Público
Público

Vacunas en el mundo Millones de vacunas de los países desarrollados en el mundo se están perdiendo sin usar

En un estudio realizado del Washington Post, se ha comprobado que los países menos desarrollados están teniendo muchas dificultades para poder administrar vacunas, debido a que o no tienen o las que les llegan están cerca de caducar.

Miles de vacunas en el mundo se están perdiendo sin usar.
Frascos con la etiqueta "AstraZeneca, Pfizer - Biontech, Johnson & Johnson, vacuna contra la enfermedad del coronavirus (COVID-19). Dado Ruvic / REUTERS

El proceso de vacunación parece que va bien, en unos países más rápido, en otros más lento. Pero en una investigación realizada por el Washington Post, se ha comprobado que hay un problema de gran calado en el mundo. Millones de dosis de las vacunas se están perdiendo sin haber tenido ningún uso, o bien porque no se han puesto y directamente se han tirado, o bien porque están cerca de la fecha de caducidad de la dosis, con lo que esta ya no se podría utilizar. Además es que en algunos de estos países donde las dosis sobran, no las envían a países donde estas si son necesarias, como por ejemplo en el continente africano, donde solo el 2,2% de la población tiene puesta al menos una dosis, en datos del mes de julio. 

Uno de los países donde se ha encontrado el problema de la caducidad de las vacunas es en los Países Bajos, en la ciudad de Leiden, donde alojan miles de vacunas en un refrigerador, donde aparecen seis números 08.2021, que significan la fecha de caducidad de las vacunas. En estos momentos hay muchas criticas contra el gobierno neerlandés, puesto que ha decidido no exportar las vacunas al extranjero. Esta medida ha sido calificada por Dennis Mook-Kanamori, un médico del Centro Médico de la Universidad de Leiden, como "una actitud elitista y decadente". 

El mes pasado, Mook-Kanamori y sus compañeros tiraron aproximadamente  600 dosis. A finales de agosto, el número se establece en otra dimensión, ya que podría llegar a las 8.000. A menos que algo cambie, para octubre, las aproximadamente 10.000 dosis en los refrigeradores de Leiden habrán sido desechadas. Los médicos estiman que puede haber 200.000 dosis de AstraZeneca en los Países Bajos enfrentando un destino similar. El Gobierno neerlandés, propietario de las dosis, ha dicho que por razones legales y logísticas no se pueden exportar, a pesar de las críticas de los médicos neerlandeses.

En la investigación  revelan que países como Países Bajos, Israel, Polonia, Eslovaquia o la propia EEUU, no están usando todas las dosis que tienen.

Este problema no solo esta pasando en los Países Bajos, ya que algunas fuentes señalan que en Israel se han desechado 80.000 dosis de Pfizer-BioNTech que expiraban estaban programadas para ser arrojadas a finales de julio, en países como Polonia se han eliminado 73.000 dosis de diversos fabricantes; y 160.000 dosis del Sputnik V a punto de expirar fueron devueltas de Eslovaquia a Rusia, con su estado final desconocido. Incluso en los Estados Unidos, se estima que solo Carolina del Norte tiene 800.000 dosis que pronto expirarán.

La OMS ha recopilado datos totales sobre la situación de las vacunas y el dato es demodelor, ya que aproximadamente 469.868 dosis de varios fabricantes habían expirado en África hasta el 9 de agosto. "La mayoría de las vacunas que llegan tienen una fecha de caducidad muy corta", dijo Richard Mihigo, coordinador de inmunización y desarrollo de vacunas para la rama africana de la OMS, en declaraciones al medio Washington Post.

¿Por qué caducan las vacunas?

En un estudio que han realizado en el medio del Washington Post, con diferentes especialistas de la materia, han visto que a medida que las vacunas van envejeciendo, van perdiendo su efecto inmunizador sobre el cuerpo de las personas, entonces por lo tanto a medida que las vacunas son más mayores, menos efecto tienen sobre las personas.

Además Jesse Goodman, profesor de la Escuela de Medicina de Georgetown y ex científico jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, afirma que "las vacunas de ARNm, como las desarrolladas por Pfizer y Moderna, son particularmente frágiles". Las fechas de vencimiento son establecidas por el fabricante y aprobadas por las autoridades reguladoras locales, con el problema de que las vacunas contra el coronavirus se han realizado en un espacio de tiempo corto, ya que recibieron una autorización inicial de uso de emergencia cuando solo se disponía de seis meses de datos, lo que resultó en fechas de vencimiento cautelosamente cortas.

Más noticias