Público
Público

Uber regresa a Barcelona bajo la marca UberX tras cuatro años fuera de la ciudad

El nuevo servicio comprueba que los conductores estén dados de alta como autónomos o constituidos como empresa antes de permitirles registrarse. Sus precios suponen un descuento de un 15% en los trayectos habituales en la ciudad.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Un dispositivo móvil connectado a Uber./ EUROPA PRESS

La empresa de transporte Uber ha regresado a la ciudad de Barcelona a las 08.00 horas de este martes después de abandonar la capital catalana hace casi cuatro años en medio del conflicto abierto con el sector del taxi, que acusaba a la compañía de competencia desleal.

UberX, el servicio que opera en la ciudad, utiliza exclusivamente vehículos con licencia de alquiler con conductor (VTC) y comprueba que los conductores estén dados de alta como autónomos o constituidos como empresa antes de permitirles registrarse, ha asegurado la empresa en un comunicado. Asimismo, inspecciona si el conductor tiene antecedentes penales y la ficha técnica del vehículo y la vigencia de su seguro.

El contencioso de la empresa norteamericana con el mundo del taxi llegó hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), que en diciembre de 2017 dictaminó que la plataforma es un servicio de transporte y que, por tanto, se le podían exigir licencias y otras autorizaciones propias del sector.

Uber dejó Barcelona en 2014, cuando una sentencia dictó la suspensión cautelar del servicio entre particulares UberPop

Pero Uber ya había dejado Barcelona antes, en 2014, cuando una sentencia dictó la suspensión cautelar del servicio entre particulares UberPop con el que entonces estaba presente en la ciudad.

Para utilizar UberX, el pasajero debe descargarse en su teléfono móvil la aplicación de Uber, crearse una cuenta y añadir el método de pago, y una vez registrado puede indicar el trayecto que desea realizar y el punto de recogida. Entonces la misma app muestra el tiempo de espera hasta que llegue el transporte e información del conductor: su foto, el modelo del vehículo y el número de su matrícula.

El usuario también puede contactar con el conductor mediante la aplicación, que utiliza un algoritmo para que la llamada o el chat —ofrece ambos sistemas— sea anónimo. Al llegar al destino, el pago del servicio se realiza de forma automática y el usuario recibe un correo electrónico con el recibo, pudiendo conseguir una factura desde la página web de Uber.

"De la mano del sector del taxi"

Las tarifas de UberX en Barcelona son de 0,16 euros por minuto y 1,42 euros por kilómetro, con una tarifa mínima de 5,50 euros, el mismo importe que se cobra si se cancela el servicio una vez ya solicitado. Estos precios suponen, según Uber, un descuento de un 15% en los trayectos habituales en la ciudad y de hasta un 20% en los viajes al Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Uber defiende que su servicio no pretende competir con el transporte público, al que quiere complementar, sino que tiene como objetivo reducir el uso ineficiente del vehículo privado.

El director de Uber en España, Juan Galiardo, ha celebrado que la empresa vuelva a operar en Barcelona y ha abogado por trabajar "de la mano del Ayuntamiento, de la Generalitat y del sector del taxi para, entre todos, conseguir que cada día más barceloneses dejan su coche en casa" y contribuir así a mejorar la movilidad en la ciudad.

Más noticias en Política y Sociedad