Público
Público

Tres muertos en un tiroteo en Cáseda (Navarra) tras una disputa entre dos familias

La Policía Foral ha indicado que hay tres detenidos que intentaron huir en un coche, interceptado más tarde por una patrulla.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Policia foral de Navarra/EFE

Tres personas han muerto en un tiroteo ocurrido esta tarde en la localidad navarra de Cáseda, según ha informado la Policía Foral. Las tres personas fallecidas en el tiroteo son un padre y dos de sus hijos: un hombre de 50 años, un hijo de 29 años y otro de 17 años. Los tres han fallecido como consecuencia de disparos de escopeta tras una disputa en la calle con otra familia.

Hay tres detenidos por estos hechos: fueron interceptados por la Policía Foral en San Martín de Unx. Los detenidos son un padre de 53 años, J.C.J.J., vecino de una localidad de Tierra Estella, y dos hijos. Fueron trasladados a la comisaría de Policía Foral en Tafalla.

Los hechos ocurrieron poco después de las 18.30 horas. A las 18:53 horas SOS Navarra recibió un aviso en el que se alertaba de que se estaban escuchando disparos y de que tres personas se encontraban en el suelo "posiblemente fallecidas", por lo que se movilizaron efectivos sanitarios y de Policía Foral, según apuntaron fuentes del Gobierno de Navarra.

La Policía Foral, que se encarga de la investigación, ha indicado que se trata de una disputa entre dos familias que ha tenido lugar en la vía pública. Tras el tiroteo, tres de los participantes han huido en un coche, que ha sido interceptado por una patrulla de la comisaría de Tafalla a la altura del municipio de San Martín de Unx. La patrulla se cruzó con ellos, dio la vuelta y comenzó una breve persecución hasta que detuvieron el vehículo, momento en el que los policías forales, según explican, detuvieron a los ocupantes. 

Brigada intervención

La Policía Foral ha enviado a Cáseda a la brigada de intervención en prevención de posibles altercados en la localidad.

Tras el suceso, por el que ya han sido detenidas tres personas, se han vivido momentos de tensión según han ido reuniéndose en el lugar familiares de las víctimas.

En la zona, donde todavía permanecen los cadáveres a la espera de que se proceda a su levantamiento, se ha establecido un cordón policial con presencia de agentes de la Policía Foral y de la Guardia Civil.

La Guardia Civil apunta que la reyerta se produjo por "conflictos entre familias de etnia gitana".

Más noticias en Política y Sociedad