Público
Público

'Pazo fantasma' El viejo pazo que 'reapareció' 20 años después a 75 kilómetros de distancia

Un pazo del año 1450 que estaba en un estado ruinoso al menos desde 1985 en Negreira (A Coruña) y que fue desmontado en 1995 pese a que en las guías oficiales de pazos sigue apareciendo en este municipio gallego, se vende ahora reconstruido en otro pueblo coruñés, Abegondo, a 75 kilómetros. 

Publicidad
Media: 4.07
Votos: 14

Imagen del pazo de Reibó tal y como aparece en el anuncio del portal inmobiliario.

"Se vende pazo en Abegondo traído desde Negreira y vuelto a construir aquí". Ese ese llamativo anuncio publicado en varios portales inmobiliarios en los que se publicita la venta del pazo de Reibó, una construcción del año 1450 localizada en Negreira (A Coruña) y que hace años "desapareció" debido a su estado ruinoso. Ahora ese pazo ha aparecido reconstruido con las mismas piedras originales a 75 kilómetros, en la también localidad coruñesa de Abegondo.

La noticia, publicada por La Voz de Galicia, no deja de tener su curiosidad. El traslado del histórico edificio se realizó hace tiempo ante las mismas narices de la Xunta de Galicia, que no debió enterarse de nada: la página web de Turismo de Galicia aún indica que el pazo de Reibó en la parroquia de San Martiño de Liñaio, en el municipio coruñés de Negreira. Un portavloz de la Asociación en Defensa do Patrimonio Galego ha comentado a La Voz de Galicia no entender "cómo la Xunta y de diferentes guías todavía mantienen esa ubicación cuando allí ya no hay nada desde hace aproximadamente veinte años", circunstancia ésta últimas que corroboran los vecinos de la zona. 

La información de La Voz de Galicia añade que el pazo de Reibó se encontraba en "ruina total" ya al menos desde el año 1985. Diez años después, en 1995, El diario gallego señala que ya informó en su edición de la desaparición del mismo. Ahora se vende o alquila en varios portales inmobiliarios.

La Asociación en Defensa do Patrimonio Galego denuncia, además, que la reconstrucción no ha sido del todo fiel a la original, aunque se utilizaran las mismas piedras de hace casi seis siglos: "Trasladaron la piedra, no el pazo, e interpretaron a su manera la construcción. Una piedra podía estar antes en la fachada sur y ahora en la norte, no fue una restauración, por llamarle de algún modo, correcta". Desde la Asociación creen que será "imposible" recuperar el pazo original. 

El precio del pazo viajero es de 750.000 euros, aunque el interior todavía no está acondicionado. El dueño también lo ofrece para alquilar como negocio de hostelería, añade la información.