Público
Público

Tres fallecidos y 300 heridos por el incendio de la capital de Madeira

Hay una persona desaparecida por el fuego declarado este lunes. Las llamas siguen avanzando hacia el centro de Funchal y ya son 500 las hectáreas calcinadas. Madeira ya ha solicitado ayuda financiera al Ejecutivo portugués para paliar los daños causados.

Vista general del incendio forestal en Funchal, Isla Madeira, Portugal. La conflagración ha obligado a la evacuación de 400 personas en la zona. EFE/GREGÓRIO CUNHA

EFE

MADRID.- Al menos tres personas de la misma familia han muerto cuando se encontraban en casas próximas a la población de Santa Luzia por el incendio que mantiene varios frentes abiertos en Funchal, la capital de la isla de Madeira. Hay cerca de un millar de desalojados y una persona desaparecida que continúa en paradero desconocido. Según el alcalde de la ciudad, Paulo Cafôfo, ya se cuentan 300 heridos hospitalizados.

La mayoría no revisten gravedad, solo se encuentran ingresados por inhalación de humo o por pequeñas heridas. Según Cafôfo, "los bomberos intentaron rescatar a uno de los fallecidos en el momento en el que se le estaba quemando la casa, pero ya no pudieron hacer nada". Los otros dos cuerpos fueron hallados carbonizados en el interior de sus viviendas.

Hay más de un centenar de casas afectadas por las llamas, un hotel totalmente calcinado y otros cinco han sido desocupados.

En la comarca de Funchal hay diez poblaciones en las que se han registrado incendios forestales. "Por suerte están remitiendo. Ya ha bajado un poco el peligro", ha explicado el regidor. Eso sí, "la noche ha sido muy complicada por el viento y las altas temperaturas" que han reavivado algún foco de los fuegos de Funchal.

Hay más de un centenar de casas afectadas por las llamas, un hotel totalmente calcinado y otros cinco han sido desocupados para evitar riesgos. La mayoría de los turistas extranjeros evacuados son alemanes e ingleses y hay "muy pocos españoles".

De momento, en una primera estimación, habría alrededor de 500 hectáreas quemadas por los doce fuegos en la capital de la isla, que empezaron el lunes y han ido avanzando desde la pasada noche hacia el centro históricos de Funchal. De esa decena al menos ocho siguen activos, casi todos en el centro-norte del país, según ha informado la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC).

Funchal, con unos 120.000 habitantes, es una ciudad con una orografía muy escarpada que dificulta las labores de extinción y que en esta época del año acoge a miles de turistas. El aeropuerto de la ciudad, uno de los más transitados de Portugal, llegó a cancelar varios vuelos debido al fuerte viento que aviva las llamas y también se cortaron varias carreteras.

Madeira pide ayuda

El Gobierno regional del archipiélago de Madeira aprobado este miércoles solicitar ayuda financiera al Ejecutivo portugués para paliar los daños causados por el grave incendio en Funchal, que ha arrasado decenas de viviendas, un hotel y un centro comercial, además de causar tres muertos.

En una reunión extraordinaria, el Ejecutivo liderado por el centro-derechista Miguel Albuquerque ha justificado esta petición para costear la reconstrucción, recuperación de las infraestructuras y actividades económicas y sociales afectadas por los incendios.

No obstante, la administración regional aún tiene que realizar el cálculo de los daños e identificar las aéreas con necesidades inmediatas en el ámbito social, sanitario, de viviendas y de las actividades económicas y de las áreas agrícolas y forestales.

Éste es el segundo gran desastre natural que padece en seis años y medio la isla de Madeira, situada a unos mil kilómetros del Portugal continental y próxima a las Islas Canarias españolas.

En febrero del 2010, un temporal mató a 42 personas y destrozó decenas de casas y establecimientos y requirió de una ayuda de mil millones de euros para la recuperación de Funchal y de otras localidades de Madeira.

Madeira recibió en enero de 2012 otra ayuda del Estado luso, de 1.500 millones de euros, para salvar a la región de la bancarrota.

Considerada una de las ciudades más visitadas de Portugal, ha habido bastantes turistas extranjeros evacuados y la mayoría son alemanes e ingleses, según ha confirmado el alcalde de Funchal, Paulo Cafofo, quien ha precisado que "hay muy pocos españoles".

Debido a la gravedad de los fuegos, el presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, viaja hoy mismo al archipiélago, mientras el jefe de Gobierno, António Costa, lo hará mañana.

Más noticias de Política y Sociedad