobús de gasoil a partir de 2023, cuando toda su flota estará compuesta por autobuses eléctricos, de gas natural e híbridos.

Los patrones de movilidad urbana han cambiado con la pandemia, que ha hecho disminuir el uso del transporte público -un 40% en toda España en marzo de este año en comparación con el mismo mes de 2020- y aumentar la utilización del privado, según un estudio de Ecologistas en Acción.

El informe, "Cambios en los usos del transporte público provocados por la pandemia", elaborado por la entidad junto a la cooperativa Andaira, ha analizado las conductas de movilidad de 800 personas de diversas ciudades españolas, como Barcelona y Madrid.

Los resultados muestran que el transporte público ha perdido viajeros debido fundamentalmente a la "inseguridad que perciben las personas usuarias".

"Los encuestados piden de manera mayoritaria la implementación de medidas de seguridad de manera coordinada y racional para evitar instrucciones contradictorias que incrementan la sensación de inseguridad", han explicado Ecologistas en Acción en un comunicado.

En este sentido, la responsable de Transporte en Ecologistas en Acción, Carmen Duce, sostiene que "la emergencia climática exige la puesta en marcha de medidas efectivas para garantizar la seguridad sanitaria en el transporte público e incrementar así su uso en la construcción de la nueva normalidad".

Según el informe, el 84% de los viajeros encuestados han modificado su movilidad durante 2020 y 2021 para evitar emplear el transporte público al visitar a amistades, familiares o llevar a cabo actividades de ocio.

La mayor reducción de uso del transporte la registra el autobús, que alcanza una caída del 44% con respecto a niveles previos a la pandemia, aunque similar a la del tren y el tranvía, con una reducción del 43%, y el metro, de un 40%.

"Antes del inicio de la pandemia, el autobús era el medio que presentaba mayor intensidad de uso por motivo de trabajo o estudios, en la actualidad, el número de días en que se usa se ha reducido significativamente", detalla la organización.

El uso del autobús ha pasado de 1,8 días por semana en casos de movilidad laboral o académica a 1 día por semana.

En esta línea, Ecologistas en Acción destaca que los vehículos particulares han conseguido un mayor protagonismo en los desplazamientos.

"La reducción del uso del transporte público es tan pronunciada que hace incrementar el peso proporcional de otros tipos de desplazamientos, especialmente de los que se producen caminando y en coche particular", han agregado.

El 79% de los encuestados aseguran que su intención es aumentar los desplazamientos caminando y un 28% muestra intención de aumentar el uso de la bicicleta.

Ante estos resultados, según remarca la entidad, se está produciendo un "cambio de modelo de movilidad" de un transporte colectivo a uno de corte individual.

Más noticias