Público
Público

El TS condena a España Ángela González: "Quiero creer que a partir de ahora se hará más para proteger a los niños de la violencia de género"

Tras 15 años de lucha judicial, primero intentando proteger a su hija de su padre maltratador y luego exigiendo responsabilidad al Estado por su asesinato, Ángela González ha encontrado justicia. El Tribunal Supremo reconoce la responsabilidad del Estado en su caso y obliga a indemnizarla. En una entrevista con 'Público' poco después de conocer la sentencia, afirma que espera que este fallo sirva a otras mujeres que luchan por proteger a sus hijos de la violencia de género.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Ángela González Carreño en la concentración en apoyo a Juana Rivas / Marisa Kohan - Público

Lleva 15 años de lucha. Primero para impedir que su hija Andrea tuviera visitas no vigiladas con su padre maltratador, pero no lo consiguió. Más tarde, cuando Andrea fue asesinada por su expareja en una de esas visitas no vigiladas en 2003, esta mujer emprendió un largo camino buscando justicia y reparación y los mecanismos para impedir que casos como el suyo volvieran a repetirse. 

​Este viernes, por primera vez después de tres lustros, un tribunal español le ha dado finalmente la razón. En 2014, el comité contra la discriminación de Naciones Unidas (CEDAW por sus siglas en Inglés), ya había reconocido la responsabilidad de España en este asesinato, y condenó a nuestro país a que indemnizar y reparara el daño moral causado a González. Sin embargo, España no reconoció esta condena.
Este viernes, el Tribunal Supremo reconoce la responsabilidad del Estado en este caso, y ordena indemnizar a esta madre con 600.000 euros por daños morales.

"Yo sabía que la sentencia iba a salir antes de final de mes. Pero después de tantos años de darte batacazos te pones un muro delante e intentas no pensar que esto podía llegar a ser una realidad", afirma Ángela González en declaraciones a Público poco después de conocer el contenido de la sentencia.

Muy emocionada, González reconoce que tras tanta lucha y tantos reveses "vas con el no por delante y se hacía difícil pensar que podía ser una realidad. Siento que esta es la primera vez que un tribunal en España se lee mi caso. Estás como en una nube sin querer creértelo. Tras tantos años sigues pensando en negativo para no darte un nuevo estacazo", añade.

Afirma Ángela Gozález que esta sentencia "es muy importante. No sólo porque en mi caso reconocen los fallos que ha cometido el Estado, sino porque creo que será clave para otras mujeres que se encuentran inmersas en procesos similares, luchando para que un padre maltratador no pueda lastimar a sus hijos. Quiero pensar que a partir de ahora de verdad se hagan más cosas para proteger a los  niños víctimas de violencia de género. A la hora de decidir si un hijo tiene que ir o no con un padre maltratador".

"Cuando estas conviviendo con un padre maltratador y tienes alguna duda de que tus hijos pueden sufrir, te los llevas al fin del mundo, pase lo que pase"

Gonzalez reconoce que, desgraciadamente, aún hay muchos casos como el suyo. "Ayer leí la noticia de Juana Rivas, que se escondió con sus dos hijos para no entregarlos al padre italiano y que ahora la pueden condenar a cinco años de cárcel. Pero es que cuando estas conviviendo con un padre maltratador y tienes alguna duda de que tus hijos pueden sufrir, te los llevas al fin del mundo, y pase lo que pase. Y el castigo ya vendrá. Pero en los único en lo que piensas es en proteger a tus hijos., afirma rotunda.

Afirma que hay jueces que deciden pensando en esos hijos y otros que lo hacen pensando en los derechos del padre, "y esto siempre va a existir. Pero precisamente eso es lo que es necesario erradicar. Ese tipo de pensamiento que pone por encima los intereses de un padre, aunque sea un maltratador. Es necesario que haya educación para esos jueces, para que las sentencias sean todas únicas y vayan a la par. No se puede entregar a un hijo menor a un padre maltratador, y eso tiene que ser ley", comenta.

Hasta ahora, la única institución que había mirado su caso con detenimiento y había entendido las fisuras de la administración de justicia en el caso de González había sido el comité CEDAW de las Naciones Unidas. La condena a España por parte de esta comité, exigía que nuestro país indemnizara a esta madre por los fallos que el Estado había cometido en su caso, y recomendaba a España tomar medidas concretas para evitar que casos como el éste volvieran a repetirse. La respuesta del Gobierno fue ignorar esta condena y afirmar que las decisiones de los comités de Naciones Unidas no son vinculantes, por lo que no se aplicó ninguna medida. La sentencia del Supremos viene a desmentir esta afirmación.

Tal como reconoce González, esta negativa y las otras decenas que había recibido en los últimos 15 años, le hicieron pensar que su caso acabaría dirimiéndose en otras instancias fuera de nuestras fronteras.

"Estaba convencida de que tendría que buscar esa justicia fuera de España"

"Tenía una tremenda rabia interna con el hecho de que ningún tribunal en España se fijara en el fondo de mi caso y me diera la razón. Por eso tengo que agradecer que finalmente haya sido la justicia de España la que después de tantos años lo haya reconocido. La sentencia es estupenda, porque reconoce una indemnización integral por el daño moral. Pero lo que de verdad tengo que agradecer es que este reconocimiento se haya dado aquí, porque no contaba con ello y estaba convencida de que tendría que buscar esa justicia fuera de este país. Porque yo iba a llegar hasta el final y pensaba que sería fuera de España", afirma.

"Este es un gran mensaje y creo que yo merezco un descanso", concluye.