Público
Público

Vacunas contra la covid La tercera ola explota entre los festivos de Navidad, la falta de datos y los problemas de organización en la vacunación

Los retrasos en la campaña de vacunación preocupan a los expertos que señalan la falta de organización y de personal como las claves para entender las diferencias entre las comunidades.

Varias personas caminan este lunes por una calle de San Fernando de Henares, una de las localidades afectadas por las nuevas restricciones.
Varias personas caminan este lunes por una calle de San Fernando de Henares, una de las localidades afectadas por las nuevas restricciones. Fernando Villar / EFE

El Ministerio de Sanidad no actualizaba los datos de la afectación del coronavirus desde el pasado 31 de diciembre, pero los médicos ya habían advertido durante este parón del aumento de contagios y de presión asistencial. Los grandes hospitales de la Comunitat Valenciana rozan el colapso, se han decretado ya cierres municipales en Catalunya tras el día de Reyes y ha crecido la preocupación por la campaña de vacunación tras conocer que varias comunidades han usado menos del 10% de las vacunas disponibles. Un escenario de incertidumbre que crece pese a la esperanza que habían generado las primeras dosis de la vacuna de Pfizer que han recibido ya 82.834 personas en España.

Los temores de los médicos se han confirmado con los últimos datos del Ministerio de Sanidad. La jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, María José Sierra, ha confirmado que la tendencia sigue al alza desde el pasado 11 de diciembre. La incidencia acumulada en los últimos 14 días se sitúa en 272 casos por cada 100.000 habitantes y se espera que crezca en los próximos días, lo que terminará por confirmar la explosión de la tercera ola de coronavirus. "Los festivos generan retrasos. Hay que tomar los datos con cautelas porque pueden aumentar", ha indicado este lunes en rueda de prensa.

Sin contar con que aumenten, los datos ya son graves. Fernando Simón advirtió hace semanas que había que llegar a la campaña de vacunación con la menor incidencia posible. El objetivo es estar en 25 y estamos muy lejos de este punto con el sistema sanitario sobrecargado.

Entre esta situación, ha comenzado a preocupar la campaña de vacunación por los retrasos que se han ido conociendo. "Es una campaña muy compleja en la que se pretende vacunar al máximo de personas en el menor tiempo posible, pero hay ritmos muy diferentes. Hay comunidades con buenos datos, como Canarias, y otras más lentas. Hay que solucionar los problemas organizativos para resolver estas diferencias", valora Amós García, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

Algunas de las comunidades que van con más retraso son Catalunya y Madrid. La primera lo ha reconocido y se ha comprometido a solventarlo con una nueva estrategia. La segunda ha culpado a la estrategia al Gobierno. Sin embargo, como señala el experto en logística Cristian Castillo, no hay un problema relacionado con este punto y los retrasos.

Castillo, profesor del máster de Ciudad y Urbanismo de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), lamenta que la gestión de las vacunas no esté siendo lo "eficiente" que se desearía: "El problema no es logístico, es de organización, de cómo se ha implementado. Por un lado, falta de previsión a la hora de organizar el proceso que se ha visto. Por ejemplo, en Catalunya con la falta de neveras para mantener las vacunas a la temperatura que requiere Pfizer. Pero también  hay falta de personal. Disponemos de dosis pero nos faltan las manos que puedan poner las vacunas. Esto pasa en otros países de Europa como Francia".

Amós García es de Canarias y pone el "esfuerzo organizativo" de esta comunidad, que ha vacunado ya al 31% de la población diana (usuarios y trabajadores de residencias), como ejemplo. Según explica a Público, antes del 27 de diciembre ya tenían la lista de todas las residencias, los consentimientos de las personas que se iban a vacunar y estructurados los equipos de vacunación formados por 158 trabajadores. "Se ha empezado a vacunar a toda la mecha y todos los días. Entiendo que este esquema puede ser difícil de aplicar en todas las comunidades pero ha tenido buen resultado", añade.

"La información es fundamental en el contexto de una pandemia"

Asturias ha sido otra comunidad que este lunes se ha puesto como buen ejemplo de gestión. En Asturias y Canarias coincide que se ha vacunado tanto los días festivos como los fines de semana, algo que no ha ocurrido en Madrid ni en Catalunya aunque esta última ha anunciado que empezará a vacunar todos los días. La Comunidad de Madrid mantiene su plan de vacunar solo cinco días a la semana, los días de diario.

Otra parte del problema es que no hay información detallada sobre el proceso de vacunación por parte de las comunidades autónomas ni por el Gobierno central. El Ministerio de Sanidad publicó una estrategia de vacunación con las bases para todo el proceso mediante el que dicta, por ejemplo, las prioridades en la vacunación. Sin embargo, las campañas de vacunación dependen de las comunidades autónomas por lo que depende de ellas cómo desarrollar el proceso. Los avances que dependen de esto se desconocen.

En este sentido, también hay mucha diferencia pese a la importancia que tiene. "En el contexto de una pandemia, el uso de mascarillas es importantísima. La distancia social o la ventilación también, pero la información es fundamental. La información veraz ayuda a resolver los problemas. Hay que ser extremadamente transparente en todo lo que tiene que ver con la pandemia", indica el presidente de la AEV.

Estas faltas se lamentan aún más porque eran previsibles. No forman parte de las muchas complicaciones que pueden derivar de este gran reto. La disponibilidad de neveras en Catalunya, aunque se ha visto afectada por el cierre de fronteras con Reino Unido, es difícil de "comprender" para Castillo ya que era un requerimiento que se conocía desde hace meses. "En Madrid no se ha achacado a esto pero lo cierto es que tiene el peor dato y esto corresponde igual a un problema de organización y de falta de personal para poner las vacunas", añade.

La importancia de acelerar este proceso urge porque, como recuerda García, las residencias forman el grupo más vulnerable y que más se ha visto afectado el coronavirus. "Tenemos que vacunar las residencias lo antes posible. No se puede crear incertidumbre y hay que solucionar ya los problemas", insiste el experto.


Más noticias de Política y Sociedad