Público
Público

Vacunación de profesores Sindicatos y sanitarios se quejan por la falta de transparencia y planificación en la vacunación de docentes

Los profesores se enfrentan a colas kilométricas y a la falta de coordinación para las citaciones. Además, al menos un centenar están de baja por las reacciones secundarias de la vacuna, lo que ha complicado la organización de los centros.

Los alumnos atienden las explicaciones del profesor en un aula del IES Gaspar Melchor de Jovellanos en Fuenlabrada (Madrid), en un curso marcado por la covid.
Los alumnos atienden las explicaciones del profesor en un aula del IES Gaspar Melchor de Jovellanos en Fuenlabrada (Madrid), en un curso marcado por la covid. Mariscal / EFE

Hace casi un mes que Sanidad modificó su campaña de vacunación en relación con AstraZeneca para incluir a trabajadores esenciales como sanitarios, cuerpos de seguridad y docentes en el grupo de menores de 55 años y la Comunidad de Madrid ha comenzado a padecer los síntomas de una estrategia improvisada.

La capital ha vacunado alrededor de 30.000 docentes, pero un centenar de ellos llevan desde el comienzo de la semana sin poder ir a trabajar por las reacciones secundarias de la vacuna. Una situación que ha hecho saltar la alarma social en un contexto de covid, cuando no se pueden tomar medidas organizativas ordinarias como mezclar a los alumnos y deshacer los grupos burbuja.

A este problema se suman los profesores que no han sido llamados, los errores de la administración y la incertidumbre de los docentes por no conocer el plan de actuación frente a la vacunación del coronavirus.

"Me llamaron el martes por la tarde del centro de Salud de Moralzarzal, resulta que yo estaba citada para este mismo día, pero nadie me había avisado por un problema en la Consejería de Sanidad con las listas", explica una profesora de secundaria de Collado de Villalba.

Al no poder ir en el momento, la docente acudió al día siguiente y tras una hora y media en una cola kilométrica le dijeron que había habido un problema, citaron a toda la gente del martes, el miércoles y a las personas que no habían llamado de los centros de la sierra. "Fácil nos quedamos ciento y pico personas sin ser vacunadas y solo nos dieron un teléfono al que llamar a la espera de recibir más información", relata la docente, a la que el jueves por la tarde han citado en el Zendal para este fin de semana.

Planificar sabiendo las necesidades

Desde la Asociación Madrileña de Enfermería (AME) recalcan que no se trata de casos aislados, sino que este panorama se está dando en muchos centros de la región. "En el mío todavía no han recibido el SMS para decir dónde tienen que ir a vacunarse", denuncia Alda Recas, portavoz de la asociación.

Para Recas la clave está en planificar sabiendo las necesidades, algo que no se ha hecho en Madrid porque "todo se organiza desde arriba en vez de contar con quien conoce las necesidades de vacunación como las enfermeras escolares y Atención Primaria".

"No están vacunando ganado, no se trata de esperar colas en el Zendal o en el Wanda", critican desde la AME

"Yo puedo vacunar a un profesor de secundaria, esperar dos días y volver y vacunar diferentes secciones por si alguien tiene efectos secundarios, pueda ser reemplazado para trabajar y no ocurrir como en muchos colegios donde se encuentran sin profesorado porque se les ha vacunado a todos a la vez", lamenta la sanitaria.

Así, defiende que las 700 enfermeras escolares de Madrid junto a Atención Primaria son capaces de organizarse y administrar la vacuna de una manera segura, sin que haya bajas masivas por los efectos adversos, que ya han afectado entre a un tercio y la mitad de los docentes.

Vacunar a los docentes menores de 55 años es una carrera contra reloj, ya que la previsión de la Comunidad es la de finalizar la inmunización de este colectivo este fin de semana. "No se va a conseguir en fecha y lo de lo que se tienen que dar cuenta es que no están vacunando ganado, no se trata de esperar colas en el Zendal o en el Wanda", critica la enfermera.

Espacios en los que se ha llegado a dar la situación de no haber listados para profesores, según relatan a Público fuentes del SUMMA 112. Los profesionales presentaban únicamente el carnet profesional para la administración de la vacuna, un ejemplo de la desorganización vigente en la Comunidad. 

Profesores mayores de 55 años

No solo los docentes forman parte de los centros escolares, hay personal de limpieza, monitores que dan de comer a los niños pequeños, que no tienen mascarilla, o los de la ruta escolar. Muchos de ellos son de empresas externas, aunque están vinculados al colegio, recalcan desde la AME, no se les considera trabajadores del mismo y "forman parte del personal de riesgo".

La representante de Educación Madrid de CCOO, Isabel Galvín, sostiene que después del personal educativo, los siguientes serán los trabajadores de las empresas externalizadas, a los que ya han pedido los datos. Tampoco está sistematizado cómo será el protocolo de vacunación para los nuevos contratados o la gente que se incorpora de una baja, pero continúa habiendo "incertidumbre e inseguridad porque no hay información clara", protesta.

Otra incógnita es qué va a pasar con los mayores de 55 años. Mientras que el sindicato pide a Educación y Sanidad que se aclare si se diseñará un plan para ellos, tendrán que esperar a su grupo de edad para vacunarse con Pfizer o Moderna, como ha ocurrido con los policías.

Ante estos problemas de planificación, Galvín vuelve a reclamar una mayor transparencia al Gobierno de Díaz Ayuso y una vacunación escalonada para no tropezar dos veces con la misma piedra.

Más noticias de Política y Sociedad